Lunes 17 de Abril de 2023 | Matutina para Adultos | “Él enderezará tus veredas”

Tiempo de lectura: 2 minutos

“Él enderezará tus veredas”

“Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas” (Proverbios 3:6, RV60).

Cuenta el pastor chileno Rico Tice que, mientras oficiaba en un funeral, una anciana le hizo una pregunta que no ha podido olvidar: “Rico, ¿sabes qué es el fracaso?” Como el pastor no logró responder, la señora emitió su propia respuesta: “El fracaso es tener éxito en las cosas que no importan”. Ese episodio indujo al pastor Tice a dar la siguiente definición de éxito: “El éxito es escuchar ‘bien hecho’ de los únicos labios que importan”.⁷⁸ Estas definiciones no armonizan completamente con los esquemas que modelan nuestra civilización; sin embargo, creo que sería difícil, sobre todo para un creyente, rebatir lo dicho por el pastor Tice y la anciana.

Las Escrituras aluden a seres humanos que tuvieron éxito, pero que fueron unos fracasados; y a gente que fracasó, pero tuvo éxito. ¿No resulta eso un poco paradójico? Veamos un ejemplo: Jacob se había propuesto obtener la primogenitura por las buenas o por las malas. ¿Lo logró? ¡Por supuesto! Pero, al conseguir lo que quería, ¿fue exitoso? No, porque esa acción no armonizaba con la voluntad del Señor. Jacob fracasó al suponer que podía ser exitoso en la tierra sin contar con la aprobación del cielo.

Para Jesús, el verdadero éxito radica en estar presente cuando se pronuncien estas palabras: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré. Entra en el gozo de tu señor” (Mat. 25:21). Desde la perspectiva celestial, la persona genuinamente exitosa es la que se empeña en que cada una de sus acciones terrenales se enfoquen en lo que es importante para Dios y en tratar de que lo que hagamos tenga una etiqueta divina que diga: “Bien hecho”.

Pablo le dijo al joven Timoteo: “Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad” (2 Tim. 2:15). La aprobación divina ha de ser nuestra meta en todo lo que hagamos. El sabio Salomón declara: “Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus veredas” (Prov. 3:6, RV60); es decir, “ten presente al Señor en todo lo que hagas”, como lo expresa la versión bíblica Dios habla hoy.

A los que buscamos el éxito siguiendo los caminos torcidos de este mundo, el Señor nos ha prometido la mejor ruta si comenzamos a enfocarnos en lo que le importa al cielo. Si lo hacemos, muy pronto oiremos el único “bien hecho” que importa, el que saldrá de los labios de nuestro Padre.

78 Rico Tice, Faithful Leaders: And the Things That Matter Most (Surrey, Inglaterra: The Good Book Company, 2021), p. 15.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA