Martes 07 de Marzo de 2023 | Matutina para Mujeres | Hijos rebeldes

Tiempo de lectura: 2 minutos

Hijos rebeldes

Entonces todos los hombres de su ciudad lo apedrearán; y morirá, así quitará el mal de en medio de ti, y todo Israel oirá, y temerá. Deuteronomio 21:21.

Esta era la última disciplina a un hijo/a desobediente. Los padres tenían la responsabilidad de disciplinar severamente a un hijo rebelde, pero si no resultaba, debían entregarlo a las autoridades, quienes ejecutaban la sentencia de muerte. Para Dios, la disciplina de los hijos y la obediencia a los padres es un asunto de vida o muerte.

Una madre visitaba a su hijo en la cárcel. Estaba allí por homicidio. Había atropellado a un niño mientras escapaba de una patrulla que lo perseguía por pasarse un alto. El hijo reflexionó:

—No soy un asesino premeditado, estoy aquí porque me acostumbré a violar las leyes y a no respetar límites.

—¡Ay, hijo!, es que de niño te ponías tan difícil. Cuando te daba una orden, me desafiabas y hacías un berrinche que no soportaba, así que te dejaba hacer y deshacer con tal de que estuvieras calladito y complacido. Desde que tenías tres años, cuando yo te decía: “Cómete tus verduras para que crezcas sano y fuerte”, me decías: “¡Yo no quiero ser sano ni fuerte! No me importa, ¡déjame en paz!” Cuando te decía: “Recoge tu cuarto”, tú me respondías: “No voy a recoger nada. Si quieres, recógelo tú”.

Y así siguió la lista de lamentos. El hijo la interrumpió:

—¡Basta, mamá! Solo dime: ¿Cómo fue que ustedes, siendo adultos, le creyeron y obedecieron a un niño tan pequeño?

Si tu hijo/a estuviera a punto de caer por un precipicio y tú lo estuvieras sosteniendo de la mano, ¿lo sujetarías con todas tus fuerzas, o suavemente para que no le doliera? Sé responsable y apriétalo fuerte, con buena disciplina, y lo salvarás del precipicio de la vida en sociedad; pues, nadie a quien él dañe va a tenerle compasión. Si tú, que le diste la vida y lo amas, no soportas sus berrinches, ¿crees que los demás lo harán?

Una palabra a tiempo, un castigo que les duela, sin llegar al abuso, quizá deje una pequeña huella, pero crecerán seguros, sabiendo la diferencia entre el bien y el mal. Entenderán que si los cuidas y los educas, es por amor, y no porque te importa más tu comodidad y tu tiempo libre.

“Enséñenles a obedecer. Vean que su autoridad debe ser respetada. Esto quizá parezca entristecerlos un poco ahora, pero les ahorrará mucha desgracia en el futuro” (CN, p. 254).

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA