PRIMICIAS DE LOS QUE DURMIERON

EGW noviembre 9, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 3 minutos

 

 

Cristo resucitó de entre los muertos como  primicia  de aquellos que dormían. Estaba representado por  la gavilla agitada, y su resurrección  se realizó en el mismo  día en que esa gavilla era presentada  delante  del Señor. Durante  más de mil años, se había  realizado  esa ceremonia simbólica. Se juntaban  las primeras  espigas  de grano  maduro  de los campos  de la mies, y cuando  la gente  subía a Jerusalén  para  la Pascua,  se agitaba la gavilla de primicias como  ofrenda  de agradecimiento delante  de Jehová. No  podía ponerse la hoz a la mies para juntarla  en gavillas antes que esa ofrenda  fuese presentada.  La gavilla dedicada  a Dios  representaba  la mies.  Así también Cristo,  las  primicias,   representaba  la  gran  mies  espiritual  que  ha  de  ser juntada para  el reino  de Dios.  Su resurrección  es símbolo  y garantía  de la resurrección  de todos los justos  muertos  (El Deseado de todas las gentes, pp. 729,730).

El valor que Dios atribuye  a la obra de sus manos,  el amor que tiene por sus hijos, se revelan en el don que dio para redimir  a los hombres. Adán cayó bajo el dominio  de Satanás. Trajo el pecado  al mundo,  y por el pecado, la muerte. Dios dio a su Hijo  unigénito  para salvar al hombre. Lo hizo para poder  ser justo y, con todo,  el justificador de todos  los que aceptan a Cristo. El hombre  se vendió  a Satanás, pero Jesús volvió a comprar  a la especie humana …

Vosotros no os pertenecéis. Jesús os ha comprado con su sangre. No sepultéis vuestros talentos en la tierra. Usadlos para él. Sea cual fuere la ocupación  en que estéis empeñados,  llevad con vosotros a Cristo. Si encontráis que estáis perdiendo vuestro amor por vuestro Salvador, abandonad vuestra ocupación y decid: «Aquí estoy, mi Salvador; ¿qué quieres que haga?» Él os recibirá  con  bondad  y os amará sin reservas. Perdonará abundantemente, pues es misericordioso y paciente, y no quiere que ninguno perezca…

Nosotros,  y todo  lo que  tenemos,  pertenece  a Dios.  No deberíamos considerar un  sacrificio el darle  el afecto de nuestro corazón. El mismo corazón  debería serle entregado como ofrenda voluntaria (Mensajes para los jóvenes, pp. 67, 68).

Jesucristo se ha dado  a sí mismo  como una ofrenda  completa a favor de cada hijo e hija caído de Adán. ¡Oh, qué humillación soportó! ¡Cómo descendió,  paso tras paso, más y más bajo en el camino  de la humillación, sin embargo,  no  degradó  nunca  su  alma con  una  sola  mancha  inmunda de pecado!  Todo  esto lo sufrió  para  poder  exaltarte,  limpiarte,  refinarte y ennoblecerte, y colocarte como  coheredero  con  él en su  trono. ¿Cómo afirmarás tu vocación y elección? ¿Cuál es el camino de la salvación? Cristo dice:  «Yo soy el camino, y la verdad,  y la vida».  Por más pecador  que seas, por  más culpable, tú eres llamado, eres escogido. «Acercaos a Dios, y él se acercará  a vosotros»…  La sangre  de Jesús  es un pasaporte  infalible, por  el cual todas tus peticiones pueden acceder al trono de Dios (Fundamentals oJ Christian Education, p. 251).

#Notas de Elena G White
#Radio Joven Adventista
#Meditaciones Diarias

Notas de Ellen G. White para la Escuela Sabática 2022.
4to. Trimestre 2022 «¿QUÉ ES EL HOMBRE? “LA VIDA ETERNA: LA MUERTE Y LA ESPERANZA FUTURA”»
Lección 7: «LA VICTORIA DE CRISTO SOBRE LA MUERTE»
Colaboradores: Wilber Valero & Esther Jiménez

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario