Tú eres el que ora

Blog abril 6, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

El agua goteaba del grifo como una fuga en lugar de como la única fuente de agua para un campamento de 10.000 refugiados. También existía la posibilidad de que la tasa pudiera incluso bajar de una tasa lamentable de un litro por segundo. En medio de una ráfaga invernal de frío récord, prometía ser desalentador encontrar una fuente mejor.

La mañana en que el equipo del proyecto se reunió con los perforadores, la conversación fue desalentadora. Calcularon que tendrían que perforar 620 metros solo para encontrar agua, sin saber qué presión podrían encontrar. No era probable que obtuvieran lo que el campamento realmente necesitaba.

Un coordinador de ayuda humanitaria del proyecto cuenta la historia desde su perspectiva:

“Mientras esa preocupación se cernía sobre nosotros, de repente me encontré con otra presión. Uno de mis colegas, que no era un hombre particularmente religioso, se volvió hacia mí de forma inesperada: “Bueno, tú eres el que reza por cosas como esta”.

“Por supuesto que habría estado orando incluso sin su sugerencia”, explica el coordinador, “pero sabía lo difícil que podría resultar este proyecto, y ahora había más en juego que la necesidad del agua o la costo del proyecto. ¿Mostraría Dios sin duda alguna que está interesado en las necesidades simples y diarias de las personas? ¿Él valora a aquellos que se han enfrentado a la guerra, han visto la muerte, han huido de sus hogares y apenas sobreviven? Sí, rezo por cosas como esta”.

Así que el coordinador cuenta cómo oró mientras instalaban el taladro, mientras los motores se encendían, mientras el gruñido del taladro ahogaba todo lo demás. 100, 200, 300 metros. La tierra seca y desmoronada se volvió espesa y luego húmeda. Chocaron contra el agua a 320 metros. Y a los 550 metros había tanta agua que los maquinistas se detuvieron.

“No sabíamos qué esperar a continuación”, recuerda. “Así que recé más cuando se encendieron las bombas”. Un litro/segundo subió rápidamente a 5, luego a 10, 15, 20. Todos miraron en silencio, luego con incredulidad, mientras el indicador pasaba de 25 litros/segundo, luego a 30, 35. La presión final de 40, que será un poco menor para el momento en que se completó el pozo, superó nuestras mayores esperanzas.

“Alabé a Dios”, recuerda el coordinador, “Él nos trajo más agua de la que necesitábamos, pero también confirmó a todos los que miraban que Él se preocupa por el bienestar de un campamento de refugiados y que puede responder más fácilmente a sus necesidades cuando nos preocupamos junto con Él.”

Te recomendamos unirte a nuestro grupo de Telegram – https://bit.ly/AD-TE oa nuestro grupo de WhatsApp – https://bit.ly/AD-WA. Allí tendrás noticias, recursos descargables, podcasts y mucho más.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario