Sábado 19 de Noviembre de 2022 | Matutina para Menores | El equipo ganador

Matutinas noviembre 15, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

El equipo ganador

“Y de ese modo Josué pudo vencer a los amalecitas” (Éxodo 17:13, TLA).

Esaú era el gemelo de Jacob. Los amalecitas eran descendientes de Esaú; y los israelitas, descendientes de Jacob. A pesar de ser familia, los amalecitas querían atacar a Israel y quitarles todo lo que traían de Egipto.

Se acercaron al final de la columna y empezaron atacando a los más débiles, los que ya iban bastante cansados. Seguramente cuando su líder Moisés se enteró del ataque ya era de noche y no podía hacer mucho, por lo que inmediatamente llamó a Josué y le dijo: “Elige algunos hombres y sal a pelear contra los amalecitas”. Esa noche seleccionaron hombres aptos para luchar y, luego de algunas reuniones estratégicas, estaban casi listos para la batalla. A la mañana siguiente, Josué y su ejército salieron muy temprano a pelear contra los amalecitas; mientras tanto, Moisés subió a orar a Dios a la parte más alta del cerro, sosteniendo en lo alto la misma vara que Dios le había dado para ir a Egipto.

Moisés sabía que la victoria viene de Dios, pero también sabía que debía hacer su mejor esfuerzo. Y ocurría algo interesante: mientras tenía levantados los brazos, los israelitas ganaban, pero cuando los bajaba, los israelitas perdían. Moisés comenzó a cansarse, no podía hacer esto solo. Entonces aparecieron dos compañeros que habían subido con él. Rápidamente, Aarón y Hur se dieron cuenta de que tenían una parte importante que hacer. Buscaron una piedra, sentaron a Moisés y, colocándose uno a cada lado, sostuvieron sus brazos hasta el atardecer. ¿Quién ganó la batalla? Nuestro versículo dice: “Y de ese modo Josué pudo vencer a los amalecitas”.

¿De qué modo? Por el trabajo en equipo. Las grandes victorias no se logran estando solos. Moisés oraba a Dios levantando las manos. Aarón y Hur sostenían sus brazos para que no se cansara. Josué y su ejército peleaban. Dios respondía. Sin el compromiso de todos los miembros del equipo no habrían podido ganar ninguna batalla. Si Aarón y Hur no hubieran sostenido los brazos de Moisés, este los habría bajado finalmente por cansancio. Si Moisés hubiera bajado los brazos, el ejército habría perdido. Si Josué y su ejército no hubieran peleado, Dios no habría respondido. Nadie habría ganado nada.

¿Cuáles son tus batallas? No luches solo. Dios quiere darte la victoria en tu escuela, en tu familia y con tus amigos. El compromiso y la lealtad con los demás te permite ser parte de un equipo ganador. Combina el poder divino con el esfuerzo humano. Haz que tu equipo, ¡sea el equipo ganador!

Magaly

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario