Miércoles 07 de Septiembre de 2022 | Matutina para Menores | La abuela Moses

Tiempo de lectura: 2 minutos

La abuela Moses

“Sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia” (Santiago 1:3, RVR 95).

Anna Mary Robertson Moses nació en 1860 en una familia de diez hermanos en una granja en los Estados Unidos. Ella tuvo una infancia feliz. Le gustaba mucho dibujar, y su padre la alentaba a ella y a sus hermanos cuando hacían algo hermoso. A los doce años comenzó a trabajar en otra granja por una paga. Más tarde, con solo veinte años, se casó con un agricultor y, a lo largo de su vida, tuvo diez hijos. ¡Puedes imaginarte que no tenía demasiados ratos libres! Si bien siempre le gustó el arte, le era difícil encontrar momentos en los cuales bordar, algo que le gustaba mucho.

Pasó el tiempo, los hijos de la abuela Moses crecieron, y ella se encontró con que ahora sí tenía tiempo para bordar. Sin embargo, sus manos no la ayudaban, pues tenía artritis. ¿Crees que se desanimó? ¡De ninguna manera! Comenzó a pintar escenas del campo, donde había vivido toda su vida.

Anna Mary ya había pintado un poco antes, pero parecía que siempre había algo más que hacer. Con tantos hijos y el trabajo de la granja, puedes imaginarte que no le sobraba ni un minuto. Me la imagino sentada, lista para comenzar, con todas sus pinturas; pero el bebé lloraba, se derramaba la leche o había que intervenir en una pelea de hermanitos. Y Anna Mary, pacientemente, tenía que dejar lo que quería hacer e ir donde se la necesitaba.

Por eso, si bien había pintado algunas pequeñas cosas antes, recién a los setenta años la abuela Moses pudo comenzar a pintar de verdad. Al poco tiempo, un experto en pinturas descubrió sus cuadros en una tienda, y Anna Mary se hizo famosa. ¡Sus cuadros se vendieron incluso en Europa y Japón! Más tarde, el gobernador de Nueva York declaró el 7 de septiembre como el Día de la abuela Moses. ¿Qué es lo que hizo que la abuela Moses fuera tan reconocida? Fue su perseverancia. Ella nunca se dio por vencida, siempre creyó que en algún momento podría realizar su sueño.

¿Has pensado cuáles son tus sueños? ¿Qué es lo que quieres lograr en esta vida? Quizá sea ser una maestra, una doctora, un ingeniero, un pastor. Recuerda que puedes realizar lo que te propongas si prosigues con paciencia y perseverancia hacia la meta. Pon tus sueños en las manos de Dios, y él te guiará hasta que se hagan realidad. Aunque parezca que hay que esperar mucho, como la abuela Moses, persevera y triunfarás.

Cinthya

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA