Linaje escogido 

Tiempo de lectura: 2 minutos

Mujeres y hombres han apoyado el trabajo pastoral y ayudado a la gente en los templos locales (Foto: Shutterstock)

Usted ya debe haber percibido que una iglesia solo tiene movimiento porque las personas, movidas por el Espíritu Santo, actúan. Porque las mujeres y los hombres dedican tiempo, influencia, esfuerzos y recursos para hacer que el evangelio sea real en la vida de los demás. 

Quien ayuda a liderar una iglesia paga el precio de eso, pues exige abnegación, compromiso y mucha responsabilidad. Pero también cosechas incontables bendiciones, incluyendo la de ver gente con un hermoso brillo en los ojos al descubrir el poder del evangelio, y la felicidad de quien tiene su fe fortalecida en cada una de nuestras reuniones. 

Lea también:

¿Cómo defines tu liderazgo?El poder de las relaciones

Gracias a Dios, muchos han abrazado el ancionato como oportunidad para el desarrollo espiritual. En Sudamérica, he visto a los más jóvenes, a los más experimentados, mujeres, hombres, todos unidos con los pastores para hacer una iglesia más viva, relevante y basada en la Palabra de Dios. 

Lo que ustedes han hecho, ancianas y ancianos, está en armonía con el ide proferido por Cristo en Mateo 28:19. Hacer discípulos no es solo preparar a otros para ampliar el alcance y vivir el evangelio. Hacer discípulos es incentivar el cuidado de todos los miembros hacia cada persona que visita nuestros templos; hacia cada persona que encontramos en las calles, en los hospitales, en una parada de autobús o incluso en una red social. 

El resultado del trabajo y dedicación de ustedes no se puede medir. Mi corazón se llena de gratitud al pensar en cada uno de ustedes, que diariamente se dejan ser usados por el Señor; por poner la misión divina antes de sus intereses personales; por invertir tiempo y convertirse en bendición a quienes los rodean. 

Dios tiene propósitos maravillosos para aquellos que le sirven y hacen de su vida un ministerio. Nunca olviden las palabras del apóstol Pedro en su primera carta, capítulo 2, versículo 9: «Vosotros sois linaje escogido.» 

¡Feliz Día del Ancianato!  
¡Que Dios los conserve firmes hasta Su breve regreso! 

Vea un homenaje a las ancianas y ancianos en el video abajo: 

Stanley Arco es pastor y el actual presidente de la Iglesia Adventista para ocho países de Sudamérica. 

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA