Jueves 10 de Noviembre de 2022 | Matutina para Menores | Un niño esperado

Matutinas noviembre 6, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

Un niño esperado

“Antes que yo te formara en el seno materno, te conocí” (Jeremías 1:5 p.p.).

Hasta que crezcas y seas madre o padre, no podrás comprender cuánto te desearon y esperaron tus papás.

Mientras el vientre crecía a la par del paso de los nueve meses, los padres se preguntan: ¿Será nene o nena?

¿A quién se parecerá? ¿Qué le gustará hacer? ¿Podrá como yo hacer…? Y cada padre y madre sueña y planea la llegada de esa pequeña vida.

Esto había pasado durante muchos años en el hogar de Abraham y Sara. Ya la lozanía de la juventud había dado lugar a las arrugas y las canas. Las fuerzas y el entusiasmo para criar y corretear a la par de un incipiente caminador habían quedado enterrados en el desencanto. No habría canciones de cuna, ni juguetes ni pañales… eran ancianos, y los ancianos no tienen bebés.

Quizás tú llegaste inmediatamente después de que tus padres decidieron tenerte, o quizás te hiciste esperar como Isaac. Cuando “Risa” llegó, todos estaban felices pues sus padres eran tiernos y generosos. Hoy diríamos que “eran buena gente”. Todo el campamento había viajado “sin saber a dónde iba” con el “padre de multitudes”. Y por fe sabían que, aun en medio de los pronósticos desfavorables y de las improbabilidades, ese niño amado llegaría. Dios lo había dicho: “Abraham, tendrás una descendencia tan enorme como las estrellas del cielo y la arena de mar”.

Isaac creció y ya su nombre no significaba risa porque su madre había dudado y reído cuando los viajeros anunciaron su maternidad y ella escuchó desde el interior de la tienda, pensando que estaban equivocados y que eso era imposible. Isaac trajo risas y sonrisas de satisfacción, pues era un niño que hacía felices a sus padres y a todos los que lo rodeaban. Lo imagino servicial y comprensivo. De buen carácter e íntegro y, por

supuesto, un jovencito obediente a Dios que honraría a su padre terrenal a tal punto que este pudiese ser llamado el padre de la fe.

Tus padres tienen fe en ti. Por eso amaron traerte al mundo. Sé digno de ese privilegio; vive siendo alguien que de lo ordinario de cada día haga algo extraordinario. Puedes hacer sonreír a tus padres de felicidad. Imagina también el rostro de Jesús observándote al ir a la escuela, siendo amoroso con tus compañeros y maestros; en casa, ayudando desinteresadamente; en la iglesia, siendo un niño predicador o un aventurero o conquistador intachable. Cuántos desafíos para hacer sonreír, ¿verdad? Sé feliz y haz felices a otros.

Mirta

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario