SALMO 3 – 9 MAYO 2023 Atentos a su Palabra – Biblia

Tiempo de lectura: 2 minutos

CONFIAR QUE DIOS ES NUESTRO ESCUDO PROTECTOR Y NOS EXALTARÁ

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR: “Pero tú, Señor, me rodeas cual escudo; tú eres mi gloria; ¡tú mantienes en alto mi cabeza!

SALMO 3:3

COMENTARIO HISTÓRICO

El salmo 3 fue escrito por David, cuando Absalón se sublevó contra él. Absalón conformó un gran ejército para ir y aniquilar al rey David, conquistó la ciudad de Jerusalén y se posesionó en el trono, ¿Qué hacer cuando los miembros de la familia confabulan contra uno? ¿Qué hacer en los momentos de oscura tribulación? ¿A quién acudir en momentos de angustias? Alabemos como David lo hizo a pesar de la adversidad. En la prueba, compuso este sublime himno de confianza en Dios. Cuando estemos atravesando diversas circunstancias adversas, repitamos este salmo.

Dos promesas se resaltan en esta oración:

1) ME RODEAS CON TU ESCUDO.- Desde que se usó la espada, lanzas y flechas, el escudo se convirtió en el arma de protección más segura para todo el cuerpo. Inclusive hoy en día se usan “escudos” antimisiles para proteger a los habitantes de una región. David, usando la metáfora del escudo, dijo que el Señor era la verdadera fuente de su protección, porque confiaba en que Dios lo restauraría y lo volvería a poner en su trono;

2) ME LEVANTAS LA CABEZA. Cuando David huyó, estaba doblegado por la humillación, sin embargo, Dios le permitió que levantara de nuevo la cabeza, restituyéndolo en el trono. Esta frase expresa confianza en que Dios es capaz de transformar las realidades adversas de las personas afligidas y necesitadas al “levantarle la cabeza y ponerlos en algún sitial de honor y dignidad”.

CITA SELECTA

“Cuando Dios nos concede su protección y nos dice: “Sois colaboradores conmigo”, estamos seguros aún en medio de los mayores peligros. Cuando Satanás trata de engañar a los hijos de la fe, el Señor levanta bandera contra el enemigo en favor de los que están trabajando concienzudamente en armonía con él. La bandera que levanta es su ley. Los que obran con justicia tienen siempre un Amigo a su disposición para ayudarles. En todo momento de necesidad, dificultad y perplejidad, está cerca de ellos. Cuando están tentados, se presenta como su Defensor para decir: “Os voy a guiar. Os voy a librar de la perplejidad y voy a ser un escudo para vosotros contra la maledicencia” (CDCD 197).

ORACIÓN

GRACIAS SEÑOR POR RODEARNOS CON TU ESCUDO Y PROTECCIÓN PARA CUIDAR NUESTRAS VIDAS, INTERCEDEMOS POR LOS ESTÁN PASANDO POR PROBLEMAS DIFÍCILES, LEVANTA SUS CABEZAS Y RESTÁURALOS. POR JESÚS, AMÉN.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA