Joven cristiano y universitario. ¿Y ahora?

Tiempo de lectura: 4 minutos

El escenario universitario puede ser todo un desafío para adolescentes y jóvenes. Hay compañeros y profesores que piensan de forma diferente, defienden sus argumentos de manera muy inteligente y lógica. Estos argumentos, muchas veces, van en contra de la fe cristiana.

Con frecuencia, el mismo cambio de rutina desempeña un papel importante en que el joven se aparta o permanece en la iglesia, especialmente cuando es necesario distanciarse del círculo social de amigos cristianos para estudiar en una universidad distante. Un estudio realizado por el instituto Lifeway Research, en 2017, muestra que el 47% de los jóvenes que se apartan de sus iglesias afirman que el cambio a la universidad desempeñó un papel importante en ese proceso. Muchos de ellos no tienen su fe como prioridad.[1]

Todo puede volverse más difícil cuando se cuestionan las creencias del joven o adolescente. «Dios es un delirio, un mito», dicen. El Jardín del Edén y Adán y Eva son «cuentos de hadas». La creación en siete días literales es sustituida por millones de años, la columna geológica, el ancestro común, mutaciones y selección natural.

Después de todo, si la ciencia y las leyes naturales pueden darnos «todas» las respuestas que necesitamos, ¿Por qué creer en Dios y en la veracidad de la Biblia? Por fin, el joven se siente perdido y, muchas veces, no logra dar respuestas convincentes cuando es puesto «contra la pared». ¿Y ahora? ¿Cómo actuar cuando la fe y todas sus creencias y principios están siendo cuestionados?

No somos abogados, sino testigos

Es importante comprender que Cristo no nos llama para que seamos abogados, sino sus testigos (Hechos 1: 8). Testigos que demuestren credibilidad y confiabilidad con su vida y acciones, sin necesariamente predicar un buen sermón. Pensando en eso, aquí tines algunos consejos que pueden ser muy importantes en el camino universitario y en el fortalecimiento de la vida cristiana:

Sé sistemático en el estudio de la Biblia y en los momentos de comunión diaria. Es cuando somos fortalecidos para resistir las tentaciones y permanecer firmes en los momentos desafiantes del día (Mateo 4: 4).
Reflexiona sobre tu vida espiritual. ¿Vas a la iglesia porque naciste en un hogar cristiano y eso se hizo un hábito o porque tomaste la decisión de seguir tu vida al lado de Jesús? ¿Entiendes las consecuencias de esa decisión en tu rutina? Obedecer a Dios no debe ser una costumbre, sino una decisión. Debemos ir a la iglesia porque entendemos que ella es parte de nuestra vida y no solo un encuentro social semanal. En el estudio mencionado anteriormente, los jóvenes que permanecieron en la iglesia afirmaron que esta desempeñaba una parte importante de su relación con Dios y les ayudaba a tomar buenas decisiones. Por eso, involúcrate en un ministerio en el cual puedas usar tus habilidades, ya sea el Club de Exploradores, o en los departamentos de Música, Escuela Sabática, Jóvenes, etc. Tu vida tiene un propósito, descubre cuál es.
Para muchas personas, la única Biblia que ellas leerán será tu vida. Por lo tanto, debemos ser coherentes. Nuestras palabras deben combinar con nuestras acciones. No sirve de nada pedirle al profesor no realizar las pruebas el viernes a la noche, si al día siguiente uno se encuentra con amigos en el centro comercial. Eso nos lleva al siguiente consejo.
Se firme en tus principios. Estos jamás deben ser negociados. Por eso, debes tener muy claro cuáles son. Estos están relacionados con tu cosmovisión (forma cómo entiendes el mundo y sus fenómenos), con tu sexualidad, tu comportamiento y tus relaciones interpersonales.
Cuando seas cuestionado, no te enfrentes con quienes piensan diferente, especialmente tus profesores. A veces es necesario perder algunas batallas para poder vencer la guerra. Sé humilde y comprende que por más que no estés de acuerdo, él es la autoridad en el aula. Cuando aparezca la oportunidad y estéis a solas, puedes cuestionarle de forma educada y respetuosa, exponiendo tus argumentos. Sin duda, la conversación será más amigable. Recuerda: somos testigos.
Estudia. ¡Estudia mucho! Cuando somos confrontados en la universidad, necesitamos estar preparados para defender nuestro punto de vista con autoridad (1 Pedro 3: 15). La autoridad es dada por el conocimiento. Especialmente para nosotros, creacionistas, el trabajo es doble. Necesitamos conocer profundamente la teoría de la evolución y sus implicaciones, así como los argumentos creacionistas contrarios. Por lo tanto, ¡manos a la obra!
Cuestiónate todo y ten sentido crítico. Los científicos no siempre hacen afirmaciones científicas. Muchos usan la confiabilidad e integridad de la ciencia para validar sus argumentos que están llenos de opiniones propias. El matemático de la universidad de Oxford, John Lennox, en su libro A ciência pode explicar tudo?, afirma que incluso los científicos más brillantes pueden entender las cosas de forma incorrecta.[2]
Solo estudiar no es suficiente. Necesitas pedirle sabiduría a Dios para lidiar con los desafíos. Él te dará la sensibilidad y la organización para enfrentar determinadas situaciones usando el conocimiento que tienes. Por eso, el punto 1 es esencial.
Por último, sea un canal de bendiciones e información para su comunidad. Muchas veces, Dios permite que enfrentemos desafíos para que podamos ayudar a las personas que están en una situación similar. Por eso, promueva rondas de discusión, programas temáticos y encuentros para intercambiar experiencias. Usted va a descubrir su propósito y además tocar la vida de otras personas. No hay nada mejor que el evangelio que cobra sentido de forma práctica en su vida.

Autora: Maura Brandão, bióloga del UNASP-SP y Doctora en Ciencias de la Facultad de Medicina de la Universidad de São Paulo con énfasis en Patología, trabajando con la contaminación del aire y los efectos en la salud. Hoy es la coordinadora del Museo Orígenes de la Naturaleza, ubicado en el Archipiélago de Galápagos, donde realiza actividades de apoyo a la investigación, un grupo de estudio con la comunidad local y atención a los visitantes del museo. También es miembro de la Sociedad Creacionista Brasileña, NULON-SCB. Es co-creadora y coproductora de Origens Podcast, un podcast de divulgación científica, disponible en http://hopemedia.es 

Referencias:

[i] https://research.lifeway.com/2019/01/15/most-teenagers-drop-out-of-church-as-young-adults/
[ii] A Ciência pode explicar tudo? John C. Lennox, p.36. Editora Vida Nova. 1ª Edição.

Publicación original: Soy un joven cristiano y universitario. ¿Y ahora?

La entrada Joven cristiano y universitario. ¿Y ahora? se publicó primero en Revista Adventista de España.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA