Viernes 24 de Febrero de 2023 | Matutina para Mujeres | Una larga vida

Tiempo de lectura: 2 minutos

Una larga vida

Tú, tus hijos y tus nietos teman al Señor su Dios durante toda la vida. Si obedeces todos los decretos y los mandatos del Señor, disfrutarás de una larga vida. Deuteronomio 6:2, NTV.

¡Cuánto nos cuesta entender que todo lo que Dios nos quita es porque nos hace daño, y todo lo que él nos quiere dar es para nuestro beneficio! Algunos defensores del humanismo se han quejado porque casi todos los mandamientos comienzan con un “No”. Además de las razones que conoces, permíteme compartir contigo un par de beneficios.

“No” es una palabra poderosa, al grado de que una de las preguntas que un especialista en desarrollo infantil hace a una madre de un niñito de 1 a 3 años de edad es si este entiende el significado del “No”. Es un indicador de su madurez. Aun si el infante regresa a su actividad después de oír un enfático No de sus padres, el hecho de que voltee y los mire y se detenga durante unos instantes es una prueba de que este pequeño va en buen camino respecto a su madurez socioemocional. De la misma manera, entender el significado del “No” de los mandamientos y obedecer sin cuestionamientos es muestra de madurez espiritual.

La lista de lo que Dios nos pide que no hagamos es minúscula comparada con lo que nos está permitido hacer. Imagínate cuán larga sería la lista de los mandamientos si Dios hubiese escrito todo lo que él nos permite y es bueno para nosotros.

El texto de hoy presenta una razón muy interesante para obedecer los Diez Mandamientos: disfrutar de larga vida. Un estudio realizado sobre la dieta de los adventistas y su relación con la longevidad concluyó que los vegetarianos y observadores de los mandamientos viven hasta diez años más que los demás habitantes del mundo. Al comparar a otros vegetarianos con los vegetarianos adventistas, estos últimos resultaron vivir hasta cinco años más que los primeros. Dios es fiel a su promesa.

“Los hábitos físicos correctos promueven la superioridad mental. El poder intelectual, la fuerza física y la longevidad dependen de leyes inmutables. Este no es un problema de azar o de casualidad. El Dios de la naturaleza no intervendrá para salvar a los hombres de las consecuencias de violar las leyes de la naturaleza. Existe mucha verdad genuina en el adagio: ‘Todo hombre es el arquitecto de su propio destino’ ” (CRA, p. 35).

Escribe hoy tu propia lista de ventajas de ser fiel a los mandamientos de Dios.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA