Sábado 16 de Octubre de 2021 | Matutina para Mujeres | ¿Eres gigante o langosta?

Matutinas octubre 16, 2021
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Eres gigante o langosta?

“Caleb hizo callar al pueblo delante de Moisés, y dijo: ‘Subamos luego, y tomemos posesión de ella, porque más podremos nosotros que ellos’ ” (Núm. 13:30).

Dios le había indicado a Moisés que enviara a algunos jóvenes a explorar la tierra prometida. Puedo imaginar a los doce escogidos caminando decididos al mismo objetivo, con determinación y entu­siasmo. Sabían que Dios tenía un plan y había sido muy preciso al darles las indicaciones. La misión era averiguar si el territorio era bueno o malo, si la tierra era fértil o no, y si sus habitantes eran fuertes o débiles; finalmente, les encargó que tomaran algunos frutos y los trajeran como testimonio de lo que habían visto. La historia bíblica afirma que en el grupo hubo dos clases de observadores: 1) los que vieron las tremendas oportunidades que les ofre­cía la conquista de Canaán; y 2) los que solo pudieron ver seres infranquea­bles que impedirían la entrada de Israel a la tierra prometida. Estos últimos, al regresar, informaron a Moisés lo siguiente: “También vimos allí gigantes […]. Nosotros éramos, a nuestro parecer, como langostas” (Núm. 13:33, RVR 95). 

¿Has oído hablar del vaso medio lleno o el vaso medio vacío? ¿Qué marcó la diferencia entre los personajes de la historia, si todos vieron lo mismo? El texto bíblico lo dice: “Nuestro parecer”. Es obvio que la percepción y la interpretación de lo que observaron en relación a ellos mismos y al enemigo fueron distintas. Algunos se vieron a sí mismos disminuidos, apocados, dé­biles e incapaces de conquistar a aquellos “gigantes”. Los otros, por supues­to, vieron los tremendos desafíos, pero confiaban en que Dios los capacitaría para la conquista; al fin y al cabo, él era el responsable de todos aquellos pla­nes y propósitos.

Estimada hermana, con Cristo eres más que victoriosa, a pesar de lo enor­mes que te parezcan los obstáculos. Si te miras en el espejo de tu autoestima, este puede mostrarte dos imágenes: 1) una mujer insignificante y apocada que se niega a intentar algo por miedo al fracaso y la vergüenza que implica, con el argumento de que las condiciones de vida no le favorecen y con una sen­sación de derrota desde antes de la lucha; 2) una mujer que no se amilana frente a los desafíos, pues confía en que Dios le dará fortaleza para hacer frente a las circunstancias adversas.

Recuerda: fuiste hecha para la conquista, para el éxito, para lo que no pe­rece; atrévete a desafiarte en el nombre del Señor y serás una conquistadora para su honra y su gloria.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario