Viernes 18 de Noviembre de 2022 | Matutina para Jóvenes | Milagros del día a día

Jóvenes noviembre 14, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

Milagros del día a día

«Acercándose, tocó el féretro […]. Y dijo: “Joven, a ti te digo, levántate”. Entonces se incorporó el que había muerto y comenzó a hablar. Y lo dio a su madre». Lucas 7: 14, 15, RV95

Era su única hija, había conseguido tenerla mediante mucha oración. Los médicos le había dicho que era estéril y la invitaron a resignarse una y otra vez, pero ella encontró esperanza en la Palabra de Dios. Pidió un milagro, un embarazo, un bebé. Y ocurrió. Cuando su ginecólogo vio la prueba positiva exclamó:

—¡Es un milagro!

Aquella mañana, como cada día, al ver a la niña jugar en la sala con una moneda, agradeció a Dios. Cuando terminó su oración de gratitud, observó que la niña estaba tirada en el suelo. Rápidamente la levantó y trató de reanimarla sin resultados. Pidió ayuda a gritos. Los vecinos se acercaron y, al examinarla, entendieron que algo obstruía las vías respiratorias, la niña se estaba ahogando. En el hospital le hicieron una radiografía y observaron una moneda atascada en el esófago. Estaba ubicada de manera horizontal, impidiendo el paso del aire.

La bebecita fue remitida a un hospital con mejores equipos, la subieron a la ambulancia y partieron a gran velocidad. A mitad del trayecto las cosas empeoraron. La enfermera que acompañaba observó que el rostro de la niña se estaba tornando azuloso. Entendió que la niña estaba muriendo, y se lo comunicó a la madre. Aquella mujer se arrodilló al lado de la camilla y llorando oró en voz alta: «Señor Jesús, tú me regalaste esta niña. Ella es un milagro tuyo. No la dejes morir, por favor». En ese preciso instante, las ruedas de la ambulancia, que marchaba a gran velocidad, pasaron por un gran bache en la carretera. El golpe, al caer, fue seco y fuerte. La enfermera y la dama se fueron al piso del vehículo. La niña tomó una ruidosa bocanada de aire y gritó:

—¡Mamá!

Aquel golpe, al caer en el hueco, hizo que la moneda atascada en el esófago cambiara de posición, ubicándose de manera vertical, dando paso al aire. Madre y enfermera se abrazaron para celebrar el regreso a la vida.

Apreciados jóvenes, los milagros ocurren día a día a nuestro alrededor, milagros grandes y pequeños. ¿Te sientes tirado en la vida, impotente frente a los problemas de tus estudios, limitado por la condición de tus relaciones, amarrado por las supersticiones que existen en este mundo? Un milagro puede cambiarlo todo.

@Jesús quiere tocar tu vida. Ahora tienes la oportunidad de agradecer esos pequeños milagros que ocurren cada día a tu alrededor, en tu vida y la de tus seres amados.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario