No creas en todo lo que ves en Internet

Tiempo de lectura: 4 minutos

Es importante verificar la veracidad de la información que se encuentra en las redes sociales y en internet. (Foto: Shutterstock)

Hace un tiempo atrás estaba hablando con alguien que me preguntó sobre un asunto. Resulta ser que había visto un comentario en Twitter que ponía en tela de juicio la integridad de un líder religioso de una importante denominación religiosa. Con bastante energía la persona conversaba conmigo diciendo que esa situación era inaceptable. Con paciencia escuché. Leímos juntos y luego le pregunté: ¿tú estás completamente seguro de que esta noticia es real? Me respondió: ¡Claro!

Yo conocía el caso, porque había llegado a ser una situación bastante comentada en ambientes profesionales y en mi papel de pastor y comunicador, había dedicado bastante tiempo para certificar la veracidad de la información. Claramente, la noticia no era verdad.

Lea también:

Redes sociales, redes de evangelismo

ChatGPT, inteligencia artificial y la comunicación con los públicos

De esta manera comencé a hacerle algunas preguntas a mi interlocutor: ¿Esa cuenta de Twitter en la cual estas leyendo la información es de una persona real o es anónima? No lo sé, me respondió. ¿Buscaste más información al respecto o solo estás basando tu pensamiento en las personas que comentaron el tweet? No busqué, me pareció que la información era verídica. ¿Hay sitios webs que estén hablando del asunto de forma seria? No lo sé, me respondió. ¿Cuál es el impacto de no haber confirmado la información? Tampoco lo sé, me dijo.

Mi conversación con esa persona terminó revelando lo que veo a diario en mi trabajo. Personas sinceras son engañadas por un fujo incontable de noticias no chequeadas, verdades a medias o en otros casos mentiras descaradas.

Consejos bíblicos

Pensando en esto, recordé dos textos bíblicos que creo son oportunos para esta reflexión. El primero es del sabio rey Salomón que dice: «El ingenuo todo lo cree; el prudente mira bien sus pasos.» Proverbios 14:15 (NVI)

Creo que el mensaje es claro. ¿No te parece? Salomón nos motiva a que seamos prudentes y no creamos todo lo que vemos o escuchamos sin verificar su veracidad. Es importante mirar bien nuestros pasos y tomar decisiones informadas en lugar de creer todo sin cuestionar.

El otro texto bíblico es del apóstol Pablo que dice en 1 Tesalonicenses 5:21 (NVI): «Examínenlo todo, retengan lo bueno.» Aquí el escritor bíblico sigue en la misma línea de Salomón. Necesitamos examinar todo lo que escuchamos o vemos, y retener solo lo que es bueno y verdadero. Es importante cuestionar y verificar la información antes de aceptarla como verdadera.

Cómo verificar información en la red

A continuación, quiero dejarte algunos consejos que pueden ser útiles para verificar informaciones en las redes sociales, internet o inclusive en tus conversaciones interpersonales.

Verifica la fuente: A menudo, las noticias falsas provienen de fuentes poco confiables o desconocidas. Perfiles anónimos o con pocos seguidores. Si la fuente no es reconocida, investiga quien está detrás de la historia y considera si quien está publicando es conocido por publicar informaciones precisas.

Lee más allá del titular: Cuidado, los titulares sensacionalistas son diseñados para atraer la atención de los lectores distraídos y pueden no reflejar adecuadamente el contenido real de la historia. Mi consejo es que leas la historia completa antes de compartir o comentar.

Busca fuentes adicionales: Si una historia parece increíble o poco probable, busca fuentes adicionales que puedan corroborarla. Las historias verdaderas suelen ser reportadas por varias fuentes independientes.

Verifica los hechos: Si estás leyendo algo que parece demasiado bueno para ser verdad, verifica los hechos. Busca evidencia que respalde la historia y considere si hay una explicación lógica para lo que se está informando. A veces una llamada telefónica para confirmar información seria fundamental.

Sé escéptico con lo que lees en las redes: En general, es importante ser escéptico con las noticias que se comparten en las redes sociales. Todo necesita ser verificado.

Te puedes estar preguntando, ¿cómo hago para chequear las informaciones? Aquí te dejo algunas ideas.

Busca en Google: Puedes buscar en Google el título o el tema de la historia para ver si hay más informaciones en otros lugares. Si no puedes encontrar información confiable en otras fuentes, es posible que la historia sea falsa.

Verificar con sitios de verificación de hechos: Hay organizaciones de verificación de hechos que se dedican a verificar la precisión de las noticias y la información. Estos sitios, como Snopes y FactCheck.org, pueden ayudarte a determinar si una historia es verdadera o falsa.

Comprobar los detalles: A menudo, las historias falsas contienen detalles inexactos o exagerados. Si hay detalles específicos en la historia, comprueba si son precisos antes de compartir la historia.

Buscar corroboración: Si una historia parece inverosímil, busque otras fuentes que puedan corroborarla. Si no puedes encontrar evidencia que respalde la historia, es posible que no sea cierta.

Consulta con especialistas: Si la información trata sobre un tema en particular, puedes buscar la opinión de expertos en el campo para ver si la historia es precisa.

Como cristianos tenemos la responsabilidad bíblica y social de hablar con la verdad, de compartir la verdad y comparar con la verdad todo lo que pueda ser mentira o engañoso. Cuando seguimos este principio de buscar la verdad, estamos siguiendo el ejemplo Jesús, Aquel que dijo que Él mismo es la VERDAD y la VIDA. (Juan 14:6)

Piensa en esto y sé alguien que comparte la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Que Dios te use en el lugar donde estés.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA