Sábado 18 de Diciembre de 2021 | Matutina para Adultos | Considerémonos unos a otros

Tiempo de lectura: 2 minutos

Considerémonos unos a otros

“Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca” (Hebreos 10:24, 25).

La fidelidad en asistir a la iglesia anima a otros y los estimula al amor y a las buenas obras. En los días iniciales del cristianismo, los creyentes se congregaban y los cultos se celebraban en los hogares. 

Algunos en los días de Pablo y algunos otros en el día de hoy, pueden tener por costumbre dejar de congregarse. Quien descuida la comunión con sus hermanos en las reuniones de culto y devoción descuida y perjudica tanto al otro como a sí mismo.

Las palabras de exhortación animan a mantenerse firmes y fieles. A medida que aumentan las dificultades, la exhortación y el ánimo mutuos proporcionan un beneficio aún mayor; cuanto más cerca estamos del día final, más necesitamos “congregarnos”. 

Ser considerados unos con otros nos estimula y nos provoca. La exhortación y el ejemplo de nuestros hermanos nos despabila, como las espuelas provocan al caballo o como un vaso de agua fría arrojado en nuestro rostro nos despierta y nos hace entender los tiempos en que vivimos.

“Así también, ahora hemos sido advertidos acerca de la segunda venida de Cristo y de la destrucción que ha de sobrecoger al mundo. Los que presten atención a la advertencia se salvarán” (Elena de White, El Deseado de todas las gentes, p. 588). 

Dos veces en el Nuevo Testamento aparece la expresión “congregarnos”, y las dos veces son usadas por Pablo: al escribir a los hebreos desafiando a congregarse en la iglesia y en 2 Tesalonicenses 2:1, “respecto a la venida de nuestro Señor Jesucristo y nuestra reunión con él”. Por la fe aceptamos la gracia, entramos en comunión con Dios, y vivimos una vida fiel y misionera, motivados por la esperanza y por el amor. 

En un lugar de Sudamérica, el año pasado, cuando la pandemia profundizaba la crisis y el dolor, un grupo de hermanos, siendo considerados con sus prójimos, salieron a repartir cestas de alimentos. Una familia fue beneficiada y, con emoción, agradecieron porque ya no tenían nada para comer. A cambio, entregaron dos sobres que contenían el diezmo y las ofrendas que habían separado. Ellos podrían haber usado ese dinero, ya que bien lo necesitaban para comer, pero pusieron primero a Dios. 

Aun en las circunstancias más difíciles, fueron considerados unos con otros y se exhortaron al amor, a las buenas obras y a la fidelidad. 

Por la fe, nos acercamos; por la esperanza, nos mantenemos firmes; y por el amor, somos considerados unos con los otros.

Te invitamos a unirte a nuestro grupo de Telegram – https://bit.ly/AD-TE o a nuestro grupo de WhatsApp – https://bit.ly/AD-WA. Allí tendrás noticias, recursos descargables, podcasts y mucho más.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA