JUECES 13 – 25 AGOSTO 2022

Tiempo de lectura: 2 minutos

COMPRENDER EL ROL DE LOS PADRES Y MADRES


VERSÍCULO PARA MEMORIZAR

“Entonces Manoa oró al Señor: «Oh Señor, te ruego que permitas que vuelva el hombre de Dios que nos enviaste, para que nos enseñe cómo criar al niño que va a nacer”.


COMENTARIO HISTÓRICO – JUECES CAPÍTULO 13

Este capítulo se inicia con la frase que se repite en el libro de los jueces: “Los hijos de Israel volvieron a hacer lo malo ante los ojos de Jehová; y Jehová los entregó en mano de los filisteos por cuarenta años”. Cuando nos separamos de Dios, Él nos quita el muro de protección y caemos en manos de Satanás, quien tiene como propósito destruirnos.

Dios se vuelve a apiadar de su pueblo y prepara la llegada de otro juez o libertador. En el límite de la región montañosa que dominaba las llanuras filisteas, estaba la pequeña ciudad de Sora. Allí moraba la familia de Manoa, de la tribu de Dan, una de las pocas casas que, en medio de la deslealtad que prevalecía, habían permanecido fieles a Dios. A la mujer estéril de Manoa se le apareció “el ángel del Señor” y le comunicó que tendría un hijo, por medio del cual Dios comenzaría a libertar a Israel. Él ángel les dio instrucciones especiales con respecto a sus propios hábitos: “No bebas vino, ni sidra, ni comas cosa inmunda”.

Manoa pidió en oración que el ángel se vuelva a presentar ante ellos, para que les enseñe la forma en que debían criar a eso hijo que se convertiría en el libertador de Israel.

CITA SELECTA – PATRIARCAS Y PROFETAS, PÁG.545

“La pregunta de todo padre y madre debe ser: “¿Cuál debe ser la manera de vivir del niño y qué debemos hacer con él?” Muchos han considerado livianamente el efecto de las influencias prenatales; pero las instrucciones enviadas por el cielo a aquellos padres hebreos, y dos veces repetidas en la forma más explícita y solemne, nos indican cómo mira nuestro Creador el asunto. Y no bastaba que el niño prometido recibiera de sus padres un buen legado. Este debía ir seguido por una educación cuidadosa y la formación de buenos hábitos. Dios mandó que el futuro juez y libertador de Israel aprendiera a ser estrictamente temperante desde la infancia. Había de ser nazareo desde su nacimiento, y eso le imponía desde un principio la perpetua prohibición de usar vino y bebidas alcohólicas. Las lecciones de templanza, abnegación y dominio propio deben enseñarse a los hijos desde la infancia”. 

ORACIÓN

PADRE, ORAMOS POR LAS MADRES QUE ESTÁN EMBARAZADAS, PARA QUE PUEDAN TENER UN PERIODO DE PAZ Y BIENESTAR, PARA QUE SUS HIJOS PUEDAN NACER SANOS. ORAMOS PARA QUE LOS ESPOSOS PUEDAN CUMPLIR CON EL ROL QUE LES CORRESPONDE. POR JESÚS, AMÉN. 

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA