HE DE VER A DIOS

Tiempo de lectura: 2 minutos

 

 

 

La doctrina  del  segundo  advenimiento  es  verdaderamente  la  nota tónica de las Sagradas Escrituras. Desde  el día en que la primera pareja se alejara apesadumbrada del Edén,  los  hijos de la fe han esperado  la venida del Prometido que había de aniquilar  el poder  destructor de Satanás y volverlos a llevar al paraíso perdido.  Hubo santos desde los  antiguos  tiempos que miraban  hacia el tiempo  del advenimiento glorioso del Mesías como hacia la consumación de sus esperanzas.  Enoc, que se contó  entre  la séptima generación  descendiente de los que moraran  en el Edén  y que por  tres siglos anduvo  con Dios en la tierra, pudo  contemplar desde lejos la venida del Libertador.  «He aquí que viene el Señor, con las huestes  innumerables de sus santos ángeles, para ejecutar juicio  sobre todos». Judas  14,  15 (VM). El patriarca Job,  en la lobreguez  de su aflicción, exclamaba con  confianza inquebrantable:  «Pues yo sé que mi Redentor vive, y que en lo venidero ha de levantarse  sobre  la  tierra» Job  19:25  (El conflicto de los siglos,  pp.  301, 302).

Nos llama para que caminemos  con él por el sendero de la obediencia humilde y verdadera … Si elegimos vivir con Cristo durante  las edades interminables de la eternidad, ¿por qué no escogerlo ahora como nuestro Amigo más amado y de mayor confianza, y nuestro Consejero mejor y más sabio?

Nosotros  tenemos   el privilegio  de  caminar  diariamente  con  Jesús, en una relación  reposada,  íntima y feliz. No  necesitamos alarmarnos  si  el sendero cruza por  conflictos y sufrimientos. Podemos gozar de la paz que sobrepasa todo  entendimiento: pero nos costará batallas contra  los poderes de las tinieblas, y luchas severas contra  el egoísmo y el pecado  innato. Las victorias que ganemos diariamente mediante esfuerzos perseverantes e incansables en el bien  hacer serán preciosas  en Cristo que  nos ha amado, «quien  se dio a sí mismo por  nosotros para  redimirnos  de toda  iniquidad y purificar para  sí un pueblo  propio, celoso de buenas  obras». Tito 2:14 (Exaltad a Jesús, p. 92).

Todo  el cielo tiene un profundo interés en nuestro bienestar, en que Satanás no nos controle  ni nos amolde de acuerdo con su carácter. «Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno,  y todos los soberbios y todos los  que  hacen  maldad  serán  estopa;  aquel  día  que  vendrá  los abrasará,  ha dicho Jehová  de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama.  Mas a vosotros los que  teméis mi nombre, nacerá  el Sol de justicia, y en sus alas traerá  salvación;  y saldréis, y saltaréis como  becerro  de la manada».  Malaquías 4: 1, 2 ( Cada día con Dios, p.  121).

#NotasdeElenaGWhite
#RadioJovenAdventista
#MeditacionesDiarias

Notas de Ellen G. White para la Escuela Sabática 2022.
4to. Trimestre 2022 «¿QUÉ ES EL HOMBRE? “LA VIDA ETERNA: LA MUERTE Y LA ESPERANZA FUTURA”»
Lección 4: «LA ESPERANZA DEL ANTIGUO TESTAMENTO»
Colaboradores: Wilber Valero & Esther Jiménez

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA