Viernes 24 de Junio de 2022 | Matutina para Adultos | En los pasos de Jesús

Adultos junio 21, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

En los pasos de Jesús

“No hagan nada por contienda o por vanagloria. Al contrario, háganlo con humildad y considerando cada uno a los demás como superiores a sí mismo” (Filipenses 2:3, RVC).

¿Cuál es la esencia del pecado? En última instancia, el egoísmo, la exaltación del yo.

Si la esencia del carácter de Dios es amor, y si sus Mandamientos se resumen en amarlo a él y a nuestro prójimo, entonces podemos concluir, sin forzar las Escrituras, que la esencia del pecado es el egoísmo. Douglas Cooper ilustra bien esta idea en su libro El amor de Dios: cómo vivirlo y expresarlo, por medio del siguiente relato.

Cuenta Cooper que una señora estaba por dar a luz cuando se le presentaron serias complicaciones. La situación era tan delicada que se requería una intervención quirúrgica de emergencia. Con el mayor tacto y un espíritu muy compasivo, el médico le explicó que la operación era para salvarle la vida a ella, pero que era muy tarde para salvar la vida del bebé. Entonces la señora pidió que se llamara a un sacerdote para que administrara los rituales de su iglesia al bebé. Dio el número telefónico del sacerdote, y el médico enseguida lo llamó. Para sorpresa de todos, el hombre respondió que estaba ocupado, y que solo podría ir al día siguiente, cuando dispondría de más tiempo. Incluso llegó a recomendar que, dadas las circunstancias de urgencia, el mismo médico, o una enfermera, administrara los ritos al bebé.

Al comentar la conducta del sacerdote, Cooper explica que muchas veces tendemos a limitar el concepto de pecado a lo malo que hacemos –por ejemplo, violar uno de los Diez Mandamientos–, cuando en realidad el concepto es mucho más amplio: “Pecar”, dice él, “es poner en primer lugar nuestros intereses, y en segundo lugar los de Dios y los de los demás. Es ir por nuestro propio camino […] mientras ignoramos el camino de Dios para nosotros” (p. 17).

Sus palabras nos recuerdan las del apóstol Santiago: “El que sabe hacer lo bueno y no lo hace, comete pecado” (Sant. 4:17). Y también la exhortación del apóstol Pablo a los filipenses, en el sentido de considerar cada uno a los demás “como superiores a sí mismo”. Al actuar de esta manera, estaremos siguiendo los pasos de Aquel que “no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo y tomó forma de siervo […] y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Fil. 2:6-8).

Santo Espíritu, mora hoy en mi corazón. Solo así podré amar como Jesús amó, servir como él sirvió.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario