El tabaco y sus matices

Tiempo de lectura: 7 minutos

La Dra. Mónica Hein, neumóloga adventista, ha escrito este artículo especialmente para la Semana Sin Humo 2023, que es la última semana de mayo, y el Día Mundial Sin Tabaco que es el 31 de mayo.

Muchos fumadores creen que la decisión de comenzar a fumar fue una elección libre e informada, pero la realidad más habitual no coincide con esa percepción. Suelen hacerlo–antes y ahora– para parecer modernos, maduros, adultos, independientes, esbeltos, sofisticados…En ocasiones, también por inadaptación familiar, inseguridad y timidez. En resumen, porque creían que les hacía estar en la onda, o como dicen hoy los adolescentes porque es “guay”.
Fumar es un hábito y, muy a menudo se convierte en una adicción, que debe ser entendido como un proceso vital que habitualmente comienza entre los 12 y los 14 años de edad, es decir, bastante antes de tener la capacidad psicológica y legal para decidir. Las decisiones importantes de la vida no deberían tomarse antes de la adolescencia. Ahora no hay duda de que encender el primer cigarrillo o dar la primera calada tiene consecuencias negativas de gran alcance.

El inicio

La influencia que el grupo de amigos ejerce sobre el adolescente como factor iniciador
del consumo de tabaco es potente, y muchas veces, comenzar a fumar no es otra cosa que un mecanismo de integración en un determinado grupo. Pero hacer una cosa porque la hagan los demás tiene sus riesgos.
Se ha podido observar en muchos lugares y países que cuando los ambientes libres de humo son la norma, los jóvenes tienen menos tendencia a comenzar a fumar. Las normas no son medidas opuestas a la educación, sino que la facilitan extraordinariamente.
Los factores sociales van estrechamente ligados a un factor propio del mercado: la publicidad.
Los objetivos principales de la publicidad del tabaco son aumentar el número de personas
que se inicien en el consumo de tabaco y tratar de que los exfumadores vuelvan a fumar.

La enfermedad

El tabaquismo es una enfermedad adictiva, crónica, que merece ser tratada como tal a la hora de dejar de fumar. Cuando los consumidores de tabaco se hacen conscientes de los peligros del tabaco, la mayoría de ellos quieren dejarlo. Sin embargo, la nicotina que contienen los productos de tabaco es muy adictiva y, sin apoyo para dejar de fumar, solo el 4% de los consumidores que intentan dejar el tabaco lo logran. El apoyo profesional y una medicación de eficacia probada pueden duplicar con creces las probabilidades de éxito para abandonar el tabaco.

Datos y cifras

• El tabaco mata hasta a la mitad de las personas que lo consumen.
• Cada año, más de 8 millones de personas fallecen a causa del tabaco. Más de 7 millones de estas muertes se deben al consumo directo de tabaco y alrededor de 1,2 millones son consecuencia de la exposición de no fumadores al humo ajeno, lo que conocemos como fumador pasivo.
• El tabaco contiene más de 5000 sustancias toxicas de las cuales 200 son venenosas y 60 son cancerígenas. Todas ayudan a que la nicotina sea más rápidamente adictiva.

La epidemia de tabaquismo es una de las mayores amenazas para la salud pública que ha tenido que afrontar el mundo. El tabaquismo aumenta la pobreza porque los hogares gastan en tabaco un dinero que podrían dedicar a necesidades básicas como la alimentación y la vivienda. El consumo de tabaco tiene un costo económico enorme en el que se incluyen los elevados costos sanitarios de tratar las enfermedades que causa, que por cierto son más de 30.

Tipos de tabaco

El tabaco es perjudicial en todas sus modalidades y no existe un nivel seguro de exposición al tabaco. Fumar cigarrillos es la forma de consumir tabaco más extendida en todo el mundo. Otros productos de tabaco son: el tabaco para pipa de agua o cachimba, diferentes productos de tabaco sin humo, cigarros, puritos, tabaco de liar, tabaco picado.

Productos de tabaco y de administración de nicotina novedosos y emergentes:

Tabaco de liar

A causa de su menor costo a la hora de hacer cuentas, el fumador opta por esta manera de fumar, liándose los cigarrillos en casa. También está el concepto erróneo de que “son más naturales” que los manufacturados. Nada más lejos de ese pensamiento, ya que son más tóxicos al tener más monóxido de carbono y más nicotina.

Productos de tabaco calentados (PTC)

Al igual que otros productos de tabaco, son intrínsecamente tóxicos y contienen sustancias cancerígenas. Los PTC generan aerosoles que contienen nicotina y otras sustancias tóxicas al calentar el tabaco o activar un dispositivo que lo contiene, las cuales pueden provocar cáncer. A través del dispositivo, el consumidor inhala el aerosol por succión o aspiración. Estos aerosoles, que suelen ser aromatizados, contienen nicotina —una sustancia muy adictiva— y aditivos no contenidos en el tabaco.

Cigarrillos electrónicos

Son dispositivos que, al calentar una solución, generan un aerosol que es inhalado por el usuario. Pueden contener o no nicotina. Los principales ingredientes de la solución, por volumen, son el propilenglicol, con o sin glicerina, y los aromatizantes. Son especialmente peligrosos para los niños y los adolescentes. El uso de estos dispositivos aumenta el riesgo de cardiopatías y afecciones pulmonares. Además, conlleva riesgos considerables para las mujeres embarazadas, ya que puede perjudicar el crecimiento del feto.

La industria tabacalera trabaja a destajo con una ingeniería de avanzada para lograr que los productos sean más atractivos, apetecibles y adictivos, utilizando publicidad, comercialización y promoción a través de internet y las redes sociales. Resulta preocupante que la comercialización de estos productos incluya información falsa o engañosa sobre supuestos beneficios para la salud y su eficacia para ayudar a dejar de fumar, y que vaya dirigida a la población joven (en particular, con el uso de aromatizantes).

Beneficios al dejar de fumar

A los 20 minutos, disminuye el ritmo cardiaco y baja la tensión arterial.
Dentro de las 12 horas siguientes, el nivel de monóxido de carbono en sangre disminuye hasta valores normales.
Después de 2-12 semanas, mejora la circulación sanguínea y aumenta la función pulmonar.
En 1-9 meses, disminuye la tos y la dificultad para respirar.
En 1 año, el riesgo de cardiopatía coronaria es un 50% inferior al de un fumador.
En 5 años, el riesgo de accidente cerebrovascular corresponde al de un no fumador entre 5 y 15 años después de dejar de fumar.
En 10 años, el riesgo de cáncer de pulmón disminuye hasta ser el 50% del de un fumador, y disminuye también el riesgo de cáncer de boca, de garganta, de esófago, de vejiga y de páncreas.
En 15 años, el riesgo de cardiopatía coronaria es el de un no fumador.
Beneficios respecto de quienes siguen fumando:
Hacia los 30 años de edad: se ganan casi 10 años de esperanza de vida.
Hacia los 40 años de edad: se ganan 9 años de esperanza de vida.
Hacia los 50 años de edad: se ganan 6 años de esperanza de vida.
Hacia los 60 años de edad: se ganan 3 años de esperanza de vida.
Después de haberse declarado una enfermedad potencialmente mortal: beneficio rápido; las personas que dejan de fumar después de haber sufrido un ataque cardiaco tienen una probabilidad un 50% inferior de sufrir otro ataque cardiaco.

Otros beneficios al abandonar el tabaco

Dejar de fumar disminuye el riesgo adicional de muchas enfermedades relacionadas con el tabaquismo pasivo en los niños, tales como las enfermedades respiratorias (por ejemplo, el asma), y otitis.
Dejar de fumar disminuye la probabilidad de sufrir impotencia, de tener dificultades para quedarse embarazada, tener partos prematuros, hijos con bajo peso al nacer o abortos.

Conclusión

Los fumadores no fuman porque quieren sino por un cúmulo de circunstancias que les han empujado hacia esa conducta nociva y adictiva en edades en las que no hay recursos ni madurez suficiente para resistir esas presiones. Justamente lo contrario de la determinación que tendrán que poner en juego para vencer su adicción y reiniciar una vida nueva sin humo.
La buena noticia es que se puede dejar de fumar. Con decisión, dedicación y ayuda, se puede alcanzar el obejtivo.

Algunos consejos

1. Es importante establecer lo antes posible un día para dejar de fumar.
2. Dígaselo a sus amigos, familiares y colegas de trabajo.
3. Anticipe posibles obstáculos que se puedan presentar.
4. Elimine cualquier producto de tabaco de su entorno inmediato.
5. Comience a cambiar hábitos por otros más saludables.
6. Busque ayuda profesional.

Autora: Dra. Mónica Hein Wertz, especialista en Neumología, Master en Tabaquismo. Miembro de la junta directiva -vicepresidenta primera- de la Asociación Española de Medicina Preventiva (AMEPRE). 
Imagen: AMPERE

Referencias

Mahmud, A, Feely, J. Effect of Smoking on Arterial Stiffness and Pulse Pressure Amplification. Hypertension. 2003; 41(1):183-7.
U.S. Department of Health and Human Services. The Health Consequences of Smoking: Nicotine Addiction: A Report of the Surgeon General. U.S.
Department of Health and Human Services, Public Health Service, Centers for Disease Control, Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health. DHHS Publication No. (CDC) 88-8406. 1988.
U.S. Department of Health and Human Services. The Health Benefits of Smoking Cessation. U.S. Department of Health and Human Services, Public
Health Service, Centers for Disease Control, Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health. DHHS Publication No. (CDC) 90-8416. 1990.
Doll R, Peto R, Boreham J, Sutherland I. Mortality in relation to smoking: 50 years’ observations on male British doctors. BMJ. 2004; 328(7455):1519-1527.
US Department of Health and Human Services 2004, The Health Consequences of Smoking: A Report of the Surgeon General, US Department of Health and Human Services, Centers for Disease Control and Prevention, National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion, Office on Smoking and Health, 2004.
Global Burden of Disease [base de datos].Washington, DC: Instituto de Sanimetría y Evaluación Sanitaria; 2019. IHME, consultado el 17 de julio de 2021.
iQOS: evidence of pyrolysis and release of a toxicant from plastic
Huang J, Kornfield R, Szczypka G, Emery S. A cross-sectional examination of marketing of electronic cigarettes on Twitter. Tobacco Control. 2014; 23 (suppl 3): iii26-iii30
Sistemas electrónicos de administración de nicótica y sistemas similares sin nicotina (SEAN/SESN) [en línea]. Decisión de la OMS, Conferencia de las
Partes en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, séptima reunión, FCTC/COP/7(9), 2016.

La entrada El tabaco y sus matices se publicó primero en Revista Adventista de España.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA