Viernes 06 de Enero de 2023 | Matutina para Mujeres | Decisiones basadas en miedo

Tiempo de lectura: 2 minutos

Decisiones basadas en miedo

Lot tuvo miedo de quedarse en Soar, así que salió de allí y se fue al monte, y allí se quedó a vivir en una cueva, junto con sus dos hijas. Génesis 19:30, RVC.

¿Cuántas decisiones has tomado basadas en tus propios miedos? Debo admitir que la mayoría de mis malas decisiones y de las oportunidades desperdiciadas se debieron a mis miedos.

Dios había ordenado a Lot que huyera al monte, pero Lot pidió establecerse a una corta distancia de Sodoma, en una pequeña ciudad llamada Soar. Pronto la corrupción de Sodoma alcanzó a Soar, y Lot debió correr a las montañas. Si hubiese obedecido desde el inicio, se habría evitado tantas angustias y habría prevenido la muerte de su esposa.

“[Lot] fue privado de sus posesiones, perdió a su esposa y a hijos, moró en cuevas como las fieras, cubierto de infamia La destrucción de Sodoma en su vejez; y dio al mundo no una raza de hombres justos, sino dos naciones idólatras, en enemistad contra Dios y en guerra contra su pueblo, hasta que, cuando la medida de su impiedad estuvo llena, fueron condenadas a la destrucción. ¡Qué terribles fueron las consecuencias que siguieron a un solo paso imprudente!” (PP. pp. 164,165).

Cada decisión que tomamos, cada acto de nuestra vida, por pequeño que sea, tiene una consecuencia para bien o para mal. Lot no obedeció plenamente a Dios y tuvo que enfrentar las consecuencias, desde la pérdida de su esposa hasta convertirse en el padre de dos naciones viles, idólatras y rebeldes: los amonitas y los moabitas, producto del incesto con sus propias hijas. Lot decidió obedecer parcialmente, pero una obediencia parcial es una desobediencia completa. A pesar de su falta de fe, Dios lo escuchó y le concedió el deseo de ir a Soar en vez de huir por su vida a las montañas.

Tengamos cuidado con lo que pedimos a Dios, no sea que se nos conceda lo que no necesitamos. Mejor sería que cada pedido lo acompañemos con un “si es tu divina y santa voluntad”, o como dijo la reina Ester: “Si place al rey” (Est. 5:4). Condicionemos nuestras peticiones a la voluntad divina.

Lot finalmente obedece a Dios y se va a las montañas, pero esta decisión fue motivada por el miedo y no por la obediencia. Hoy es un buen día para que tomes cada decisión basada en el amor y la obediencia voluntaria a nuestro amado Dios.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA