Miércoles 13 de Julio de 2022 | Matutina para Mujeres | Fiel y Verdadero

Matutinas julio 9, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

Fiel y Verdadero

“Este es el mensaje de aquel que es el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la nueva creación de Dios” (Apoc. 3:14, NTV).

La vida de Lisa Appelo cambió radicalmente en el verano de 2011. Ese verano había comenzado como cualquier otro: ella y su marido, Dan, trataban de coordinar los miles de deportes y actividades de sus siete hijos. Sin embargo, una madrugada Lisa se despertó y notó que su marido respiraba con dificultad. Ella trató de despertarlo, pensando que Dan tenía una pesadilla, pero no lo consiguió. Inmediatamente, Lisa comenzó a hacerle RCP y le pidió a uno de sus hijos que llamara al 911. La ambulancia llegó en cuestión de minutos y llevó a Dan y a Lisa al hospital. Cerca de las 4:30, un doctor se acercó a Lisa para explicarle que habían hecho todo lo posible, pero no habían logrado salvar a su marido. “Es difícil explicar lo que sentí”, me dijo Lisa meses atrás, mientras me contaba su historia. “Sentí que alguien me había arrancado la mitad del cuerpo y me había dejado ahí colgando… Pensé en mi hija menor, de cuatro años, que crecería sin su papá… Lloré pidiéndole a Dios que tuviera misericordia de nosotros”.

“Dios se reveló a sí mismo durante mi duelo, de una manera que no hubiera entendido en los días felices”, me dijo Lisa. Ella comenzó a orar usando las palabras del Salmo 68: “Padre de los huérfanos, defensor de las viudas, este es Dios” (vers. 5, NTV). Entonces, Lisa se acercó a Dios con las preguntas que normalmente le haría a Dan cuando no sabía qué decisión tomar como madre. “Poco después de que Dan falleciera, dos de mis hijos fueron invitados a ir a un viaje a esquiar, con todo pago. Pero yo no conocía muy bien a los adultos que organizaban este viaje y me sentía insegura. Mi reacción inicial era decir que no, pero decidí orar. Mientras oraba, recibí la paz de Dios que me inundó y los dejé ir… Cuando regresaron y me contaron cuán fantástico había sido el viaje, me di cuenta de que Dios lo había usado para darles un respiro en medio de todo nuestro duelo”. Con cada pequeña y gran decisión, Lisa continuó acercándose a Dios y recibiendo la sabiduría que necesitaba. “Vivo basada en las promesas de Dios, aunque no las vea y no entienda lo que sucede… Dios es Fiel y Verdadero, y él solo puede ser así; no cambia”.

Señor, aun cuando todo se desmorona a mi alrededor, tú permaneces fiel. Tu amor nunca me abandonará. Tu gracia me acompañará todos los días de mi vida.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?