Mirar a Jesús en oración

Blog marzo 27, 2021
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado.

Juan 3:14

Por todo el campamento de Israel había dolientes y moribundos que habían sido picados por el aguijón mortal de las serpientes. Pero Jesucristo habló desde la columna de nube y dio instrucciones por medio de las cuales el pueblo podía ser sanado. Se hizo la promesa de que cualquiera que mirase a la serpiente de bronce, viviría; y se cumplió la promesa en los que la miraban. Pero si alguno decía: “¿Qué bien me hará mirar? Moriré ciertamente bajo el aguijón mortal de la serpiente”; si continuaban hablando de su herida mortal y declaraban que su caso era desesperado y no llevaban a cabo ese sencillo acto de obediencia, morirían. Pero cada uno que la miraba, vivía… SSJ 28.2

Ahora nuestra atención se dirige al gran Médico: “He aquí el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo”. Juan 1:29. Igualmente, mientras miremos nuestros pecados y hablemos de ellos, y deploremos nuestra miserable condición, permanecerán nuestras heridas y podridas llagas. Nuestra alma encuentra esperanza y paz cuando quitamos la vista de nosotros mismos y la fijamos sobre el Salvador levantado. El Señor nos habla por su Palabra y nos ordena: “Miren y vivan”. “El que recibe su testimonio, éste atestigua que Dios es veraz. Porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla; pues Dios no da el Espíritu por medida. El Padre ama al Hijo, y todas las cosas ha entregado en su mano. El que cree en el Hijo, tiene vida eterna”. Juan 3:33-36. SSJ 28.3

Hay razones por las que deberíamos animarnos a esperar la salvación de nuestra alma. En Jesucristo se hizo toda la provisión para nuestra salvación. No importa cuáles hayan sido nuestros pecados y defectos, hay un manantial abierto en la casa de David para la purificación del pecado y la inmundicia. Zacarías 13:1. “Venid luego, dirá Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la gana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana”. Isaías 1:18. Esta es la palabra del Señor. ¿La aceptaremos? ¿Creeremos en él?—The Signs of the Times, 2 de abril de 1894. SSJ 28.4

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario