Matutina para Adultos | Miércoles 01 de Noviembre de 2023 | “Gracias a Cristo que me fortalece”

Tiempo de lectura: 2 minutos

“Gracias a Cristo que me fortalece”

“A todo puedo hacerle frente, gracias a Cristo que me fortalece” (Filipenses 4:13, DHH).

En 1903 Elena de White tenía setenta y seis años de edad y cincuenta y nueve de ministerio, y ya había escrito veintidós libros. Entre ellos estaban éxitos de ventas como El conflicto de los siglos y El camino a Cristo. Uno esperaría que la señora White estuviera disfrutando de una merecida jubilación y que sus necesidades económicas estuvieran resueltas, sin embargo, el 19 de julio de ese año, escribió una carta a su hijo Edson en la que le expresaba que tenía “una gran carencia de recursos, que no tenía dinero en el banco y que su cuenta estaba sobregirada. Y luego agregó: ‘Espero que me llegue pronto algún dinero’ ” (Manuscritos inéditos, t. 6, p. 144).

A pesar de la crisis financiera que estaba atravesando, no encontramos en la carta ninguna queja de la señora White con respecto a la providencia divina. En los párrafos siguientes, ella expresó su gratitud porque su salud estaba bien, porque podía disfrutar de buen apetito y de un baño con agua fría o caliente. Y luego agregó: “Doy gracias al Señor por la buena salud que gozo. Le agradezco que haya preservado mi capacidad de raciocinio. Sé que este es un milagro obrado por su misericordia” (Carta 150, 1903). Al final de su vida, la condición financiera de la señora White mejoró, pero su salud empeoró.

Muchos de nosotros quizá nos identificamos con lo que vivió Elena de White. Vemos nuestra vida oscilando entre la abundancia y la necesidad. Habrá momentos en que gozaremos de dinero más que suficiente, y otros en los que nos encontraremos sin dinero, pero en todos hemos de creer que Dios está con nosotros para fortalecernos. Pablo les dijo a los hermanos de Filipos: “He aprendido a contentarme con lo que tengo. Sé lo que es vivir en la pobreza, y también lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a hacer frente a cualquier situación, lo mismo a estar satisfecho que a tener hambre, a tener de sobra que a no tener nada. A todo puedo hacerle frente, gracias a Cristo que me fortalece” (Fil. 4:11-13, DHH).

Como Elena de White, tú también pasarás por etapas de abundancia y necesidad, salud y enfermedad, vida y muerte… y Cristo te dará fuerzas para vivirlas con fe. A todo puedes hacerle frente con Cristo: tanto a la salud y la abundancia, con las tentaciones que presentan, como a la necesidad, la enfermedad y la muerte. Eso, de por sí, es un maravilloso milagro.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA