Matutina para Adultos | Jueves 04 de Julio de 2024 | El Dios de la resurrección

Tiempo de lectura: 2 minutos

El Dios de la resurrección

“El Señor mismo, con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, descenderá del cielo. Entonces, los muertos en Cristo resucitarán primero” (1 Tesalonicenses 4:16).

El poder que obró en Cristo para resucitarlo de la muerte fue la piedra de toque del mensaje cristiano. Después de la resurrección, muchas de las enseñanzas del Maestro tuvieron sentido para sus discípulos, que se encontraban en aquellos momentos abatidos y sin esperanza. La resurrección es, tanto para ellos entonces como para nosotros hoy, la más preciosa esperanza.

La resurrección de Cristo libró a los discípulos del gran desengaño que habían sufrido por causa de la crucifixión. La debilidad, la confusión y la crisis de fe que experimentaron al ver a su Maestro morir en la cruz como un criminal se transformó, gracias a la resurrección, en valentía para salir a testificar por todas partes. De ser un minúsculo grupo escondido, pasaron a ser un movimiento creciente que alcanzó a todo el mundo conocido. Hasta la resurrección de Cristo, ninguna persona o grupo religioso había podido ofrecer una solución al problema de la muerte; pero ahora, los discípulos de Jesús tenían un líder Mesías que había vuelto a la vida después de haber muerto.

La resurrección de Cristo es poderosa y extraordinariamente sobresaliente. Para Satanás, fue su golpe de gracia, su sentencia de fracaso rotundo, su pista para entender que había sido definitivamente derrotado. Por eso el enemigo trata de tergiversar esta doctrina o de enterrarla en la ignorancia, para que perdamos de vista el maravilloso poder de Dios para hacer resucitar a los muertos en su segunda venida.

Desde el mismo día en que Cristo resucitó, el enemigo de las almas ha trabajado para que no se conozca la noticia y para tergiversarla. Pero así como la tumba no pudo sujetar a Cristo, tampoco ha sido posible impedir que la iglesia se mantenga predicando a Cristo y a este crucificado, resucitado y próximo a venir. Dios quiere que creamos en su resurrección y que hablemos de ella a todo el mundo, porque este mensaje es una fuente incomparable de esperanza para quien lo recibe. El mismo poder que levantó a Cristo de los muertos obrará para resucitar a todos los que creemos en él.

El Jesús resucitado volverá por segunda vez, dará una orden, hará sonar la trompeta, y en ese instante los muertos en Cristo resucitarán. ¡Ven pronto, Señor Jesús!

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA