MUERTE EN UN MUNDO PECAMINOSO

Tiempo de lectura: 2 minutos

 

 

 

Cuando  todos los ángeles se inclinaron  ante él para reconocer su supremacía, gran autoridad y derecho de gobernar, se inclinó con ellos, pero su corazón estaba lleno de envidia y odio. Cristo formaba parte del consejo especial de Dios para considerar sus planes, mientras Lucifer los desconocía. No comprendía, ni se le permitía  conocer los propósitos de Dios. En cambio, Cristo era reconocido como Soberano del Cielo, con poder y autoridad  iguales a los de Dios. Lucifer creyó que él era favorito en el cielo entre los ángeles. Había sido sumamente exaltado, pero eso no despertó en él ni gratitud ni alabanzas a su Creador. Aspiraba llegar a la altura de Dios mismo. Se glorificaba en su propia exaltación … Había  estado cerca del gran Creador y los persistentes rayos de la gloriosa luz que rodeaban al Dios eterno habían resplandecido especialmente sobre él. Pensó en cómo los ángeles habían obedecido sus órdenes con placentera celeridad. ¿No eran sus vestiduras brillantes y hermosas? ¿Por qué había que honrar a Cristo más que a él? (La historia de la redención, p. 14).

En medio  del huerto, cerca del árbol  de la vida, se alzaba el árbol del conocimiento del bien y del mal, destinado  especialmente  por  Dios  para ser una prenda  de la obediencia,  la fe y el amor  de Adán  y Eva hacia él. Refiriéndose a este árbol, el Señor ordenó  a nuestros primeros  padres que no comieran de él, ni lo tocaran, porque si lo hacían morirían. Les dijo que podían  comer  libremente de todos  los árboles  del huerto, menos  de este, porque  si comían  de él seguramente morirían.

Cuando  Adán  y Eva fueron  instalados en el hermoso  huerto,  tenían todo cuanto  podían desear para su felicidad. Pero Dios, para  cumplir  sus omniscientes designios, quiso probar  su lealtad antes que pudieran ser considerados  eternamente fuera de peligro. Habían  de disfrutar de su favor, y él conversaría con ellos, y ellos con él. Sin embargo, no puso el mal fuera de su alcance. Permitió que  Satanás los tentara. Si soportaban la prueba gozarían del perpetuo favor de Dios y de los ángeles del cielo (La historia de la redención, p. 24).

La gran controversia entre el error y la verdad, entre la luz y las tinieblas, entre el poder de Dios y las usurpaciones que ha intentado el enemigo de toda justicia, es ciertamente un espectáculo que merece atraer la atención de todos los mundos. El que exista una tal controversia  como  resultado  del pecado,  y que  ella haya de pasar por  diversas  etapas,  para  terminar al fin en  forma  que redunde para  la gloria  de  Dios  y la mayor  exaltación de  sus siervos leales, es algo tan  seguro  como que la Biblia es una comunicación de Dios  a los hombres …

Una  época tal es la actual,  puesto que  todo  indica  que podemos albergar la esperanza  de que este largo conflicto  se acerca a su fin (Historia de los patriarcas y profetas, p. 5 ).

#NotasdeElenaGWhite
#RadioJovenAdventista
#MeditacionesDiarias

Notas de Ellen G. White para la Escuela Sabática 2022.
4to. Trimestre 2022 «¿QUÉ ES EL HOMBRE? “LA VIDA ETERNA: LA MUERTE Y LA ESPERANZA FUTURA”»
Lección 2: «MUERTE EN UN MUNDO PECAMINOSO»
Colaboradores: Wilber Valero & Esther Jiménez

 

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA