Viernes 20 de Enero de 2023 | Matutina para Mujeres | El temor de José

Matutinas enero 17, 2023
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

El temor de José

Y al tercer día les dijo José: Haced esto, y vivid: Yo temo a Dios. Génesis 42:18.

  Habían pasado más de veinte años desde que José había sido vendido como esclavo. No es extraño que sus hermanos no lo reconocieran, especialmente considerando la poderosa posición que José ocupaba ahora en Egipto. El tiempo y las circunstancias eran perfectos para que José se vengara del trato tan injusto y cruel al cual ahora había sido sometido por sus hermanos años atrás. Sin embargo, encontramos a José derramando ahora lágrimas de gozo por sus hermanos.

  José quería estar seguro de que sus hermanos no habían sido tan crueles con Benjamín, su único hermano de padre y madre, como lo habían sido con él. Para probar la veracidad de sus palabras, los puso en la cárcel, no durante tres años como él debió sufrir como resultado del trato inhumano de ellos; tres días eran suficientes para permitirles reflexionar en sus pecados pasados. José nos enseña cómo responder ante las injusticias y el maltrato. No estaba lleno de rencor, sino que poseía una actitud perdonadora. ¿Cómo reaccionas cuando tienes la oportunidad de vengarte de alguien que te ha hecho daño?

  El temor que José tenía por Dios lo llevó a reaccionar con misericordia para con sus hermanos. Su manera de responder nos deja ver que José los había perdonado. Cuán importante es que tengamos la disposición a perdonar, a reconciliarnos con quienes han tomado ventaja sobre nosotras. Necesitamos cultivar un espíritu reconciliador, una actitud perdonadora incluso antes de que nos pidan disculpas. Si tal espíritu se te hace difícil de lograr, solo recuerda las misericordias que Dios ha tenido contigo. Cuando José pudo ver en su pasado la mano guiadora de Dios, todo deseo de venganza se desvaneció. Cuando Dios te dé la oportunidad de servir en puestos de responsabilidad, que el temor a Dios te lleve a decir a quienes te rodeen, incluso a quienes te hayan causado dolor: “Haced esto y vivid, yo temo a Dios”.

  “Oh, debemos educar el carácter para practicar la piedad, la docilidad, la ternura, la compasión y el espíritu perdonador. Al abandonar la vanidad, la conversación insensata y las burlas, no nos hará fríos, antipáticos y antisociales. El Espíritu del Señor descansará sobre usted hasta que adquiera la fragancia de las flores del jardín de Dios” p. 77).

  Hoy es un buen día para rogar a Dios que nos dé un espíritu perdonador.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario