Miércoles 20 de Octubre de 2021 | Matutina para Mujeres | En manos del alfarero – I

Matutinas octubre 20, 2021
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

En manos del alfarero – I

“Ustedes son en mis manos como el barro en las manos del alfarero” (Jer. 18:6).

El trabajo del alfarero es una artesanía que solo necesita dos ma­nos hábiles y un poco de barro o arcilla. Tal vez pensemos que esta materia prima no es de gran valor, pues se encuentra en cualquier suelo; sin embargo, posee cualidades que la hacen útil para el arte de la alfarería. 

Durante mi niñez, pude ver la fabricación de hermosas vasijas y de otros utensilios realizados con barro por hombres y mujeres de perfil sencillo, pero expertos en modelar, plasmar, apretar y dar forma a un pedazo de barro aparentemente insignificante. 

El comienzo del proceso no es tan sencillo. El barro está duro y lleno de impurezas. El artesano aplica fuerza, saca con pinzas las impurezas y, poco a poco, ese lodo duro y sucio se hace moldeable y suave; entonces, comienza a tomar la forma de lo que llegará a ser. 

En la Biblia encontramos una referencia hermosa en cuanto a este oficio; leemos: “Palabra de Jehová que vino a Jeremías, diciendo: ‘Levántate y des­ciende a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras’. Descendí a casa del alfarero, y hallé que él estaba trabajando en el torno. Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en sus manos, pero él volvió a hacer otra vasija, según le pareció mejor hacerla” (Jer. 18:1-4). En este relato, Dios se personifica como el alfarero, y a ti te compara con el barro. Es un trabajo entre él y tú. Él tiene el sueño de que llegues a ser una hermosa vasija donde el Espíritu Santo pueda ser derramado. Trabaja en tu mente y en tu corazón, aplicando fuerza amorosa para quitar de ti la soberbia y el orgullo, hasta que te convier­tas en alguien dócil a su voz y su conducción. Entonces, surge de ti esa obra de arte, admirada por los que te rodean y preparada para decorar los her­mosos espacios del palacio del Rey. 

En este proceso, lo único que debes hacer es rendir tu voluntad sin reser­vas; rendirte en sus manos para que él trabaje en ti. En medio del dolor y la aflicción por ser removida de tus deseos incorrectos, de tu falta de fe y de tantas otras cosas, no pierdas el ánimo. Confía en el alfarero divino; él tiene un molde exclusivo para ti y, cuando el proceso termine, sin duda alabarás su nombre.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario