Orar con humildad de corazón

Blog abril 4, 2021
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.

Romanos 8:26

La oración es aceptable a Dios sólo cuando se ofrece con humildad y contrición, y en el nombre de Cristo. El que escucha y contesta la oración conoce a los que oran con humildad de corazón. Los cristianos verdaderos no piden nada sino en el nombre de Cristo, y no esperan nada sino a través de su mediación. Desean que Cristo tenga la gloria de presentar sus oraciones al Padre, y están dispuestos a recibir la bendición de Dios por medio de Cristo. SSJ 36.2

El Espíritu de Dios tiene mucho que ver con la oración aceptable. Ablanda el corazón; ilumina la mente, capacitándola para discernir sus propias necesidades; aviva nuestros deseos, haciéndonos tener hambre y sed de justicia; intercede en favor de los suplicantes sinceros… SSJ 36.3

Los seres humanos deben acercarse a Dios, dándose cuenta de que deben tener la ayuda que sólo Dios puede dar. Es la gloria de Dios ser conocido como el que oye la oración, porque el suplicante humano cree que la escuchará y contestará… SSJ 36.4

La oración de fe es la llave que abre los tesoros del cielo. Al encomendar nuestra alma a Dios, recordemos que él mismo se hace responsable de escuchar y contestar nuestras súplicas. Nos invita a ir a él, y nos imparte sus mejores y más selectos dones; dones que suplirán nuestra gran necesidad. A él le gusta ayudarnos. Confiemos en su sabiduría y en su poder. ¡Oh, qué fe tendríamos! ¡Qué paz y consuelo gozaríamos! Abra su corazón al Espíritu de Dios. Entonces el Señor obrará por medio de usted y bendecirá sus trabajos… SSJ 36.5

¿No nos humillaremos ante Dios en favor de quienes aparentemente tienen poca vida espiritual? ¿No fijaremos temporadas de oración por ellos? ¿No oraremos cada día por los que parecen estar muertos en delitos y pecados? Cuando suplicamos a Dios para que quebrante los corazones de piedra, nuestro corazón llegará a ser más sensible. Seremos más rápidos para ver nuestro propio pecado.—Manuscript Releases, 195-197. SSJ 36.6

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario