Matutina para Mujeres | Domingo 24 de Marzo de 2024 | Acércate. Solo así conocerás los porqués

Tiempo de lectura: 2 minutos

Acércate. Solo así conocerás los porqués

“La gente es difícil de odiar vista de cerca. Acércate”. Brené Brown

Hablábamos ayer de la importancia de aceptarnos los unos a los otros tal como somos, sin pretender cambiar a nadie para fabricarnos “pares” a nuestra imagen y semejanza. Pero la Biblia no solo dice que debemos aceptarnos (Rom. 15:7), sino que va mucho más allá: “Yo [Jesús] les digo: Amen a sus enemigos, y oren por quienes los persiguen. Así ustedes serán hijos de su Padre que está en el cielo. […] Porque si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué premio recibirán? […] Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? Hasta los paganos se portan así” (Mat. 5:44-47). Ser cristiana es un nivel más elevado que ser pagana, y por lo tanto requiere una visión muy superior de la vida, de la conducta y de las relaciones interpersonales.

Se cuenta que un rey tenía envidia del sabio del reino. A pesar de su poder y de que todos le rendían pleitesía, no podía soportar que la gente admirara más al sabio que a él. Un día, urdió un plan: organizaría una cena a la cual invitaría al sabio y, al finalizar, lo llamaría al centro del salón y le preguntaría: “¿Cuándo vas a morir?”. Si decía cualquier otra cosa que no fuera “hoy”, el rey sacaría su espada y lo mataría. Los presentes sabrían así que el sabio no era tan sabio. Sin embargo, la respuesta del sabio fue: “Moriré un día antes que usted”.

El rey quedó en silencio al darse cuenta de que se había equivocado; ahora, su odio era aún mayor.

Pensando que tal vez le ocurriría algo trágico al sabio de camino a casa, el rey le pidió que pasara la noche en palacio. “Será un honor”, aceptó el sabio. Por la mañana, el rey le pidió que asistiera al consejo, y el sabio aceptó, y lo ayudó a tomar mejores decisiones que las que solía tomar. Así se estableció una rutina diaria de pasar tiempo juntos y conversar sobre los asuntos de la corte. Pasados los meses y los años, el rey llegó a considerar a aquel hombre, a quien antes odiaba, como su mejor amigo. Confiaba más en él que en ninguna otra persona.35

Eso pasa a veces cuando conocemos mejor a los demás. Acércate, pues, a ellos; al conocerlos más de cerca, quizás entiendas sus porqués. Pero antes de dar ese paso, da el paso previo: acércate a Dios. Así es como todo tiene sentido.

“Amen a sus enemigos” (Mat. 5:44).

35 Jorge Bucay, Cuentos para pensar (México D. F.: Océano, 2009), pp. 33-39.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA