Matutina para Menores | Lunes 11 de Diciembre de 2023 | Dejar libre al culpable

Tiempo de lectura: 2 minutos

Dejar libre al culpable

“Perdonar al culpable y condenar al inocente son dos cosas que no soporta el Señor” (Proverbios 17:15).

Imagina que estás en un juicio. La persona acusada es culpable de algún delito y tú lo sabes. Es más, sabes que esa persona no está arrepentida por haber actuado mal y no desea cambiar de actitud. Ahora imagina que el juez lo declara inocente y queda libre para seguir cometiendo maldades a otras personas. ¿Cómo te sentirías? ¿No sería esto muy injusto?

Ahora imagina que estás en otro juicio y sabes que el acusado es inocente. Alguien le tendió una trampa para que él pagara el castigo por un delito que cometió otra persona. Finalmente, el juez lo declara culpable. ¡Qué injusticia! ¿Verdad?

Por más que parezca una ficción, estas situaciones a veces ocurren, ya sea por soborno a las autoridades, información falsa proporcionada por la policía, testigos comprados, confesiones obtenidas a la fuerza, alteración de pruebas, o informantes de quienes se reserva su identidad por cuestiones de seguridad. Ciertamente, en el mundo la maldad y la injusticia son muy comunes.

Dios aconsejó a los antiguos jueces de Israel diciendo: “Mantente al margen de cuestiones fraudulentas. No le quites la vida al que es inocente y honrado, porque yo no absuelvo al malvado” (Éxo. 23:7, NVI). ¿Quitarle la vida a un inocente? ¿A qué te recuerda? ¡Así es! a la muerte de Jesús. Él era verdaderamente inocente, nunca cometió ningún pecado; sin embargo, decidió entregar su vida para que fuéramos perdonados. Pablo dice: “Cristo no cometió pecado alguno; pero por causa nuestra, Dios lo hizo pecado, para hacernos a nosotros justicia de Dios en Cristo” (2 Cor. 5:21). Para los que aceptamos a Jesús, por la fe, él nos declara justos y dignos de estar en su presencia.

Pero si alguien decide no arrepentirse para ser perdonado y, con la ayuda de Dios, abandonar el pecado, está rechazando la oportunidad de la salvación. Acepta el perdón de Dios cada día y camina con él hoy.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA