“¡Retén lo que tienes!”: Sermón del pastor Ted Wilson

Noticias Internacionales julio 8, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 25 minutos

El pastor Ted Wilson predicó en la clausura del evento (Foto: Tor Tjeransen)

Al final del 61º Congreso de la Asociación General, el presidente electo, pastor Ted Wilson, dio un sermón que reafirma el propósito de la iglesia y su misión. A lo largo del texto encontrarás algunos términos que están escritos de acuerdo a su pronunciación en Inglés, y no necesariamente con la ortografía correcta. El siguiente es el texto completo del sermón.

Congreso de la Asociación General 2022

Sermón del sábado 11 de junio de 2022

Texto – Apocalipsis 3:11

¡Buenos días, hermanos y hermanas en Cristo!  Qué privilegio es adorar juntos este sábado en Saint Louis, en el 61er Congreso de la Asociación General, hermanos y hermanas en una familia mundial que trabaja unida en Todo Miembro Involucrado.  Alabemos a Dios por la manera en la que nos ha conducido durante este Congreso de la Asociación General abreviado, postergado dos veces debido a la infame pandemia de COVID-19.  Demos gloria a nuestro maravilloso Dios porque podemos decir juntos: “Sí, Señor, Yo Iré y compartiré el mensaje de los tres ángeles con el mundo para que Cristo vuelva pronto”.

Alrededor del mundo, los adventistas del séptimo día tienen la gran esperanza de que “Jesús viene pronto”. Yo compartí esa frase en los últimos congresos de la Asociación General en diferentes idiomas.  Por favor, perdónenme si no pronuncio correctamente, pero es un humilde esfuerzo para unir nuestras voces en el gran tema del pronto regreso de Cristo: “¡Jesús viene pronto!” (español), “Jesus revien bientot! (francés), Jesus breve voltará! (portugués), Yesu ana-kuja upesi! (Swahili), Isus prediot skora! (ruso), Yesu-knee-me…..Kgauld….O shim-nee-dah! (koreano), Hiesua seyati serihan! (Arabic),  Yesu quai lai–leh! (chino mandarín), Yeshu yelldee a raha heh! (Hindi), Mah-lah-pit nang duma-ting si Haysus! (Tagalo)… y en tantos otros idiomas del mundo compartimos estas palabras animadoras llenas de esperanza.  De hecho, el lema de nuestro Congreso de la Asociación General 2022 es: “¡Jesús viene! ¡Involúcrate!”

Qué maravilloso espíritu de dedicación espiritual y entusiasmo de evangelismo en nuestra familia mundial. Con tantos países y culturas en nuestra familia eclesiástica mundial, alabamos a Dios porque hay una cultura en Cristo que nos une y nos convierte a todos en ciudadanos del cielo. Al estudiar la Palabra de Dios hoy, pido sus oraciones con humildad para que el mensaje que comparto se escuche con claridad y que solo Dios, su amor infinito, su Palabra, su carácter y su justicia sean glorificados.

Con ese fuerte énfasis en la Palabra de Dios y, en el espíritu de lo que acabo de compartir en varios idiomas con respecto a la frase maravillosa “Jesús viene pronto”, permítanme compartir con ustedes otra maravillosa frase bíblica en esos idiomas. Otra vez, perdonen mi mala pronunciación: “¡Retén lo que tienes!”. Lo repito: “¡Retén lo que tienes!”. Por la gracia de Dios, espero que entiendan las siguientes frases en diferentes idiomas:

ESPAÑOL **“Reten loco-tea-enes!”      (¡Retén lo que tienes!)

FRANCÉS **“Retiens ce que tu as!”

PORTUGUÉS **“Guarda o key ten!”      (Guarda o que tens!)

SWAHILI **“Shee kee leah sana u-lee-choo-nah-cho!”      (Shikilia sana ulichonacho.)

RUSO **“Tevorda derzhis tavo shto yest oo tibya!”      (Twerdo derzhis togo shto est u tebja!)

COREANO**“Tang-shini kashin-go-sul…..Kgauld-gue cha-go shib-shi-oh!”

ÁRABE **“Tamasak be ma ladayk!”  

CHINO MANDARÍN **“Tien show ni shuo yung you deh!”       (Jiān chí nǐ suǒ yǒng yǒu de)

HINDI**“Apkepas yo heh, usé pacard care rake!”

TAGALO **“Ha-wah-kan  moh koong   ah-noong   meh-ron  kah!”      (Hawakan mo kung anong meron ka.)

Ahora, si no entendió lo que dije, permítame repetirlo en inglés, hermanos y hermanas, “¡Retén lo que tienes!”. Nunca renunciemos a la verdad bíblica pura, sobre todo ahora que vemos las señales de la segunda venida de Cristo a nuestro alrededor. Vemos desastres naturales frecuentes, caos político, transigencia con actividad ecuménica, aumento de espiritismo, inestabilidad de las economías mundiales, disminución de los valores bíblicos y morales en la sociedad y la familia, pestes y enfermedades miserables como la COVID-19, abandono de la Santa Palabra autoritativa de Dios y sus Diez Mandamientos, aumento del crimen y violencia y guerras que se desatan en varios lugares. Estas y otras señales apuntan al fin de los tiempos y a la imperiosa necesidad de “retener lo que tenemos”; nunca abandonemos la verdad bíblica pura. Escuchen lo que dicen las Sagradas Escrituras: 1 Tesalonicenses 5:21 —“Examinadlo todo; retened lo bueno”;  2 Tesalonicenses 2:15 “….retened la doctrina que habéis aprendido”; Hebreos 3:14 “…..retengamos firme hasta el fin nuestra confianza del principio”; Hebreos 4:14 “…..retengamos nuestra profesión”; Hebreos 10:23 “Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza…”; y Apocalipsis 3:11 “He aquí, yo vengo pronto; retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona”.  

A pesar del caos a nuestro alrededor, podemos afirmarnos y creer completamente en la inmutable Santa Palabra de Dios, las Escrituras, ¡la Biblia! Satanás ha atacado la Palabra de Dios a lo largo de las edades desde su salida del cielo, pero Dios siempre ha protegido su Santa Palabra y siempre lo hará. Él nos pide que nos pongamos de parte de la verdad y que retengamos lo que hemos creído. Los adventistas del séptimo día aceptan la Biblia como es y como base de todas nuestras creencias religiosas. Por la Santa Palabra entendemos que los adventistas del séptimo día son la iglesia remanente de Dios con una identidad única y distintiva; es un movimiento único, con un mensaje único, en una misión celestial única.

Debemos levantar a Cristo, su Palabra, su justicia, su servicio en el santuario, su poder salvador en el gran conflicto, su mensaje de los tres ángeles, su mensaje de salud, su misión al mundo para los últimos días de compartir las buenas nuevas de la salvación, incluyendo la necesidad de rogar por la lluvia tardía del Espíritu Santo y la segunda venida de Cristo.

Como el pueblo remanente de Dios que se identifica en Apocalipsis 12:17 “los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo”, tenemos un mensaje especial de advertencia, gracia y esperanza. En Testimonios para la Iglesia, tomo 7, página 135, leemos: “Los adventistas del séptimo día han sido elegidos por Dios como pueblo especial, separado del mundo […] Ha hecho de ellos representantes suyos, y los ha llamado a ser sus embajadores durante esta última fase de la obra de salvación”. ¡Retén lo que tienes!

A pesar de los obstáculos que enfrentamos y enfrentaremos, retengamos nuestra creencia en la Palabra de Dios y en su amor por la iglesia. Su iglesia no fallará ni se derrumbará. Llegará hasta el final bajo el poder del Espíritu Santo. Clamen por la lluvia tardía del Espíritu Santo pues vemos que el mundo a nuestro alrededor se desintegra. En estos últimos días de la historia de la Tierra, y en respuesta a nuestras más sinceras oraciones, Dios derramará su Espíritu en todos los que se humillen y acomoden su vida a la voluntad de Dios que se expresa en su Santa Palabra y en las instrucciones del Espíritu de Profecía para mostrar su amor infinito al mundo. 

Repasemos las verdades vitales de la Palabra de Dios que nos ayudarán a retener lo que tenemos:

1. Retengamos la verdad bíblica de que la trinidad está compuesta por tres personas igualmente divinas que han existido y existirán de eternidad a eternidad.  ¡Retén lo que tienes!

2. Retengamos la simplicidad de un estilo de vida cristiano, la vestimenta personal, la conducta en la vida eclesiástica y las actividades diarias.  ¡Retén lo que tienes!

3. Retengamos las verdades bíblicas y su relevancia para hoy, más allá de la persecución. Evitemos los temas que generan distracción del mensaje de los tres ángeles al mundo con la justicia de Cristo en el centro de esos mensajes. Retén lo que tienes en la Palabra de Dios y no permitas que ninguna creencia sincretista o mística aberrante ingrese a la Iglesia Adventista del Séptimo Día. 2 Pedro 2:1 indica: “Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras…”.  Hebreos 13:8-9 dice: “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos. No os dejéis llevar de doctrinas diversas y extrañas; porque buena cosa es afirmar el corazón con la gracia”. ¡Retén lo que tienes!

4. Retengan su observancia cuidadosa del séptimo día, sábado, que conmemora la creación hecha por Dios en seis días literales. ¡Retén lo que tienes!

5. Retengan un estilo de vida sencillo y saludable que incluya una dieta basada en plantas, de acuerdo con el consejo bíblico y del Espíritu de Profecía. ¡Retén lo que tienes!

6. Retén la unidad en la iglesia que Dios proporciona a todos los que enfocan sus vidas en Cristo y en su verdad bíblica plena. Cristo mismo en Apocalipsis 2:25 dice: “Lo que tenéis, retenedlo hasta que yo venga”. Testimonios para la Iglesia, tomo 1, página 291, dice: “Cristo está conduciendo a un pueblo y llevándolo a la unidad de la fe, para que sea uno, así como él lo es con su Padre. Hay que abandonar las diferencias de opinión para que todos se unan con el cuerpo, a fin de que estén unánimes y sean todos de un mismo parecer”. ¡Retén lo que tienes!

7. Retengan la institución bíblica de Dios sobre el matrimonio entre un hombre y una mujer. La Palabra de Dios confirma el matrimonio bíblico, la sexualidad humana bíblica y la familia bíblica instituida por Dios mismo en la creación. Las aberraciones sexuales desenfrenadas en el mundo no son aprobadas por la Biblia y no llevarán a la vida eterna. La inmoralidad sexual en todas sus formas debe ser sometida al poder de Dios para transformarnos a su semejanza. Debemos seguir el ideal de Dios, a través de su poder, para ponernos en relación correcta con sus leyes morales y naturales. Esto no es imposible, pues la Biblia indica claramente en 1 Corintios 6:9-11—”¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios”. ¡Retén lo que tienes!

8. Retengamos en humildad el respeto espiritual y bíblico por la autoridad de la iglesia, por Dios, respeto por la obra de Dios en su iglesia a través de organismos apropiados y una observancia de los consejos de la Biblia y del Espíritu de Profecía. ¡Retén lo que tienes!

9. Retengan el aprecio, uso y promoción en cuanto al Espíritu de Profecía, los escritos de Elena G. de White. Este es un regalo celestial para nuestra iglesia. ¡Retén lo que tienes! 

10. Retengan los principios del crecimiento bíblico de la iglesia y las explicaciones celestiales del crecimiento de evangelismo como se revela en el Espíritu de Profecía. ¡Retén lo que tienes!

11.  Retengan su fidelidad al único movimiento adventista de Dios y resístanse a cualquier transigencia con el ecumenismo y la neutralización de la verdad pura de Dios. Hemos sido llamados a ocupar un lugar único en la historia como la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Dios espera que su iglesia avance sin desviarse del sendero por el que Cristo mismo nos lleva a la ciudad eterna. Se avecinan días difíciles para el remanente de Dios, pues el Diablo arroja todo lo que puede contra el avance del movimiento adventista de Dios. Sabemos que viene el Omega y que llevará a todos los miembros de iglesia a confiar por completo en Dios para evitar la gran decepción y la transigencia. No transijan con entrar en actividades ecuménicas. Miren solamente a Jesús y su verdad bíblica plena.  ¡Retén lo que tienes!

12.  Retengan el centro de la salvación y del evangelio eterno, la justicia de Cristo, su justicia santificadora por fe y su justicia santificadora por el Espíritu Santo que trabaja en nosotros. La justicia de Cristo es lo que nos salvará. Efesios 2:8-10 proclama en el Nuevo Testamento lo que Génesis 3:15 proclamó en el Antiguo Testamento y para todos los tiempos.  Efesios 2:8-10 testifica: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas”. En contraste con la salvación por obras egoísta, Cristo nos llama a la comprensión de que su muerte en la cruz, su actual intercesión por nosotros en el lugar santísimo literal del santuario y la promesa de la vida eterna en su segunda venida son todos regalos de su gracia. La promesa de Génesis 3:15 está a punto de cumplirse, cuando Dios dijo “Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; esta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar”. Qué promesa llena de autoridad de Dios, de su poder salvador, de la destrucción futura del diablo y de la promesa de vida eterna a través de la victoria de Cristo sobre el diablo. ¡Retén lo que tienes!

13. Retengamos las maravillosas 28 creencias fundamentales de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, incluyendo nuestra comprensión de la profecía que termina con el anuncio final de Daniel 8:14 y la profecía de los 2.300 días/años que terminaron en 1844 con el comienzo del juicio investigador en el cielo, lo que revela el amor de Dios por su pueblo, como queda demostrado en el plan de salvación y el servicio del santuario. Esta profecía es sólida y verdadera. Estas maravillosas 28 creencias fundamentales son creencias cristocéntricas de la Biblia. ¡Retén lo que tienes!

14. Retengan el aprendizaje diario del Señor a través del estudio personal de la Biblia y la oración. La Palabra de Dios te sostendrá en todo lo que enfrentes. ¡Retén lo que tienes!

Retengan la alabanza simple bíblica adaptada a Apocalipsis 4, que da gloria a Dios y no a seres humanos. ¡Retén lo que tienes!

16. Retén la circulación proactiva y a gran escala de los libros inspirados del Espíritu de Profecía. Sé parte del proyecto El gran conflicto 2.0 en 2023 y 2024 distribuyendo la versión completa de El conflicto de los siglos. ¡Retén lo que tienes!

17. Retén tu creencia firme. Como enfatiza el lema de nuestro Congreso de la Asociación General 2022, Jesús viene pronto, involúcrate. Comparte con el mundo que podemos estar firmes para su venida, que podemos apresurarla y que podemos compartir esta esperanza de salvación a través de la completa dependencia de Cristo y su justicia santificadora, permitiendo que el Espíritu Santo hable a través de ti en tu testimonio personal y el evangelismo público.

Testimonios para la Iglesia, tomo 9, páginas 95, indica: “Los dirigentes de la causa de Dios, como sabios generales, deben trazar planes para llevar a cabo acciones de avanzada a lo largo de toda la línea. En sus planes deben tomar en cuenta especialmente la obra que los laicos pueden llevar a cabo en beneficio de sus amigos y vecinos. La obra de Dios en este mundo no podrá terminarse hasta que los hombres y las mujeres que componen la feligresía de nuestra iglesia se interesen en la obra y unan sus esfuerzos con los de los ministros y dirigentes de la iglesia”. 

Todo miembro involucrado incluye a todos en un programa anual de testificación y evangelismo en todas sus formas. Como ya se ha mencionado en este Congreso de la AG, en noviembre fue un privilegio predicar en varias reuniones de evangelismo en Filipinas. Qué maravillosa combinación de actividades de alcance de evangelismo planificadas por la División Sudasiática del Pacífico, la Unión Filipina del Norte, la Unión Filipina Central, la Unión Filipina del Sur, la Radio Adventista Mundial junto con Hope Channel, ¡asombrosos milagros de Dios!

A pesar de la pandemia, cerca de 124.000 personas se bautizaron, incluidas más de 1.000 que habían pertenecido a grupos de rebeldes y sus familias. En esas reuniones de evangelismo, Nancy compartió temas de salud y yo, verdades bíblicas, llenas del poder profético de Dios, llenas de la autoridad de Dios en la historia y el futuro. Siempre que predico estos sermones me siento reavivado, reformado y humillado por la Palabra escrita de Dios y la Palabra viva, Jesucristo.     

Los insto a predicar o involucrarse en alguna serie de evangelismo este año; pastores, administradores, maestros, trabajadores de la salud, miembros de iglesia, jóvenes y ancianos, todos volviendo a las verdaderas raíces de por qué estamos aquí: para proclamar el mensaje del evangelio y la esperanza de la pronta venida de Cristo. Nancy y yo tratamos de predicar una serie de evangelismo por año, y yo los insto a hacer lo mismo. Revolucionará su vida y su compromiso personal con esta preciosa verdad, además de alcanzar a muchos otros con el mensaje del advenimiento. Como plantea el lema de nuestro Congreso de la AG: “¡Jesús viene pronto! ¡Involúcrate!”. ¡Retén lo que tienes!

18. Retengamos la inspiración bíblica, rechacemos el humanismo y la cultura social popular que intentan destruir la revelación de Dios. ¡Retén lo que tienes!

19. Retengamos la belleza del santuario y sus servicios que apuntan al evangelio eterno, Jesucristo, el cordero muerto en la cruz. Leemos en Eventos de los últimos días, página 181: “El enemigo presentará falsas doctrinas, tales como la doctrina de que no existe un santuario. Este es uno de los puntos en los cuales algunos se apartarán de la fe”. ¡Retén lo que tienes!

20. Retengamos el principio de interpretación bíblica de día/año para interpretar la profecía y permitir que la Biblia se interprete a sí misma. El enfoque historicista nos muestra que la historia se ha desarrollado de acuerdo con la Palabra de Dios. ¡Retén lo que tienes!

21. Retengamos el enfoque bíblico/histórico gramatical de interpretar las Escrituras. Es el único enfoque hermenéutico aprobado por la Iglesia Adventista del Séptimo Día. ¡Retén lo que tienes! 

Retengamos la comprensión bíblica y del Espíritu de Profecía de que el zarandeo y la siega de la iglesia de Dios tendrán lugar antes de que Cristo regrese. Eventos de los últimos días, página 184, nos dice: “Pronto los hijos de Dios serán probados por intensas pruebas, y muchos de aquellos que ahora parecen ser sinceros y fieles resultarán ser vil metal. […] Puede parecer que la iglesia está por caer, pero no caerá. Ella permanece en pie, mientras los pecadores que hay en Sión son tamizados, mientras la paja es separada del trigo precioso. Es una prueba terrible, y sin embargo tiene que ocurrir”. ¡Retén lo que tienes!

23. Retengamos la preciosa comprensión de que somos la iglesia remanente mundial de Dios en más de 200 países, que nos apoyamos unos a otros y evitamos el concepto de congregacionalismo que destruye la misión. Testimonios para la Iglesia, tomo 6, página 36 declara: “El trabajo misionero avanzará aún más en todo aspecto cuando un espíritu más liberal de desprendimiento y altruismo se manifieste hacia la prosperidad de las misiones en el extranjero; porque la prosperidad del trabajo local depende en gran medida, bajo la dirección de Dios, de la influencia que se refleja a través la obra evangélica realizada en países lejanos”. ¡Retén lo que tienes!

24. Retengamos la maravillosa base del gobierno de Dios basado en el amor: su Ley eterna, que incluye los Diez Mandamientos. No guardamos la ley de Dios por nuestro poder, sino que nos amparamos en Cristo y su justicia. Eventos de los últimos días, página 184 indica: “Cuando la religión de Cristo sea más despreciada, cuando su ley sea más menoscabada, entonces deberá ser más ardiente nuestro celo, y nuestro valor y firmeza más inquebrantables. El permanecer de pie en defensa de la verdad y la justicia cuando la mayoría nos abandone, el pelear las batallas del Señor cuando los campeones sean pocos, ésta será nuestra prueba. En este tiempo, debemos obtener calor de la frialdad de los demás, valor de su cobardía, y lealtad de su traición”.  ¡Retén lo que tienes!

25. Retengamos el plan especial de Dios de la reforma prosalud y un ministerio integral de salud al defender un estilo de vida saludable con los ocho remedios naturales: buena alimentación, ejercicio regular, consumo suficiente de agua, temperancia en todo, aire puro, sueño y descanso adecuados, y confianza en el poder divino. El plan de salud de Dios rechaza el alcohol, el tabaco, las drogas ilícitas y los estilos de vida impropios incompatibles con los principios bíblicos y del Espíritu de Profecía. La reforma prosalud es el plan de Dios para la vida más abundante posible en esta Tierra. Lea y siga el consejo de Dios para la salud como parte del mensaje de los tres ángeles, alejándose de cualquier cosa que le perjudique. ¡Retén lo que tienes! 

Hermanos y hermanas, al haber repasado estos 25 puntos, y otros que podríamos agregar, manténganse firmes en la maravillosa verdad bíblica de Dios para este tiempo. No se distraigan, sino enfóquense plenamente en la Palabra de Dios y el consejo del Espíritu de Profecía para conectarse con Dios, para tener esperanza para el futuro y para recordar la razón por la que somos adventistas del séptimo día. 

En resumen, enfoquémonos en nuestro llamado específico de Dios como su iglesia remanente para estos últimos días de la historia de la Tierra… Para proclamar en todo el mundo el mensaje de los tres ángeles de Apocalipsis 14 y el mensaje del cuarto ángel de Apocalipsis 18. El Señor nos llama a ser parte de su movimiento de los últimos días y de su misión. Eso somos los adventistas del séptimo día: la iglesia remanente de Dios, llamada para presentar las preciosas verdades de Dios a todos los que escuchen y abran sus corazones.

Permita que el Espíritu Santo revitalice su vida, su familia, sus actividades, su trabajo para el Señor y su iglesia local. Oremos con fervor para que caiga la lluvia tardía del Espíritu Santo para cumplir su misión en nuestras vidas. Necesitamos reavivamiento, reforma, arrepentimiento y humildad, permitir que el Espíritu Santo nos conduzca. En los últimos meses, les hemos pedido a los miembros de iglesia que oren fervientemente para que el Espíritu Santo tome el control de este Congreso de la AG 2022, y alabamos a Dios porque así sucedió. Nuestros corazones están refrescados e inspirados para cumplir lo que Dios tiene para nosotros en estos últimos días de la historia, pues él formó a la Iglesia Adventista del Séptimo Día, su iglesia remanente para proclamar el mensaje de los tres ángeles de Apocalipsis 14.

Testimonios para la Iglesia, tomo 9, página 17 dice: “En un sentido muy especial, los adventistas del séptimo día han sido colocados en el mundo como centinelas y transmisores de luz. A ellos ha sido confiada la tarea de dirigir la última amonestación a un mundo que perece. La Palabra de Dios proyecta sobre ellos una luz maravillosa. Una obra de la mayor importancia les ha sido confiada: proclamar los mensajes del primero, segundo y tercer ángeles. Ninguna otra obra puede ser comparada con ésta y nada debe desviar nuestra atención de ella”.

Puesto que los mensajes son tan centrales para nuestra misión como adventistas del séptimo día, me gustaría tomarme los próximos minutos para repasar con ustedes algunos de los puntos vitales de estos mensajes, lo que nos recuerda realmente cuál es nuestra misión dada por Dios.

En Apocalipsis 14:6 leemos: “Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo.” El centro del mensaje de los tres ángeles es la justicia de Jesucristo, su justicia justificadora y santificadora. La base del evangelio eterno está en Jesucristo, su justicia y su gran sacrificio por nosotros. Como seguidores de Cristo, lo proclamamos porque estamos conectados a él y su justicia.

El versículo 7 dice: “diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas”. La voz de este primer ángel es fuerte, para que todos lo escuchen y le den honor y gloria a Dios.

El texto indica que “la hora de su juicio ha llegado”. Sí, estamos siendo juzgados. En 1844, comenzó el juicio investigador en el lugar santísimo en el cielo, y el Señor comenzó a repasar la vida de las personas a lo largo de la historia. Un día no muy lejano el tiempo de prueba terminará, por eso es vital que siempre nos apoyemos en Jesús y su justicia.

Este juicio también se hará delante de todo el universo, para decirle a todos que el maravilloso carácter de amor de Dios es justo, puro, perfecto y verdadero. Debemos adorarlo a él, quien hizo los cielos, la Tierra y el mar, lo que muestra en el mensaje del tercer ángel que Dios es el creador todopoderoso. Debemos adorarlo en el séptimo día, que es una señal distintiva de su autoridad.

Ese será uno de los temas controversiales de los últimos días, pues el sello de Dios es la observancia del séptimo día, sábado, mientras que la marca de la bestia será guardar el domingo. Llegará el tiempo de tomar la última decisión de a quién adorar, indicando en quién recae nuestra lealtad: en Dios, adorándolo en su séptimo día santo, el sábado, sin importar las consecuencias; o siguiendo a la bestia, quien ha establecido el domingo como falso día de adoración. En ese momento, los que elijan guardar el domingo recibirán la marca de la bestia.

El gran conflicto declara en las páginas 590: “Dilucidado así el asunto, cualquiera que pisotee la ley de Dios para obedecer una ordenanza humana, recibe la marca de la bestia […] El sábado será la gran piedra de toque de la lealtad; pues es el punto especialmente controvertido. Cuando esta piedra de toque les sea aplicada finalmente a los hombres, entonces se trazará la línea de demarcación entre los que sirven a Dios y los que no le sirven. Mientras la observancia del falso día de reposo (domingo), en obediencia a la ley del estado y en oposición al cuarto mandamiento, será una declaración de obediencia a un poder que está en oposición a Dios, la observancia del verdadero día de reposo (sábado), en obediencia a la ley de Dios, será señal evidente de la lealtad al Creador. Mientras que una clase de personas, al aceptar el signo de la sumisión a los poderes del mundo, recibe la marca de la bestia, la otra, por haber escogido el signo de obediencia a la autoridad divina, recibirá el sello de Dios”.            

Apocalipsis 14:8 declara: “Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación”.  Esta es la iglesia de la Edad Media que continúa hoy dirigida por el Papa. De acuerdo con la profecía bíblica, se unirá a un protestantismo apóstata y al espiritismo para formar el triunvirato que intentará forzar la sumisión de los que siguen con fidelidad la Palabra de Dios.

Babilonia, símbolo de completa confusión, caos, mezcla de verdad y error, ha caído porque representa las influencias satánicas y diabólicas que confunden a las personas. El gran conflicto, página 574, dice: “Merced a los dos errores capitales, el de la inmortalidad del alma y el de la santidad del domingo, Satanás prenderá a los hombres en sus redes”.

Nosotros no creemos en la inmortalidad del alma, pero el diablo trata de traer confusión y abre la puerta del espiritismo, que se combinará con el poder de Roma y el protestantismo apóstata, y formarán una unión para confundir a la gente: eso es Babilonia. 

Continuando con El gran conflicto, pag. 574: “Merced a los dos errores capitales, el de la inmortalidad del alma y el de la santidad del domingo, Satanás prenderá a los hombres en sus redes. Mientras aquel forma la base del espiritismo, este crea un lazo de simpatía con Roma. Los protestantes de los Estados Unidos serán los primeros en tender las manos a través de un doble abismo al espiritismo y al poder romano. Y bajo la influencia de esta triple alianza ese país [en referencia a Estados Unidos] marchará en las huellas de Roma, pisoteando los derechos de la conciencia”. Esta no es una profecía condicional; se confirma en Apocalipsis 13 y 14.                

Los Estados Unidos, representado por la bestia con dos cuernos, en Apocalipsis 13:11, repudiarán las bases sobre las que se construyó el país. Los dos cuernos representan al republicanismo, la forma de gobierno que se expresa en la república, y el otro representa al protestantismo. Esta bestia de dos cuernos creará una imagen de la bestia a través de una ley dominical nacional.

Apocalipsis 13:12 declara: “Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada”. Esto muestra claramente que la imagen de la bestia, Estados Unidos, combinado con un protestantismo apóstata, iniciará las actividades para apoyar una ley dominical y hará que toda la Tierra adore a la bestia cuya herida mortal fue sanada. Habrá leyes dominicales nacionales e internacionales que privarán a los cristianos que creen en la Biblia de su libertad religiosa y de conciencia. 

El diablo, sus seguidores y su falso día de adoración parecerán triunfantes, pero eso no durará mucho tiempo. La gran señal de la autoridad de Dios como creador, el séptimo día, sábado, será el sello para su pueblo y triunfará para siempre cuando Jesús regrese para llevar a su pueblo al cielo.

Apocalipsis 14:9-11 dice: “Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre”.

Recibir esta marca en la frente representa la aceptación consciente y la creencia en las instrucciones de la bestia. Recibir la marca en la mano representa que, aunque no creas en las instrucciones, sacrificarías tu vida eterna para simplemente salvar la vida física actual. 

En Eventos de los últimos días, página 189, leemos: “La marca de la bestia es el día de descanso papal […] Cuando llegue la prueba se manifestará claramente qué es la marca de la bestia: es la observancia del domingo […] La señal o sello de Dios se revela en la observancia del séptimo día, monumento recordativo de la creación por el Señor […]. La marca de la bestia es lo opuesto a esto: la observancia del primer día de la semana”.

Hermanas y hermanos, apóyense en Cristo, en su Santa Palabra, en su Espíritu de Profecía, mientras nos preparamos para lo que pronto vendrá. Reciban estas palabras de Eventos de los últimos días, en las páginas 139 y 141: “El mundo entero será incitado a la enemistad contra los adventistas del séptimo día, porque ellos no rendirán pleitesía al papado, honrando el domingo, la institución de este poder anticristiano […] Toda la cristiandad quedará dividida en dos grandes categorías: la de los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús, y la de los que adoran la bestia y su imagen y reciben su marca”.   

El mensaje de los tres ángeles finaliza con el maravilloso versículo 12: “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús”. Por la gracia y el poder de Dios, guardemos todos los mandamientos de Dios y tengamos una fe total en Jesús. 

En cuanto se proclama el mensaje de los tres ángeles, el Espíritu Santo nos guiará para que estemos unificados. En Mensajes selectos, tomo 3, página 21, leemos: “Su gracia transformadora en los corazones humanos conducirá a la unidad, una unidad que todavía no ha sido lograda, pues todos los que son asimilados por Cristo estarán en armonía los unos con los otros. El Espíritu Santo creará unidad […] Y en Mensajes selectos, tomo 2, página 458, dice: “Se me ha instruido que diga a los adventistas de todo el mundo que Dios nos ha llamado como un pueblo que ha de constituir un tesoro especial para él. Él ha dispuesto que su iglesia en la tierra permanezca perfectamente unida en el Espíritu y el consejo del Señor de los ejércitos hasta el fin del tiempo”.

Cuando las órdenes poderosas del tercer ángel sean proclamadas, habrá respuestas inusuales. En El conflicto de los siglos, página 591, leemos: “Hasta ahora se ha solido considerar a los predicadores de las verdades del mensaje del tercer ángel como meros alarmistas. Sus predicciones de que la intolerancia religiosa adquiriría dominio en los Estados Unidos de Norteamérica, de que la iglesia y el estado se unirían en ese país para perseguir a los observadores de los mandamientos de Dios, han sido declaradas absurdas y sin fundamento. Se ha declarado osadamente que ese país no podría jamás dejar de ser lo que ha sido: el defensor de la libertad religiosa. Pero, a medida que se va agitando más ampliamente la cuestión de la observancia obligatoria del domingo, se ve acercarse la realización del acontecimiento hasta ahora tenido por inverosímil, y el tercer mensaje producirá un efecto que no habría podido producir antes”.

Compartan estos mensajes de los tres ángeles con amabilidad celestial y amor cristiano. Estos no tienen solo fuertes advertencias, sino que también comparten la gran esperanza de la justicia de Cristo revelada en el evangelio eterno. Entonces, no te desanimes. No den lugar a las quejas y el escepticismo. No rechacen al Señor y la tarea que él nos ha confiado. Miren a Cristo y vivan en respuesta a las instrucciones de Dios para su pueblo remanente de los últimos días. Estamos a la vera de la tierra prometida, pues vemos la cercanía de la segunda venida de Cristo. Pero el diablo quiere desanimarnos, así como hizo con los israelitas antes de que entraran a la tierra prometida.

