Lunes 21 de Noviembre de 2022 | Matutina para Menores | Hasta que la muerte los separe

Matutinas noviembre 17, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

Hasta que la muerte los separe

“Son muchos los que proclaman su lealtad, ¿pero quién puede hallar a alguien digno de confianza?” (Proverbios 20:6, NVI).

Bobby era el terrier de un policía. Ambos realizaban muchas piruetas juntos. Un día su dueño murió, pero Bobby jamás se apartó, ni en su funeral, ni en el cortejo fúnebre. En un acto de fidelidad, Bobby pasó el resto de sus catorce años de vida montando guardia sobre la tumba de su amo.

Lobito era un perro que se negaba a abandonar la tumba de su dueño en el cementerio. Los empleados del lugar lo echaron muchas veces, pero él siempre regresaba a la tumba de su dueño. Su historia fue escuchada por radio y varias personas decidieron donar comida para Lobito durante un año.

Fido era un perrito mestizo. Cada mañana acompañaba a su amo a la estación del tren, y a las 5:30 de la tarde Fido esperaba cada día su regreso.

Esta rutina fue interrumpida cuando su dueño fue reclutado en el ejército. Fido ya no iba en las mañanas, pero todas las tardes se presentaba puntualmente en la estación del tren, esperando el regreso de su amo, que nunca más volvió.

Canelo era el único compañero de su amo. Lo seguía a todas partes. Cada mañana caminaban juntos y, una vez a la semana, iban al hospital. Canelo lo esperaba pacientemente en la puerta hasta que saliera y luego regresaban a casa. Un día, el hombre entró muy enfermo y falleció. Canelo, como siempre, lo esperaba en la salida; pero su dueño nunca salió. El perro permaneció allí durante doce años esperando su salida. Ni el hambre ni la sed lo apartaron de la puerta. Con frío o calor, seguía acostado esperando a su amigo para ir a casa.

¿Qué tienen todas estas historias en común? Dios creó a estos animales con un instinto especial de lealtad hacia sus dueños. Esa lealtad los lleva a permanecer en cementerios, puertas de hospitales o estaciones de tren, esperando a sus amos, hasta el último día de sus vidas. Dios también nos creó para ser leales a las personas que amamos. En su plan los padres deben ser leales a sus hijos; y los hijos, a sus padres; debe haber lealtad entre esposos, entre hermanos y entre amigos, especialmente en los momentos difíciles.

Dios jamás abandona a los seres que ama. En cambio, “son muchos los que proclaman su lealtad, pero ¿quién puede hallar a alguien digno de confianza?” Tú y yo ¿somos leales y dignos de confianza?

Magaly

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario