Matutina para Menores | Martes 05 de Diciembre de 2023 | Diligencia versus negligencia

Tiempo de lectura: 2 minutos

Diligencia versus negligencia

“El perezoso desea y no consigue; el que trabaja, prospera” (Proverbios 13:4).

El libro de Proverbios habla acerca de la gente perezosa o floja, que no le gusta esforzarse. Estas son algunas de las actitudes que caracterizan al perezoso (26:13-16):

Dice el perezoso: “En la calle hay un león al acecho”. El perezoso gira en la cama como la puerta gira en sus bisagras.

“Mete la mano en el plato, pero luego es incapaz de llevársela a la boca”.

“Se cree más sabio que siete personas que saben responder”.

Dios concedió el trabajo como una bendición para el ser humano, aunque en la actualidad muchos procuran denigrarlo, otros lo consideran una maldición y unos más desean ganar mucho dinero con el menor esfuerzo.

Nunca fue la intención de Dios que el trabajo sea visto como maldición. ¿Sabes cómo se originó el trabajo? En el jardín del Edén. El trabajo de Adán y Eva era cuidar y cultivar la tierra (Gén. 2:15). Cuando Dios los sacó del jardín, les ordenó trabajar no por treinta o cuarenta años, sino toda su vida (3:19). Por otra parte, si te fijas, el cuarto mandamiento además de recordar el día de descanso (sábado) también ordena trabajar seis días. Desobedecemos el mandamiento cuando no descansamos el sábado, así como cuando no trabajamos los seis días (Éxo. 20:9).

Y quizás pienses, pero yo soy un niño, y los niños no trabajan. Eso es cierto, pero ¿sabes qué? El trabajo no solo se refiere a las tareas que haces para recibir una paga. También puedes hacer las labores de la casa, como tender tu cama, mantener tu ropa, juguetes y libros ordenados, cuidar de tu mascota, lavar el auto, regar las plantas, etc. Todas estas labores te ayudan a desarrollar tus capacidades y te preparan para que en el futuro seas una persona confiable y estés listo para nuevas y más grandes responsabilidades. Por ejemplo, José fue fiel a su labor, eso lo preparó para gobernar Egipto. David fue eficiente al cuidar sus rebaños y llegó a ser rey de Israel. Josué fue fiel a Moisés y se convirtió en su sucesor.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA