Viviendo como Su reino

Tiempo de lectura: 3 minutos

Las historias tienen un gran impacto y las historias de Jesús han tenido quizás el mayor impacto en el mundo que conocemos hoy. A menudo sacado de escenarios cotidianos, incluso de las noticias del día (ver Lucas 13:2-5), Jesús explicó Su reino de una manera que era a la vez simple y compleja. Le dio a la gente la oportunidad de entender las buenas nuevas usando escenarios con los que ya estaban familiarizados. Pero también llevó las historias a lugares inesperados, a menudo sorprendiendo e impactando a Su audiencia. ¡Solo puedo imaginar la mirada en los rostros de sus oyentes cuando el samaritano era el héroe de la historia!

Después de más de un año, recorriendo las parábolas de Jesús, como parte de nuestra serie Living Kingdom, hemos cubierto la mayoría de las historias y hemos terminado la serie. Las hermosas ilustraciones dibujadas a mano de Maryellen Hacko realmente dieron vida a la serie.

Pero, ¿qué he aprendido al pasar más tiempo con las reflexiones de una variedad de escritores en todo el Pacífico sobre lo que significan las parábolas de Jesús para ellos?

En primer lugar, a Jesús le importa cómo vivimos. La parábola de las ovejas y las cabras, las historias en Mateo 25 acerca de cómo esperamos Su pronto regreso, la historia del Buen Samaritano, solo por nombrar algunas, nos muestran que ser un ciudadano del reino se trata tanto de cómo actuar y tratar a los demás como se trata de a quién pertenecemos. Ahora bien, esto no significa que nos ganamos el derecho de ser parte del reino. La historia sobre el amo dando a todos salarios iguales nos dice que no ganamos más que nadie debido a nuestro comportamiento. Sin embargo, conocer a Jesús, vivir sus enseñanzas, debería hacernos esforzarnos por emular a aquellos en las historias que se esforzaron por el bien de los demás. Seguir a Jesús debe ser tanto práctico y real como existencial y teológico. Debemos hacer una diferencia en nuestro mundo.

Como cristianos, llevamos el nombre de Cristo y si nos tomamos en serio ser Sus discípulos, entonces debemos tomarnos en serio las palabras y las historias que Él dejó para guiarnos. “La casa de mi Padre tiene muchas habitaciones; si no fuera así, ¿os habría dicho que voy allá a prepararos un lugar? Y si me fuere y os preparare lugar, volveré, y os tomaré conmigo, para que donde yo estoy, también vosotros estéis. Tú conoces el camino al lugar adonde voy” (Juan 14:2–4). Conoces el camino al lugar. . . Jesús nos dejó una hoja de ruta a seguir hasta ese gran reencuentro.

Jesús contó estas historias para que nos veamos en ellas. De la misma manera debemos compartir el reino con los demás. Debemos contar historias, usar escenarios identificables y hacer que las buenas noticias sean accesibles para aquellos con quienes entramos en contacto. Sí, había misterio y muchas personas estaban confundidas por las historias de Jesús. Hay capas profundas de significado y diferentes aplicaciones para diferentes grupos de personas. No podemos escapar del hecho de que el evangelio es profundo, un “misterio que se ha mantenido oculto por siglos y generaciones, pero que ahora se revela al pueblo del Señor” (1 Corintios 1:26). Pero Jesús también trabajó para encontrar a las personas donde estaban, dejando un mensaje que sería estudiado y entendido por generaciones de personas durante 2000 años después de Su muerte y resurrección.

Finalmente, la experiencia de compartir este viaje juntos muestra que siempre se puede encontrar una visión nueva en las parábolas de Jesús y, de hecho, en toda la Escritura. Cada autor aportó un enfoque diferente a su parábola asignada y como comunidad somos más ricos por ello. Leer juntos la Palabra de Dios es una de las grandes bendiciones de ser parte de la familia de Dios. En comunidad, a medida que hemos viajado a través de muchas de las parábolas de Jesús, hemos sido elevados, alentados, inspirados y se nos han brindado perspectivas nuevas y frescas. Nuestro aprecio por estas Escrituras a veces familiares se ha enriquecido.

Siga volviendo a las enseñanzas de Jesús para que realmente pueda ser parte de Su reino viviente.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA