Martes 31 de Enero de 2023 | Matutina para Menores | Amigos de Dios

Tiempo de lectura: 2 minutos

Amigos de Dios

“El Señor pensó: ‘Debo decirle a Abraham lo que voy a hacer, ya que él va a ser el padre de una nación grande y fuerte’ ” (Génesis 18:17, 18).

Es evidente que Abraham y Dios eran muy buenos amigos. Tres versículos de la Biblia resaltan la estrecha relación entre ellos (2 Crón. 20:7; Isa. 41:8; Sant. 2:23). La amistad involucra pasar tiempo conversando con la otra persona. Descubrimos tres cualidades de esta amistad: compañerismo, información y compasión.

Abraham respondió al compañerismo al estar dispuesto a caminar con Dios. En Génesis 17:2, Dios le dijo a Abraham: “Anda delante de mí y sé perfecto”. El momento cuando Dios le hizo esta propuesta a Abraham tiene mayor significado, porque fue después de que Abraham y Sara habían tratado de ayudar a Dios a cumplir el pacto de darles un hijo. Es decir, Abraham había caminado, pero adelante de Dios; caminó por su propia cuenta y con sus propios planes. Pero Dios le recordó que debía volver a caminar a su lado.

También, Dios demostró su amistad hacia Abraham al informarle sus planes que tenían que ver con los intereses del patriarca. Antes de la destrucción de Sodoma y Gomorra, le informó lo que ocurriría. Abraham correspondió a la iniciativa divina, pues decidió enseñarles a todas las personas que vivían en su casa a obedecer las enseñanzas de Dios, a elegir lo correcto y lo verdadero (Gén. 18:19).

Por último, Dios demostró compasión hacia Abraham cuando salvó a su sobrino del caos de la maldad y de la destrucción de las ciudades. Hoy, tú también puedes elegir ser amigo de Jesús. Él siempre está dispuesto a acompañarte a todos lados; puedes hablar con él no importa dónde estés. Dios quiere compartir sus planes contigo, y decirte qué es lo mejor para ti. Y tú puedes contarles a tus amigos que Jesús muy pronto regresará por segunda vez a esta Tierra. Dios manifestará su cuidado compasivo hacia ti.

Cuando Jesús vivió aquí en la Tierra, habló del tipo de relación que quiere tener con nosotros: “Ya no los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo. Los llamo mis amigos, porque les he dado a conocer todo lo que mi Padre me ha dicho” (Juan 15:15).

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA