Matutina para Jóvenes | Jueves 11 de Mayo de 2023 | Progresa adecuadamente

Tiempo de lectura: 2 minutos

Progresa adecuadamente

Habla a toda la congregación de los hijos de Israel y diles: Santos seréis, porque santo soy yo, Jehová, vuestro Dios. Levítico 19:2.

Se piensa que un santo es alguien que no tiene nada que ver con la realidad. Ya sea porque se considere que es un ser que no está en la Tierra (se encuentra en el más allá) o porque está en la Tierra, pero como si no estuviera (se considera más allá). A la luz de la Biblia, un santo es una persona especial gracias a otra Persona, y que procura tener la actitud adecuada para parecerse cada día más a esa Persona. No hace falta morir para ser santo, ni aislarse del mundo. Es más, todos los creyentes debiéramos ser santos. ¿Por qué? El estar con Dios, vivir con Cristo, nos hace mejores.

Permíteme que lo compare con el entorno de la escuela. En el cristianismo todo el mundo tiene matrícula gratis, una beca que le cubre todo, un Maestro excepcional y la posibilidad de alcanzar muchas y muy buenas competencias. ¿Qué se necesita? Interés. Con interés recibiremos, de tanto en tanto, un retorno de nuestros avances. A veces la nota nos sugerirá que debemos intentarlo de nuevo; no hay problema, si tienes interés tendrás todas las oportunidades que necesites. Lo mejor es cuando lees en tu nota “Progresa Adecuadamente”, porque quiere decir que vas por buen camino.

Dios, además, nos ha colocado unos indicadores para hacer nuestras autoevaluaciones. Dice en Miqueas 6:8: “¿Y qué es lo que demanda el Señor de ti, sino solo practicar la justicia, amar la misericordia, y andar humildemente con tu Dios?” Fíjate en que no dice ser justo (algo imposible para nosotros), ni ser misericordioso ni ser humilde. Propone que practiquemos la justicia. No hay nada mejor que unas prácticas para saber si sabes o no, si tienes las competencias o no te aclaras. La justicia es el cada día en la Nueva Tierra y, por esa razón, debemos conocer el tema perfectamente. El segundo indicador es si nos gusta de verdad querer a los demás (“misericordia”, en el original, también significa “amor”). Es decir, ¿amas el amor? El amor es el principio que rige el universo y es un conocimiento básico que debes interiorizar. Tercero, tener una conducta de humildad. El egoísmo y el orgullo formaron parte del desastre en el que vivimos. Reconocer a Dios como Soberano y Señor de mi vida es volver al origen, al mundo sin pecado. Comprenderás entonces su importancia.

Y todo “con tu Dios”, porque el Señor es nuestro Tutor y se preocupa porque progresemos adecuadamente. Y lo haremos junto a él, lo ha prometido.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA