Un estudio de caso en la sanidad divina

Tiempo de lectura: 5 minutos

“A los médicos y profesionales de la medicina les encanta estudiar historias de casos”, dijo el orador Mark Finley en el servicio de adoración del ministerio Camino a la Salud de 2022 el 16 de abril. “La historia [bíblica] de Naamán es una historia de caso antigua, que enseña verdades eternas que están tan actualizados como los últimos estudios científicos.”

El mensaje de Finley, presentado apenas unas horas antes de la inauguración oficial de la megaclínica gratuita en el estadio Lucas Oil de Indianápolis, Indiana, Estados Unidos, buscaba animar y motivar a 2500 voluntarios adventistas a vivir lo que predican a los demás. Los voluntarios incluyen profesionales de la salud de diversas especialidades y también pastores, docentes, auxiliares administrativos, intérpretes, ingenieros, gerentes de logística y gerentes de salud, entre otros.

Ojos de Compasión

Dirigiendo la atención de su audiencia en el segundo piso del enorme auditorio a la historia bíblica registrada en 2 Reyes 5, Finley abrió su mensaje enfatizando el papel del joven sirviente de Israel, quien le dijo a Naamán que fuera a buscar El profeta de Dios en Israel para encontrar sanidad.

“Esta historia nos habla”, dijo Finley. “Una pequeña niña cautiva judía tenía ojos para ver las necesidades de otro…. Miró con ojos de divina compasión. Ella vio, en la vida de alguien que era increíblemente diferente, la posibilidad de ponerlo en contacto, a través de su enfermedad, con un hombre de Dios que compartiría los principios del reino eterno, y su vida podría cambiar”.

Finley luego dijo que, al igual que el joven siervo de Israel, Dios nos ha llamado a ser luces en un mundo en tinieblas. “Podemos ser embajadores de la salud en un mundo que muere prematuramente, a menudo por enfermedades autoinfligidas”, dijo Finley. “Pero una persona puede marcar la diferencia”.

En los minutos siguientes, Finley se dispuso a desarrollar lo que llamó «cinco verdades eternas de la historia de Naamán».

Tomar decisiones sabias

Primero, se trata de tomar decisiones sabias, dijo Finley. En la historia bíblica registrada en 2 Reyes 5, Naamán parece vacilante y reacio a hacer lo correcto. “¿Alguna vez has dudado en hacer lo que sabes que es correcto?” preguntó Finley. “Pero, ¿alguna vez ha notado la cantidad de veces en la Biblia que la curación está asociada con elecciones positivas?”

Según Finley, hay ocasiones en las que erigimos barreras artificiales para el cambio. Nos encerramos en comportamientos negativos y nos encarcelan en hábitos destructivos. “Naamán se enfrentó a una elección”, dijo Finley. “Seguir el mandato divino o permanecer en su lepra”.

Del mismo modo, dijo Finley, podría ser que algunos de los voluntarios de Pathway to Health tengan algunas prácticas poco saludables que están acortando sus vidas y que necesitan superar con la ayuda de Dios. “Tal vez Dios los trajo aquí no solo para servir, sino también para ser servidos… no solo para dar, sino también para recibir”, dijo Finley a los voluntarios.

Obedecer los mandatos divinos

Debido a que Dios no actuó de la manera en que Naamán pensó que debía hacerlo, Naamán se enfureció. También hay momentos en nuestras vidas en los que Dios obra de maneras que van más allá de lo que podemos imaginar, dijo Finley. “Cuando tratamos con Dios, podemos esperar lo inesperado”, dijo Finley. “Podemos esperar que Dios nos sorprenda. A medida que el Espíritu nos convenza de cambiar, Dios puede guiarnos por caminos en los que nunca antes habíamos pensado”.

Sin embargo, al igual que Naamán, hacemos bien en obedecer los mensajes de Dios y los profetas de Dios, dijo Finley. Animó a los voluntarios de Pathway to Health a “cultivar una obediencia pronta, exacta, incuestionable y gozosa a cada mandato” de los profetas de Dios. “La bendición está en la dirección de la obediencia a ellos. Los mandamientos de Dios no son más que letreros que marcan el camino hacia el éxito y la bienaventuranza presentes”, dijo. “El camino de la obediencia es el camino de la bendición.”

Seguir los métodos del cielo

Finley dijo que, a menudo, seguir los métodos celestiales para la salud no implica procedimientos complicados o engorrosos. Según él, la investigación científica actual está confirmando el mensaje de salud adventista. “No tenemos nada de qué avergonzarnos”, dijo Finley.

Informó que una investigación reciente realizada por la Escuela de Salud Pública T. H. Chan de Harvard concluyó que mantener algunos hábitos saludables (comer una dieta saludable, hacer ejercicio regularmente, mantener un peso corporal saludable y evitar el alcohol y el tabaco) agrega más de un década a la esperanza de vida.

Pero, ¿por qué queremos cuerpos sanos? preguntó Finley a su audiencia. “¿Simplemente para vivir más tiempo?”

Ese no es el caso, respondió. “Es para que tengamos vida abundante y podamos servir por más tiempo”, dijo Finley.

Creer en las promesas de Dios

Como cuarta lección, Finley dijo que en la historia de Naamán existe un vínculo entre la curación física y la curación espiritual. “¿Crees que fue el agua del río lo que sanó la lepra de Naamán?” preguntó a los voluntarios. «Obviamente no. Era el poder de Dios”. Explicó: «Dios a menudo usa medios más naturales para mantener nuestra salud y brindar sanidad a nuestros cuerpos, pero la sanidad es un regalo que viene de Dios».

Al mismo tiempo, enfatizó, la fe es clave para la curación. “La fe es confiar en Dios como un amigo, creer que Sus mandamientos son siempre para nuestro mayor bien y Su deseo para nuestras vidas es que vivamos vidas de abundancia y alegría”, dijo Finley. Citó al autor de Blue Zones, Dan Buettner, quien, al entrevistar a algunos de los grupos de personas mayores de todo el mundo (incluidos los adventistas del séptimo día de Loma Linda), descubrió que la fe era un punto en común. “En todas las regiones de las zonas azules, los centenarios formaban parte de una comunidad religiosa. Las personas que prestan atención a su lado espiritual tienen tasas más bajas de enfermedades cardiovasculares, depresión, estrés y suicidio, y su sistema inmunológico parece funcionar mejor”, escribió Buettner. «Hasta cierto punto, la adhesión a una religión les permite renunciar al estrés de la vida cotidiana a un poder superior».

Compartir lo que sabemos

La historia de Naamán cuenta cómo se puso en contacto con el pueblo de Dios para que su vida pudiera ser transformada y cambiada, dijo Finley. Asimismo, para usted “como profesional de la medicina, las personas que transitan por sus consultorios buscan salud…. Las personas que entran por las puertas de este lugar vienen por razones físicas, pero Dios tiene una agenda diferente. Dios los trae aquí… y los servimos por el servicio”, enfatizó. “Pero todo el tiempo con los ojos divinamente ungidos, estamos orando para que el Espíritu de Dios abra las puertas de algunos corazones… que [alguien] sea salvo para el reino de Dios porque fue tocado por la gracia y encantado por el amor y redimido por el poder de la cruz.”

Y cerró con: «Nuestra gran meta es revelarles al Cristo viviente».

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA