SU NOMBRE EN SUS FRENTES

EGW diciembre 29, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

Para entrar  en el cielo,  el hombre  debe  tener  a Cristo  en su interior, la esperanza de gloria, y llevar consigo  el ambiente  del cielo.  Solo el Señor Jesús puede  moldear y cambiar  el carácter.  Por falta de paciencia,  bondad, tolerancia, abnegación y amor, las revelaciones de los rasgos surgen involuntariamente  cuando  se está desprevenido, y las palabras no cristianas, la falta de semejanza a Cristo  de carácter estallan a veces para la ruina del alma. «No se regocija en la iniquidad». Márcalo. El apóstol quiso decir que donde  hay un cultivo de amor  genuino  por las almas preciosas, será exhibido  para aquellos más necesitados de esa paciencia  que sufre mucho  y es bondadosa, y no estará lista para  convertir  una pequeña  indiscreción  o un mal incuestionable en  una  ofensa  grande  e imperdonable,  y no  sacará  provecho  de  las malas acciones de otros (Fundamentals of  Christian Education,  p. 279).

En el mejor  de los casos,  el tiempo  de que disponemos aquí es corto, y todos los movimientos que hacemos debieran  estar dedicados  al fortalecimiento  y al progreso  de la causa de Dios … Clama a Dios:  «Conviérterme hasta lo más profundo de mi alma». Ruega al Señor que te otorgue el poder transformador de su gracia. Aférrate de tu Salvador como Jacob,  hasta que el Altísimo te muestre  no solamente cómo eres tú mismo, sino que te revele quién es él, y puedas ver en Jesús tu fortaleza y tu apoyo, un resplandor  y un poder que nunca has experimentado antes … Si por la fe te aferras tenazmente de las promesas, triunfarás. Esta es la victoria que vence al mundo,  nuestra fe ( Cada día con Dios, p. 332).

El jactarnos de nuestros méritos está fuera de lugar. «No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere  de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra: porque  estas cosas quiero, dice jehová» Jeremías 9:23, 24.

El premio  no  se otorga por  las obras, a fin de que nadie  se alabe;  mas es todo por gracia. «¿Qué, pues, diremos  que halló Abraham nuestro padre según la carne? Que si Abraham  fue justificado por las obras, tiene de qué gloriarse;  mas  no para  con Dios.  Porque  ¿qué dice la Escritura? Y creyó Abraham  a Dios, y le fue atribuido a justicia. Empero  al que obra,  no se le cuenta el salario por merced, sino por deuda. Mas al que no obra, pero cree en aquel que justifica al impío, la fe le es contada por justicia». Romanos 4: 1-5. Por lo tanto, no hay motivo para que uno se gloríe sobre otro o manifieste envidia hacia otro. Nadie  obtiene un  privilegio  superior a otro, ni puede alguien reclamar la recompensa  como un derecho  (Palabras de vida del gran Maestro, pp. 331,332).

#NotasdeElenaGWhite
#RadioJovenAdventista
#MeditacionesDiarias

Notas de Ellen G. White para la Escuela Sabática 2022.
4to. Trimestre 2022 «¿QUÉ ES EL HOMBRE? “LA VIDA ETERNA: LA MUERTE Y LA ESPERANZA FUTURA”»
Lección 14: «“YO HAGO NUEVAS TODA LAS COSAS”»
Colaboradores: Wilber Valero & Esther Jiménez

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?