SALMO 122 – 5 SETIEMBRE 2023 Atentos a su Palabra – Biblia

Tiempo de lectura: 2 minutos

JERUSALÉN TERRENAL Y JERUSALÉN CELESTIAL

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR:

“Yo me alegré con los que me decían:

A la casa de Jehová iremos.

Nuestros pies estuvieron

dentro de tus puertas, oh, Jerusalén”

SALMO 122:1, 2

COMENTARIO HISTÓRICO DE SALMOS 122

El salmo 122 es un cántico celebrando la llegada al templo de Jerusalén donde moraba la presencia de Dios. Este cántico de Sion tiene tres partes:

1) Una introducción en la cual el peregrino expresa su alegría al entrar en Sion;

2) La parte principal que celebra la fortaleza de Sion y su importancia para la administración de la justicia; y

3) La conclusión expresa preocupación por la paz y prosperidad de Sion.

JERUSALÉN TERRENAL. Jerusalén sigue siendo uno de los lugares más visitados del mundo por los acontecimientos ocurridos en esa ciudad. Jerusalén adquirió protagonismo, porque: Salomón construyó el templo dedicado a Dios con una majestuosidad inigualable. En ese lugar, la presencia de Dios era visible; todos los judíos tenían que ir a Jerusalén tres veces al año, para participar de las fiestas de la Pascua, Pentecostés y Tabernáculos; Jesús desarroll parte de su ministerio en Jerusalén y murió allí.

JERUSALÉN CELESTIAL. Si no ha podido visitar Jerusalén, no se preocupe, somos invitados a vivir en la Nueva Jerusalén: Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios” (Apo 21:1-3).

CITA SELECTA

“Vamos hacia la patria. El que nos amó al punto de morir por nosotros, nos ha edificado una ciudad. La Nueva Jerusalén es nuestro lugar de descanso. No habrá tristeza en la ciudad de Dios. Nunca más se oirá el llanto ni la endecha de las esperanzas destrozadas y de los afectos tronchados. Pronto las vestiduras de pesar se trocarán por el manto de bodas. Pronto presenciaremos la coronación de nuestro Rey. Aquellos cuya vida quedó escondida con Cristo, aquellos que en esta tierra pelearon la buena batalla de la fe, resplandecerán con la gloria del Redentor en el reino de Dios”.

EL HOGAR CRISTIANO, P.491

ORACIÓN:

PADRE NUESTRO. GRACIAS PORQUE A PESAR DE NUESTRA PECAMINOSIDAD, SIEMPRE HAS QUERIDO VIVIR A NUESTRO LADO. TE IMPLORAMOS, NOS DES EL PRIVILEGIO DE VIVIR EN LA NUEVA JERUSALÉN. POR JESÚS, AMÉN.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA