Matutina para Menores | Lunes 13 de Noviembre de 2023 | La recompensa de Mardoqueo

Tiempo de lectura: 2 minutos

La recompensa de Mardoqueo

“Entonces el rey se quitó el anillo que había recobrado de Amán, y se lo dio a Mardoqueo. Ester, por su parte, lo nombró administrador de todos los bienes que habían sido de Amán” (Ester 8:2).

Después de que Ester fuera elegida reina, ocurrió algo que marcaría la vida de Mardoqueo para siempre. Un día mientras él estaba sentado a la puerta del palacio, oyó hablar a dos oficiales de la guardia real, llamados Bigtán y Teres; estaban muy enojados y planeaban matar al rey Asuero. Mardoqueo se lo contó a la reina Ester, y ella se lo comunicó al rey. Cuando el rey descubrió que era cierto, los dos oficiales fueron condenados. Este hecho se escribió en el libro donde se registraba la historia de la nación.

Tiempo después, una noche en que el rey no lograba dormir, pidió que le trajeran ese libro. Al leerlo, se dio cuenta de que lo que hizo Mardoqueo le salvó la vida. “Entonces el rey preguntó: ‘¿Qué recompensa y honor ha recibido Mardoqueo por esta acción?’. ‘Nada absolutamente’, respondieron sus funcionarios” (6:3). Inmediatamente, el rey mandó llamar a Amán y le preguntó: “¿Qué debe hacerse al hombre a quien el rey quiere honrar?”.

Amán –pensando que el rey quería honrarlo a él– le dijo: “Para ese hombre deberá traerse la misma túnica que usa Su Majestad, y un caballo de los que Su Majestad monta, que lleve en su cabeza una corona real. […] Uno de los más grandes personajes del gobierno […] lo [conducirá] a caballo por la plaza de la ciudad, gritando delante de él: ‘¡Así se trata al hombre a quien el rey quiere honrar!’ ” (vers. 7-9). Entonces el rey le ordenó: “Pues date prisa, toma la túnica y el caballo, tal como has dicho, y haz eso mismo con el judío Mardoqueo” (vers. 10).

¡Asombroso! Todo lo bueno que Amán deseaba que le sucediera, le sucedió a Mardoqueo; y todo lo malo que Amán deseaba para Mardoqueo, le ocurrió al propio Amán. Finalmente, el rey Asuero le dio a Mardoqueo el cargo de Amán. Esto nos demuestra que el odio y la maldad no conducen a nada bueno, y que Dios recompensa a quienes actúan con justicia y bondad.

¿Te gustaría ser como Mardoqueo?

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA