Jueves 28 de Julio de 2022 | Matutina para Menores | El cesto de duraznos

Matutinas julio 24, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

El cesto de duraznos

“El Señor mira desde los cielos; él ve a todos los hijos de los hombres” (Salmo 33:13).

Una tarde Carlos quería ir a jugar a la casa de su amigo, pero quiso sorprenderlo. Al llegar, vio que en la entrada antes de la puerta de su amigo había un cesto con unos duraznos grandes y muy apetitosos. A Carlos le encantaban las frutas, pero especialmente los duraznos; entonces pensó: “Aún no he tocado el timbre, mi amigo no sabe que yo tenía planes de venir a verlo; por lo tanto, puedo perfectamente tomar dos o todos los duraznos que entren en mis manos y salir rápidamente corriendo. Nadie se enterará”.

Estuvo mirando esos duraznos un buen rato y finalmente se dijo a sí mismo: “Pensándolo bien, si yo tomo estos duraznos sería un robo, y desde niño mis padres me han enseñado que es un pecado. Además, la Biblia dice que, aunque podamos engañar a los hombres, Dios lo ve todo”. Decidió irse, así que se dio la media vuelta, sin siquiera llamar a su amigo y se fue.

El abuelo de su amigo había observado toda la escena sin que Carlos se percatara. Entonces, antes de que Carlos se alejara más, lo llamó y le dijo:

–He visto tu lucha interior por querer tomar esos duraznos y quiero felicitarte por ganar esa batalla. ¡Venciste ante la tentación!, de modo que voy a premiarte. Puedes llevar todo el cesto de duraznos. Serán para ti.

–¿Todo el cesto? –preguntó Carlos, asombrado.

–¡Sí! Todo el cesto para que lo disfrutes con tu familia. Tenemos un huerto y hay muchos más duraznos que podremos cosechar para nosotros –respondió el abuelo.

Así fue como este niño fue a su casa con su cesto cargado de duraznos y su corazón rebosando de alegría, no solo porque amaba comer frutas, sino más bien por haber triunfado sin ceder a la tentación.

Muchos niños aparentan ser buenos, amables y honestos cuando los están mirando, pero al quedar solos son capaces de hacer muchas cosas incorrectas, y se engañan pensando que nadie los ve. Sin embargo, nuestro amado Padre celestial lo ve todo, lo bueno y lo malo, y se entristece al ver actitudes tan deshonestas como estas. Ellos son los que crecen engañando, copiando en los exámenes, mintiendo e intentando quedar bien a los ojos de los demás.

Sé honesto; que tus pensamientos y actos siempre agraden a Dios, sin importar si te están mirando o no.

Nina

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario