SALMO 94 – 8 AGOSTO 2023 Atentos a su Palabra – Biblia

Tiempo de lectura: 2 minutos

DESAFÍO: CONFIAR EN LA AYUDA Y CONSUELO DIVINO

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR:

“No bien decía: “Mis pies resbalan”,

cuando ya tu amor, Señor, venía en mi ayuda.

Cuando en mí la angustia iba en aumento,

tu consuelo llenaba mi alma de alegría”

SALMO 94:18, 19

COMENTARIO HISTÓRICO DE SALMOS 94

El salmo 94 es un poema didáctico que expresa una súplica de la comunidad por los sufrimientos causado por la tiranía.

El autor habla como un sabio y organiza su poema en tres secciones:

1) Condenación de los tiranos por sus actos malvados: oprimen al pueblo; asesinan a la viuda y al extranjero; quitan la vida a los huérfanos;

2) Encomio a los fieles. Dios corrige a sus hijos y son felices los que confían en Dios;

3) Consolación de los oprimidos. El salmista hace un llamado a permanecer firme, pues Dios es nuestro auxilio y nuestro defensor.

CONFIEMOS EN LA AYUDA DIVINA.- El texto sostiene que “apenas estamos por resbalar, ya Dios viene en nuestra ayuda”. El auxilio del Padre, Hijo y el Espíritu Santo está pronto para socorrernos en todos nuestros pedidos, necesidades que atravesemos y angustias que nos afligen.

CONFIEMOS EN EL CONSUELO DIVINO. Ciertos acontecimientos nos producen dolor, angustia y sufrimiento: separaciones matrimoniales, muertes de seres amados, diagnóstico de enfermedades terminales, soledad, pérdida del trabajo, etc. En cualquier circunstancia, Dios nos invita a aceptar el alivio de consuelo que tiene para nosotros: “Los períodos de aflicción y de angustia con frecuencia se tornan más aflictivos y perturbadores de lo que deberían ser… Es un pecado el entregarse sin reservas al dolor y a los lamentos. Por la gracia de Cristo podemos actuar con compostura y aun con gozo cuando estamos sometidos a las pruebas” (MENSAJES SELECTOS, TOMO 2, P.305).

CITA SELECTA

“El Señor dice: ‘Invócame en el día de la angustia’. Él nos invita a presentarle lo que nos tiene perplejos y lo que hemos menester, y nuestra necesidad de la ayuda divina. Nos aconseja ser constantes en la oración. Tan pronto como las dificultades surgen, debemos dirigirle nuestras sinceras y fervientes peticiones. Nuestras oraciones importunas evidencian nuestra vigorosa confianza en Dios. El sentimiento de nuestra necesidad nos induce a orar con fervor, y nuestro Padre celestial es movido por nuestras súplicas”.

PALABRAS DE VIDA DEL GRAN MAESTRO, P.136

ORACIÓN:

QUERIDO PADRE, TE AGRADECEMOS PORQUE ESTÁS PRESTO A SOCORRERNOS CUANDO ESTAMOS POR RESBALAR O CAER EN TENTACIÓN. PERMITE QUE ACEPTEMOS TU CONSUELO Y FORTALEZA PARA ENFRENTAR LAS AFLICCIONES QUE PERMITES QUE NOS SOBREVENGAN. POR JESÚS, AMÉN.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA