Viernes 05 de Agosto de 2022 | Matutina para Jóvenes | En la mesa del rey

Jóvenes agosto 1, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

En la mesa del rey

«Entonces el rey le preguntó: “¿Queda todavía alguien de la familia de Saúl por quien yo pueda hacer algo en el nombre de Dios?”. Y Sibá le respondió: “Queda todavía un hijo de Jonatán, que es inválido de los dos pies”». 2 Samuel 9: 3

Los filisteos y los israelitas se enfrentaron en una batalla sangrienta con un desenlace fatal para el pueblo de Dios: Israel fue derrotado. Los filisteos dieron muerte a tres de los hijos de Saúl: Jonatán, Abinadab y Malquisúa. Saúl, viéndose mal herido, prefirió suicidarse. Al escuchar las noticias, la mujer que Jonatán dejó como nodriza de su pequeño hijo de solo cinco años, tomó al niño y corrió con tan mala fortuna que, mientras huía, se le cayó el niño y este quedó lisiado de ambos pies.

Se ubicaron en Lodebar. Nota cuán difícil era la situación: era un niño, y ya eso era una desventaja; era huérfano, porque su padre había sido asesinado; no tenía familia, porque esta había caído en el campo de batalla. En esas circunstancias este joven llegó a esconderse en un lugar con un nombre triste y sombrío: Lodebar, que significa «tierra árida, hostil, seca y no apta para pastorear». Lodebar era para él «la tierra del nunca jamás» para sus sueños, ilusiones, anhelos; era la tierra de su desdicha y de sus frustraciones, viendo cómo los demás podían disfrutar de caminar, correr, saltar; de poder ir de una ciudad a otra sin miedo de ser capturados y ejecutados en cualquier momento. Era una existencia triste.

Esta historia se sigue repitiendo hoy. En un abrir y cerrar de ojos se pasa de la abundancia a la escasez, de la riqueza a la pobreza, de tener un lindo hogar a uno solitario y abandonado, de la salud a la enfermedad. El mundo y la vida se trastornan de un día para el otro. ¿Te ves reflejado con esta situación? ¿Qué has perdido? Tal vez te abandonó tu novio o tu novia; o te desilusionó la persona en quien más confiabas; o quebró tu negocio; o estás endeudado; o perdiste el trabajo; o te sientes traicionado, abusado, engañado; o quizá perdiste a un ser querido. Todas estas cosas nos vuelven lisiados emocionales, no nos dejan avanzar, nos atrapan en la aridez y la improductividad.

¿Cuál es tu Lodebar? No importa. Así como David rescató a Mefi-boset, el @Dios del cielo ha provisto para ti perdón, salvación y una vida nueva. Joven, solo tienes que aceptarlo.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario