Líderes consideran cuestiones teológicas que enfrenta la iglesia

Blog octubre 25, 2021
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 12 minutos


El siguiente document fue enviado por la presidencia de la Asociación General. ~ Los editores

El mensaje y la misión estuvieron en primera fila del Concilio Anual de la Junta Directiva de la Asociación General de este año. Ese énfasis quedó muy claro el lunes 11 de octubre por la mañana, con el tema “Cuestiones teológicas que enfrenta la iglesia”, que incluye tres presentaciones a las que le siguió una discusión animada de casi una hora por parte de los miembros de la Junta Directiva desde diversas partes del mundo, que expresaron su sólido apoyo a las presentaciones y aprecio de la oportunidad de analizar esas importantes cuestiones.

Las presentaciones estuvieron a cargo del pastor Mark Finley, asistente del presidente para evangelismo, el doctor Artur Stele, uno de los vicepresidentes de la Asociación General, y el doctor Michael Ryan, asistente del presiente para iniciativas.

Michael Ryan, asistente del presidente para iniciativas, comparte su presentación “Gracia que es lo suficientemente grande”. [Fotografía: Brent Hardinge, Adventist Media Exchange (CC BY 4.0)]

Al introducir su tema, Finley enumeró diez cuestiones teológicas significativas que la Iglesia Adventista está enfrentando en el siglo XXI, a la vez que reconoció que se podrían agregar otras más. Su lista incluyó una serie de preguntas y respuestas:

1. La autoridad de las Escrituras

“¿Está la Biblia condicionada por la cultura?” “¿Tiene la Biblia autoridad en las ciencias, la profecía, las normas de estilo de vida y las doctrinas?”

Finley respondió: “Los adventistas aún creen que la Biblia es la palabra con autoridad e infalible de Dios”.

2. La identidad adventista

“¿Es la Iglesia Adventista del Séptimo Día un movimiento divino levantado por Dios para preparar a un pueblo para la venida de Cristo, o es meramente una de muchas denominaciones dentro del espectro de religiones?” “¿Quiénes somos y para qué existimos?”

Finley afirmó: “Los adventistas del séptimo día son un movimiento profético con un mensaje profético y una misión divina”.

3. La interpretación profética

Finley señaló que algunos dentro de la iglesia preguntan: “¿Son las profecías de Daniel y Apocalipsis aún relevantes en el siglo XXI, o necesitamos reevaluar nuestra comprensión profética? Al hablar sobre la base de múltiples décadas de experiencia, respondió: “Las profecías de Daniel y Apocalipsis hablan con creciente poder a una generación de los últimos días”.

4. La creación y la evolución

“¿Son los primeros once capítulos del Génesis una narración real histórica de eventos, o son tan solo una alegoría para explicar cómo hizo Dios las cosas hace mucho tiempo? ¿Marca alguna diferencia lo que uno cree sobre la creación del mundo y un diluvio universal?”

Al afirmar con solidez el relato bíblico, Finley declaró: “Una semana literal de la creación en siete días y la creación son un ancla para toda la Biblia y brindan significado a nuestra existencia”.

5. Jesús y las doctrinas

“Hay un movimiento creciente de adventistas jóvenes que tienen idea de que existe una distinción entre Jesús y las doctrinas”, dijo Finley. “Ven un énfasis en la doctrina como legalista y arbitraria. ¿Qué relación tiene Jesús con las doctrinas de las Escrituras?” Respondió: “Jesús y sus enseñanzas son inseparables. Aceptar plenamente a Cristo es aceptar plenamente las doctrinas que él enseñó”.

6. Cuestiones morales que se desvían de las Escrituras

El pastor Finley señaló que “los líderes de la iglesia están teniendo que hacer frente con cada vez mayor frecuencia a cuestiones tales como la convivencia prematrimonial, el divorcio no bíblico y el nuevo casamiento, además de los temas relacionados con la homosexualidad, el lesbianismo, las personas transgénero, etc.”. Preguntó entonces: “¿Es ser descortés y antipático adoptar una posición en contra de estas prácticas?” Después de afirmar que los adventistas del séptimo día tienen que seguir lo que la Biblia enseña, Finley declaró: “Los valores bíblicos y las claras instrucciones de Dios nos llaman a ser luces en un mundo de oscuridad y confusión moral”.

7. “Fatiga adventista”

Después de reconocer que, durante más de 175 años, “los adventistas han estado proclamando el pronto regreso de Cristo”, Finley realizó tres preguntas específicas: “¿Creemos aún que él vendrá pronto? ¿Es algo no bíblico predicar sobre la cercanía del regreso de Cristo a la luz del retraso de su venida? ¿Cómo podemos motivar a un movimiento para prepararse para el pronto regreso de nuestro Señor?”

Al animar a los que sufren de la “fatiga adventista” para que analicen otra vez las Escrituras, Finley afirmó: “Los adventistas aún creen que las Escrituras enseñan que la venida de Cristo está ‘más cerca que cuando creímos’”.

8. El santuario y el juicio investigador

“Desde los fines de la década de 1970 y comienzos de la década de 1980 ha habido un número creciente de voces en la comunidad erudita que han cuestionado la validez de 1844”, dijo Finley. “Muchos están cuestionando la idea de un santuario celestial. ¿Cómo se relacionará la iglesia con estas cuestiones?” Sobre la base de la Palabra de Dios, podemos afirmar que el juicio investigador y el santuario son creencias válidas y bíblicas, y que aún se encuentran en el corazón de la teología adventista, preparando a un pueblo para la venida de Cristo, expresó.

9. Elena G. White y la inspiración divina

Finley señaló la importancia de escuchar los consejos del espíritu de profecía y citó una carta escrita por Elena G. White en 1890:

“Se encenderá un odio satánico contra los testimonios. La obra de Satanás será perturbar la fe de las iglesias en ellos por esta razón: Satanás no puede disponer de una senda tan clara para introducir sus engaños y atar a las almas con sus errores si se obedecen las amonestaciones y reproches del Espíritu de Dios” (Carta 40, 1890, Mensajes selectos, t. 1, p. 55).

10. Una reimaginación del adventismo

En su punto final, Finley destacó “un cambio de énfasis en la adoración, desde un culto de base bíblica centrado en la Palabra que transforma la vida a una forma más emocional de adoración que se enfoca en satisfacer las necesidades percibidas por el “buscador” por medio de la música y breves historias a manera de sermones, en lugar de predicaciones bíblicas”.

Para contrarrestar esta “reimaginación”, Finley reafirmó que “los adventistas del séptimo día son un movimiento levantado por Dios con un mensaje divino y profético que llevar al mundo sobre la base de las Escrituras, y en la autoridad de las Escrituras que nos han guiado y dirigido”.

La autoridad de las Escrituras

La presentación de Artur Stele se refirió a la autoridad de las Escrituras y la cuestión de la hermenéutica, es decir, cómo leer y comprender la Biblia. Stele señaló cómo, desde un comienzo, Satanás ha instado a los seres humanos a que duden de la Palabra de Dios y ha cuestionado su autoridad. Satanás aún está usando esas mismas tácticas hoy día, dijo.

Durante la Edad Media, la Biblia solo estaba disponible en latín, y se requería que los sacerdotes la explicaran. Uno de los aspectos más poderosos de la Reforma, dijo Stela, fue hacer que la Biblia esté disponible a las personas en sus propios idiomas.

Hoy día, Satanás está atacando la Palabra de Dios de varias maneras, lo que incluye el método histórico-crítico de interpretación bíblica, que ve a la Biblia como condicionada por la cultura. Stele señaló que, en contraste, si bien “la Biblia está constituida cultural e históricamente, no está condicionada por la cultura o la historia”.

Al explicar el proceso de inspiración, Stele leyó del libro El conflicto de los siglos, p. 10: “Dios se ha dignado comunicar la verdad al mundo por medio de instrumentos humanos, y él mismo, por su Santo Espíritu, habilitó a hombres y los hizo capaces de realizar esta obra. Guio la inteligencia de ellos en la elección de lo que debían decir y escribir. El tesoro fue confiado a vasos de barro, pero no por eso deja de ser del cielo. Aunque llevado a todo viento en el vehículo imperfecto del idioma humano, no por eso deja de ser el testimonio de Dios; y el hijo de Dios, obediente y creyente, contempla en ello la gloria de un poder divino”.

Para los que usan un enfoque crítico y posmoderno a las Escrituras, el énfasis cambia del texto bíblico y el significado que procuró el autor al lector, que ahora determina cuál es el significado.

“En lugar de estar centrados en Dios, se nos invita a centrarnos en nosotros mismos”, dijo Stele. En lugar de preguntar: “¿Qué es la verdad?” o “¿Cuál es la voluntad de Dios?”, se anima a los lectores a que pregunten: “¿Qué es verdadero para mí?”

En contraste, Stele compartió la cita que dice: “Puede realizarse una gran obra presentando a la gente la Biblia tal como es” […]. Repetid a todos el mandamiento del Salvador: ‘Escudriñad las Escrituras’” (El evangelismo, p. 318). Stele instó entonces a todos los estudiantes fieles de la Palabra de Dios para que usen un enfoque centrado en Dios para leer y comprender las Escrituras.

Gracia lo suficientemente grande

En su presentación titulada “¿Cuán grande es la gracia?”, Michael Ryan señaló que algunos individuos dentro de las iglesias y las instituciones educativas adventistas afirman que “la teología de la Iglesia [Adventista] es oscura y jamás será aceptada por otras iglesias cristianas, jamás será adoptada por el mundo no cristiano, y jamás detendrá el éxodo de los jóvenes adventistas de la iglesia, y jamás otorgará verdaderamente a los miembros la libertad que otorga la Biblia, que ellos definen como un estilo de vida sin límites. Son voces que se están escuchando en nuestras iglesias e instituciones educativas. Se ven reflejadas en la encuesta mundial que mide las creencias distintivas que identifican a un remanente. Esta cultura insidiosa es real”, enfatizó.

Ryan explicó entonces de qué manera las creencias adventistas están llenas de la gracia de Dios.

“En el centro de la comprensión del tamaño de la gracia de Dios tiene que encontrarse el reconocimiento de que la gracia divina está presente en absolutamente cada rincón del mensaje de la Biblia”, dijo.

Señaló entonces que la Biblia no deja lugar a la “hípergracia”, una filosofía que afirma que no se necesita ninguna reforma en la vida individual y que “la doctrina bíblica es un sinsentido [que] destruye la gracia”. Ryan explicó: “Los adventistas creen que abrazar la gracia que Dios ha provisto expande la gracia”.

Ryan mostró de qué manera las doctrinas la gracia están íntegramente relacionadas y no pueden ser separadas. “La gracia ha brindado señales de la venida [de Cristo]”, dijo. “La gracia ha brindado promesas. La gracia ha brindado la justicia de Cristo. La gracia ha brindado perdón. La gracia ha brindado un yugo que es fácil y una carga que es ligera”. Entonces, Ryan apeló a la iglesia para que se levante a predicar el camino hacia la justicia de Cristo.

Los líderes responden

Muchos líderes expresaron aprecio por las presentaciones y la oportunidad de discusión.

“Gracias por […] ayudarnos a hallar la realidad teológica que estamos enfrentando”, dijo Robert Folkenberg Jr., presidente de la Unión Misión China. En relación con la creación y evolución, Folkenberg relató la historia de un nuevo converso, a quien se le dijo: “La Biblia es verdadera, pero los primeros capítulos no son verdaderos: la evolución es verdadera”. Entonces el converso preguntó: “Entonces, si los primeros capítulos de la Biblia no son verdaderos, ¿cuándo comienza Dios a decir la verdad?” Señalando que la mayoría de las denominaciones ya no apoyan la creación bíblica, Folkenberg siguió diciendo: “Quiero felicitar a esta administración y a nuestra iglesia […]. Tenemos que permanecer firmes en la doctrina de Dios como creador de este mundo en siete días literales, aun si somos la única voz que quede”.

E. Edward Zinke, miembro laico, destacó que dentro de las instituciones adventistas, el “aparato histórico-bíblico es presentado como el medio para determinar la verdad, [en el que] el mundo natural niega el papel fundamental de las Escrituras, la Biblia es tan solo una ‘obra literaria popular’, se niega la Sola Scriptura, [se enseña] una negación de la expiación sustitutiva, la teología de la liberación y la evolución teísta, se niega el valor de la oración, que Dios actúe en la historia y que la Biblia es un registro de sus actos […].Para mí, es una cuestión moral para nosotros afirmar ser una institución adventista y no cumplir con esa promesa,” dijo Zinke. “Nuestro trabajo es enseñar a los estudiantes a que piensen bíblicamente, no críticamente”.

Al compartir de su experiencia personal Kathryn Proffitt, miembro representantes de los laicos en la Unión del Pacífico, contó como su hijo mayor se volvió ateo después de que le enseñaran sobre la evolución teísta en una universidad adventista. Entonces convenció a sus tres hermanos menores de que Dios no existe. “Hace cuatro años, su hermano mejor murió y fue a la tumba sin la esperanza del evangelio”, dijo Proffitt. “Hermanos, cada una de estas doctrinas es seria y tiene consecuencias eternas. Ningún padre debería tener que enfrentar la posibilidad de perder a nuestros hijos por la eternidad como resultado de lo que escucharon en la iglesia, o por lo que se les enseñó en el colegio […]. Necesitamos dar el ejemplo, regresando a las enseñanzas simples de las Escrituras”, expresó. “Es nuestro deber, y hay vidas eternas en juego”.

Barna Magyarosi, secretario de la División Intereuropea, expresó preocupación por los jóvenes que están luchando con preguntas. “Creo que como líderes necesitamos crear una Plataforma, junto con nuestros teólogos, en la que puedan llevarse a cabo discusiones honestas y donde se presenten y discutan cuestiones reales […] en las que podamos ofrecer a nuestros intelectuales jóvenes respuestas inteligentes bien investigadas y fundadas en las Escrituras […]. Tenemos la mayoría de esas respuestas, si no todas ellas”, añadió. “Creo que con un esfuerzo coordinado de los pastores, los docentes, los teólogos y los administradores, podemos hacer que estos jóvenes defiendan aquello en lo que creen”.

“Aprecio profundamente estas discusiones”, dijo Kwame Kwanin, presidente de la Unión Norte de Ghana, expresando que los puntos de preocupación eran “señales de los tiempos”. Instó a que “no nos limitemos a lo que estamos estudiando ahora en el Concilio Anual, o en la división. Necesitamos que llegue a todas nuestras iglesias, convirtiéndose en un reavivamiento para cada miembro de iglesia […]. Necesitamos que alimente y sea una mentoría para nuestros miembros, en especial para los jóvenes […], para que ellos aprecien la verdad que tiene la Iglesia Adventista”.

La primacía de las Escrituras

Richard McEdward, presidente de la Unión Misión de Oriente Medio y Norte de África, afirmó la importancia de las Escrituras para responder a las cuestiones teológicas que enfrenta la iglesia. “Creo que todas ellas se remiten básicamente a la primacía de las Escrituras”, dijo McEdward. Señaló el remedio de establecer el hábito del culto individual y familiar en el que se lea la Biblia. “La Palabra de Dios posee un impacto que transforma la vida de las personas. Necesitamos hacer lo mejor que podemos para relacionarnos con la Palabra de Dios mediante una lectura simple pero profunda con nuestras familias y nuestros hijos, para que ellos también lleguen a ser parte de la misión divina de alcanzar a otros, porque han sido transformados por la Palabra de Dios”.

Derek Morris, presidente de Hope Channel International, reafirmó la primacía de las Escrituras. “Creo que la mejor manera en que podemos responder a estos desafíos es por medio de una clara predicación y enseñanza de la Palabra de Dios”, expresó. “Animo a todos los que están aquí, y a los que están escuchando, para que vivan lo que hemos aprendido y sean predicadores y maestros valientes de la Palabra de Dios”.

Alberto Timm, director asociado del Patrimonio White, dijo: “Los días en que estamos viviendo presentan grandes desafíos, cuando todo es fluido, incluida la Palabra de Dios”. Timm recordó a la Junta Directiva de la declaración de Elena G. White El conflicto de los siglos, página 557, donde advierte que los demonios personificarán a los apóstoles de Cristo para negar y aun cambiar lo que “ellos” escribieron en los Evangelios. Timm enfatizó la importancia de aceptar la autoridad de la Palabra de Dios y sus enseñanzas en el presente. “Si no somos sólidos en este tema”, dijo”, “será muy fácil ser engañado”.

Al referirse a las preocupaciones relacionadas con las instituciones educativas de la denominación, Lisa Beardsley-Hardy, directora del Departamento de Educación de la Asociación General, se refirió a la Junta Internacional de Educación Ministerial y Teológica (IBMTE). Esta comisión de supervisión establece criterios de competencias para los pastores, enumera las calificaciones para los que enseñan a los seminaristas y a los profesores de Biblia o religión en las escuelas adventistas, y proporciona un proceso de aprobación de esos docentes. “Hasta el momento”, dijo, “diez divisiones los han implementado, y ya se ha aprobado a más de quinientos docentes”.

Ella Simmons, una de las vicepresidentas de la Asociación General, señaló la importancia de no solo enseñar la verdad sino también de ser ejemplos de ella. Tanto ella como Jan Paulsen, expresidente de la Asociación General, preguntaron sobre los planes futuros para responder a las cuestiones presentadas.

Ser predicadores y ejemplos de la verdad

Ted N. C. Wilson, actual presidente de la Asociación General, explicó que el propósito de las presentaciones era “realertar a cada uno de nosotros respecto de lo que estamos enfrentando”. Señaló que tomar simplemente un voto podría no ser muy efectivo a menos que “cada uno de nosotros no solo predique la verdad directa, sino como lo expresó Ella, sea un ejemplo de la verdad directa”. Destacó que esto solo puede ser llevado a cabo por medio de la justicia de Cristo. “Es algo que cada uno de nosotros realmente necesita tomarse a pecho”, expresó. “Todos los que han asistido al Concilio Anual son líderes. ¡Permitan que Dios hable por medio de ustedes! ¡Nuestro pueblo quiere escuchar que hablan la verdad plena!

Wilson también mencionó avenidas adicionales que la iglesia puede usar para esparcir la Palabra de Dios, lo que incluye las plataformas de medios, el Instituto de Investigaciones Bíblicas, y la Asociación Ministerial, entre otros.

“No permitan que se les escape la oportunidad de enfatizar la absoluta veracidad de la Palabra de Dios, desde Génesis 1 a Apocalipsis 22, cada capítulo, cada versículo, cada palabra. No creemos en la “inspiración verbal”; creemos en la inspiración del pensamiento. Pero la Palabra de Dios es absolutamente vital. Trabajemos juntos de una manera sumamente importante”, instó.

El material de las tres presentaciones puede ser descargado, además del enlace de video para ver las presentaciones y la discusión, en el sitio https://executivecommittee.adventist.org/blog/2021/10/09/21ac-presentations/

Te invitamos a unirte a nuestro grupo de Telegram – https://bit.ly/AD-TE o a nuestro grupo de WhatsApp – https://bit.ly/AD-WA. Allí tendrás noticias, recursos descargables, podcasts y mucho más.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario