Jueves 15 de Septiembre de 2022 | Matutina para Jóvenes | Pensar primero

Tiempo de lectura: 2 minutos

Pensar primero

«Porque con ingenio harás la guerra, y en los muchos consejeros está la victoria». Proverbios 24: 6, RV95

El don material más precioso que Dios nos ha dado a los seres humanos es la vida. Lamentablemente vivimos en una sociedad que desprecia cada vez más la vida. Por eso, vivir requiere ingenio. El diccionario define ingenio como «la capacidad que tiene una persona para imaginar o inventar cosas combinando con inteligencia y habilidad los conocimientos que posee y los medios de que dispone». En pocas palabras, es necesario vivir de manera creativa. El pasaje de hoy hace referencia a eso. Podemos comparar la vida con una guerra contra todo lo que amenaza nuestra seguridad y paz. Allí se nos dice que hay que guerrear con ingenio y atendiendo el consejo de gente sabia. Es la manera de no ser reprobado al final de nuestra vida sobre la faz de la Tierra.

Hace poco leí el siguiente relato ficticio, pero que tenía una aplicación muy interesante: Un hombre murió repentinamente. Al darse cuenta de que había fallecido, vio que se acercaba Dios y que llevaba consigo una maleta. Dios le dijo: «Hijo, es hora de irnos». El hombre, asombrado, contestó: «¿Tan pronto? Pero si aun tenía muchos planes. ¿Qué traes en esa maleta?». «Tus pertenencias», le respondió Dios.

«¿Mis pertenencias? ¿Traes todas mis cosas, mi ropa y mi dinero?». Dios le respondió: «Eso nunca te perteneció, eran de la vida». «¿Traes entonces mis recuerdos?». «Esos tampoco te pertenecieron, eran del tiempo», dijo Dios. «¿Traes a mis familiares y amigos?». «Lo siento, ellos nunca te pertenecieron, eran del camino». «¿Entonces traes mi cuerpo?».

«No, jamás te perteneció, era polvo y al polvo volvió». «¿Traes mi alma?». «No, nunca tuviste una, eras un alma y tampoco fue tuya, era mía». Entonces el hombre, lleno de miedo, le arrebató a Dios la maleta y, al abrirla, se dio cuenta de que estaba vacía.

Con lágrimas de tristeza el hombre dijo: «O sea que, ¿nunca tuve nada?». «Así es, nunca tuviste nada y lo tuviste todo a la vez, ya que cada uno de los momentos que viviste fueron únicamente tuyos y solo tuyos». Por supuesto, esta es una simple historia de esas que andan rodando por Internet, pero lo cierto es que la vida está hecha de momentos, cada uno diferente de los demás.

Hoy @Dios te dice: «Mientras estés con vida, disfrútala plenamente en su totalidad. Vive el ahora conmigo. No te olvides de ser feliz y recuerda que esta vida es una preparación para la eternidad. Como escribió el salmista: “Enséñanos a pensar cómo vivir —con ingenio y creatividad— para que nuestra mente se llene de sabiduría” (Salmo 90: 12)».

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA