UN CIELO NUEVO Y UNA TIERRA NUEVA

EGW diciembre 24, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

 

 

 

El temor de materializar demasiado la herencia  de los santos ha inducido a muchos a espiritualizar las mismas verdades que nos permiten considerar que la nueva tierra es nuestro hogar. Cristo aseguró a sus discípulos que había ido a preparar  moradas  para ellos. Los que aceptan las enseñanzas  de la Palabra de Dios no serán totalmente ignorantes acerca de las mansiones celestiales. Y sin embargo el apóstol Pablo declaró:  «Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre,  son las que Dios ha preparado para los que le aman». 1  Corintios 2:9. El lenguaje humano  es inadecuado para describir  la recompensa de los justos. Solo podrá ser conocida por  los que la contemplen. Ninguna mente  finita puede  comprender la gloria del paraíso  de Dios (La historia de La redención, p. 450).

La vida en la tierra es el comienzo de la vida en el cielo; la educación  en la tierra es una iniciación en los principios  del cielo; la obra de la vida aquí es una preparación para la obra de la vida allá. Lo que somos ahora en carácter y servicio santo es el símbolo seguro de lo que seremos…

En nuestra vida terrenal, aunque  restringida  por  el pecado,  el mayor gozo y la más elevada educación se encuentran en el servicio. Y en el estado futuro, libre de las limitaciones de la humanidad pecaminosa, hallaremos nuestro mayor gozo y nuestra más elevada educación en el servicio: testificando,  y mientras testificamos aprendiendo de nuevo  acerca de «la riqueza de la gloria de este misterio»  «El cual es Cristo  en vosotros, la esperanza de gloria». Colosenses  1 :27 (La maravillosa gracia de Dios, p. 362).

Antes  de ascender  al cielo,  Cristo dio  a los discípulos  su comisión. Les dijo que debían  ser los ejecutores  del testamento por el cual él legaba al mundo los tesoros de la vida eterna. Vosotros habéis sido testigos de mi vida de sacrificio  en favor del mundo,  les dijo…  Y aunque  mi pueblo  no quiso  acudir  a mí para  poder tener vida, a pesar  de que los sacerdotes y gobernantes han hecho conmigo lo que querían, aunque  me han rechazado, tendrán todavía otra oportunidad de aceptar al Hijo  de Dios. Habéis visto que recibo libremente  a todos los que acuden a mí confesando sus pecados. Al que a mí viene no lo echaré fuera de ninguna manera. Os encomiendo a vosotros, mis discípulos, este mensaje de misericordia. Ha de darse tanto  a los judíos como a los gentiles -primero a Israel y entonces a todas las naciones, lenguas y pueblos. Todos los que crean integrarán una iglesia.

La comisión evangélica es la magna carta misionera del reino de Cristo.

Los  discípulos  habían  de  trabajar fervorosamente  por  las almas,  dando   a todos  la invitación  de misericordia.  No  debían  esperar que  la gente viniera a ellos;  sino que  debían  ir ellos a la gente  con  su mensaje  (Los hechos de los apóstoles, pp. 22, 23).

#NotasdeElenaGWhite
#RadioJovenAdventista
#MeditacionesDiarias

Notas de Ellen G. White para la Escuela Sabática 2022.
4to. Trimestre 2022 «¿QUÉ ES EL HOMBRE? “LA VIDA ETERNA: LA MUERTE Y LA ESPERANZA FUTURA”»
Lección 14: «“YO HAGO NUEVAS TODA LAS COSAS”»
Colaboradores: Wilber Valero & Esther Jiménez

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?