Ellos habían estado vagando por el desierto y se cansaron; se quejaron amargamente de Dios; perdieron su visión de lo que Dios tenía para ellos como su pueblo prometido. Números 21:4-9 dice: “Después partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por el camino. Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano. Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel. Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo: Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti; ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes. Y Moisés oró por el pueblo. Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre un asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá. Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre un asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía”.

Nuestra única salvación en este tiempo de escepticismo, duda y resentimiento contra Dios es mirar a Cristo y vivir. Patriarcas y profetas, página 457, dice de la experiencia de los israelitas: “El alzamiento de la serpiente de bronce tenía por objeto enseñar una lección importante a los israelitas. No podían salvarse del efecto fatal del veneno que había en sus heridas. Solamente Dios podía curarlos. Se les pedía, sin embargo, que demostraran su fe en lo provisto por Dios. Debían mirar para vivir. Su fe era lo aceptable para Dios, y la demostraban mirando la serpiente. Sabían que no había virtud en la serpiente misma, sino que era un símbolo de Cristo; y se les inculcaba así la necesidad de tener fe en los méritos de él”.

No pierdan su fe en Cristo y sus promesas para el remanente de los últimos días, la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Alcen su vista a Cristo, sus méritos, su justicia, su verdad bíblica eterna, y viviremos. 

En las oficinas del Patrimonio Elena G. de White en la sede de la Asociación General hay un gran cuadro llamado “Cristo en el camino estrecho” que retrata al pueblo de Dios que camina por un camino estrecho. Muchos de ustedes quizás lo han visto y han sido impresionados por cómo el artista adventista Elfred Lee muestra la visión de Elena de White que muestra las tribulaciones y triunfos de la iglesia remanente de Dios para los últimos días, a medida que esta camina a lo largo de este camino estrecho. Mientras el pueblo de Dios, tanto individualmente como un cuerpo en unidad, mantenga sus ojos firmes en Cristo y el camino hacia adelante y no ceda en su fe, están a salvo. Dejemos de mirarnos unos a otros, dejemos de mirar a los llamados expertos de afuera, dejemos de mirar las influencias mundanas, dejemos de ceder, dejemos de mirar a los pensamientos teológicos erráticos, dejemos de mirar los métodos humanos de crecimiento de iglesias, y fijemos nuestros ojos en Jesús y en sus instrucciones celestiales. Jesucristo es el verdadero líder de su Iglesia, y es el único que puede guiarnos con seguridad a nuestro hogar celestial si lo miramos solamente a él todos los días.

Un día no muy lejano, MIRAREMOS al cielo del Este y veremos que se acerca una pequeña nube, del tamaño de la mano de un hombre. Nos daremos cuenta de que se trata de la segunda venida de Cristo. Esa nube se hará más y más brillante y más y más grande, todo el cielo se derramará ante este evento culminante y, en medio de esa nube, veremos a Jesús. Diremos: “Este es nuestro Dios, lo hemos esperado, y él nos salvará”. Jesús nos mirará y dirá: “Bien hecho, siervos buenos y fieles. Entren en el gozo de su Señor”. Y juntos ascenderemos al cielo. Yo ansío ese día. Verá a sus seres amados que murieron en el Señor. Pero lo más importante: veremos a Jesús. Verá a su alrededor y verá a quienes ha invitado, porque ha dicho: “Sí, Señor, he retenido la verdad que nos diste; he participado en Todo miembro involucrado, y dije “YO IRÉ” y seré parte de los que comunican el mensaje de los últimos días a este mundo. Vengan, amigos, Jesús dijo en ese concilio celestial de paz con el Padre: “Iré a la Tierra y entregaré mi vida”. Él les dijo a sus discípulos: “Vayan al mundo […] Yo voy a mi Padre”. Ahora Jesús nos pide a mí y a usted que “vayamos” por él, mientras preparamos al mundo para que lo espere: a nuestro Señor y Rey. ¡Qué gran día será ese en el que lo contemplemos! Charles, llévanos con esta canción al trono de Dios.

Hermanos y hermanas en todo el mundo, si quieren contemplar al rey que viene y comprometerse con Cristo y su precioso movimiento final de advenimiento, y les gustaría decir: “Sí, Señor, yo me involucraré y, a través del poder del Espíritu Santo, proclamaré tu infinito amor y compartiré el mensaje de los tres ángeles para los últimos días con este mundo que necesita las buenas nuevas del evangelio eterno, a medida que nos acercamos a la pronta venida del Señor”, ¿pueden ponerse de pie conmigo en compromiso con su llamado ahora?

Oremos juntos.

También puedes recibir este y otros contenidos directamente en tu dispositivo. Inscríbete en nuestro canal en Telegram o registra tu número a través de WhatsApp.

¿Quieres conocer más sobre la Biblia o estudiarla con alguien? Haz clic aquí y comienza ahora mismo.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?