El juicio de 1844

Tiempo de lectura: 5 minutos

El hogar de mi infancia en Surfside, Florida (sí, ese Surfside), no era un ateo militante, sino una cepa más laodicense. Nuestras raras conversaciones sobre Dios se centraron en Su existencia rumoreada (o falta de ella). El último resultado, que Él no existió, fue el desenlace habitual de las pocas incursiones de la familia Goldstein en la teología metafísica.

Mi ateísmo apasionado, sin embargo, a veces ocultaba espasmos de duda fría y dura cuando pensaba que tal vez Dios existía, un pensamiento que rechazaba de inmediato. Sabía que si Dios existía, yo estaba en problemas. ¿Por qué un analfabeto bíblico adolescente (una vez le pregunté a alguien: «¿Era judío el rey David?») pensaría eso? Aunque no era tan “malo”, qué fascinante que sin embargo me sintiera culpable ante un Dios a quien pensaba que no era más que un epifenómeno neurológico que se cernía sobre y alrededor de los químicos que chisporroteaban y pulsaban a través y entre mis células cerebrales. No fue la lógica lo que me alejó de Dios, sino la moralidad, el motivo que, estoy convencido, alimenta inconscientemente la agenda atea.

Claro, los tsunamis, los nazis y los niños con cáncer brindan excusas convenientes y no del todo irrazonables para el ateísmo. La maldad humana, respaldada por teorías pseudocientíficas de que el universo surgió de la nada y que la evolución convierte sustancias químicas sin vida en seres conscientes que crean teorías pseudocientíficas de que el universo surgió de la nada y que la evolución convirtió sustancias químicas sin vida en seres conscientes, da a la gente sobran excusas y justificaciones para rechazar lo que todos tememos. Tememos tener que responder ante Dios por las cosas de mala calidad que, si no fuera por Dios, podríamos salirnos con la nuestra.

Ese pensamiento, de tener que responder ante Dios en el juicio, me asustó cuando tenía 19 años, y me asustaría hoy si no fuera por mi única esperanza en el juicio, la justicia de Cristo. Su justicia está “tejida en el telar del cielo” y “no tiene ni un hilo de mano humana”1. Esa justicia ahora es mía por fe.

El mensaje del santuario de 1844, una manifestación de los últimos tiempos del “evangelio eterno” (Apoc. 14:6)2 —el fundamento sobre el cual descansan los mensajes de los tres ángeles— revela por qué “no hay condenación” (Rom. 8:1). ) ahora, o especialmente en el juicio, cuando más necesitaremos el “evangelio eterno”. La purificación del santuario en Daniel 8:14, el mismo evento que el juicio celestial en Daniel 7 hecho “a favor de los santos” (Dan. 7:22), es el cumplimiento del ritual del Día de la Expiación (Lev. 16). ), que a su vez revela cómo lo hacemos a través del juicio.

Dos veces en Levítico 16 se le dice al pueblo de Dios que “afligáis vuestras almas” (versículos 29, 31), lo cual, además del ayuno, incluye humildad, arrepentimiento, entrega a Dios y amor por los demás (ver Salmo 35:13; Esdras 8: 21; Isaías 58:3-10). Parece ser un tiempo especial de fidelidad y obediencia, de examen de conciencia ante Dios porque, sí, es el día del juicio.

Por fiel, obediente y victorioso que sea el pueblo de Dios en medio de la aflicción de sus almas, su fidelidad, obediencia y victorias no los obtienen a través del juicio.

A pesar de la aflicción de sus almas, la pecaminosidad del pueblo se asume. Por eso era necesario limpiar el santuario y el pueblo. “Así hará expiación por el Lugar Santo, a causa de la inmundicia de los hijos de Israel, y a causa de sus transgresiones, por todos sus pecados; y así hará con el tabernáculo de reunión que quedó entre ellos en medio de su inmundicia” (Lv. 16:16). A causa de su inmundicia, de sus transgresiones y de sus pecados, el santuario fue purificado. Por muy fieles y obedientes que fueran, incluso en el Día de la Expiación seguían siendo pecadores necesitados de sangre, la sangre de Cristo. “Porque en aquel día el sacerdote hará expiación por vosotros, para purificaros, a fin de que seáis limpios de todos vuestros pecados delante de Jehová” (versículo 30).

Por eso, a excepción del chivo expiatorio (versículos 10, 19), el motivo de la sangre aparece una y otra vez en el ritual del Día de la Expiación: sangre (versículo 3), sangre (versículo 14), sangre (versículo 15), sangre (versículo 18), sangre (versículo 19), sangre (versículo 27). Cada gota de esa sangre simbolizaba la única sangre que puede expiar y limpiarnos del pecado, la sangre de Jesús. “Pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado” (1 Juan 1:7).

Como escribe Ellen White, aunque Satanás los acusa ante Dios, llamando la atención de Dios sobre sus pecados con regocijo, “en sus defectos de carácter”,3 Cristo los defiende, presentando “una súplica eficaz a favor de todos los que por el arrepentimiento y la fe han cometido el pecado”. guardando sus almas para Él. Él aboga por su causa y vence a su acusador por los poderosos argumentos del Calvario. Su perfecta obediencia a la ley de Dios, hasta la muerte de cruz, le ha dado todo poder en el cielo y en la tierra, y reclama de su Padre misericordia y reconciliación para el hombre culpable”4.

Por fiel, obediente y victorioso que sea el pueblo de Dios en medio de la aflicción de sus almas, su fidelidad, obediencia y victorias no los obtienen a través del juicio. En cambio, “debemos confiar en Cristo como nuestra justicia, nuestra santificación y nuestra redención. No podemos responder a los cargos de Satanás contra nosotros. Solo Cristo puede hacer una súplica eficaz en nuestro favor. Él es capaz de silenciar al acusador con argumentos fundados no en nuestros méritos, sino en los Suyos.”5

El juicio es seguro. “Porque Dios traerá toda obra a juicio, aun toda cosa encubierta, sea buena o sea mala” (Eclesiastés 12:14). ¿Todos los secretos ? ¡Estaría en problemas por lo que he hecho en público! No es de extrañar que para mí, a los 19 años y ni siquiera seguro de que Dios existiera, la idea de ser juzgado por Él me asustara de todos modos.

Y ahora también me asustaría si no fuera por el Día de la Expiación de 1844, la purificación del santuario celestial. Esta verdad que da vida muestra que la sangre de Cristo, y solo Su sangre, me ayuda a superar el juicio que todos, incluso los ateos, temen.

1 Ellen G. White, Christ’s Object Lessons (Hagerstown, Md.: Review and Herald Pub. Assn., 1900), pág. 311.

2 Todos los textos de la Biblia son de la New King James Version. Copyright © 1979, 1980, 1982 por Thomas Nelson, Inc. Usado con permiso. Todos los derechos reservados.

3 Elena G. de White, Testimonies for the Church (Mountain View, California, Pacific Press Pub. Assn., 1948), vol. 5, pág. 470.

4 Ibíd., pág. 471.

5 Ibíd., pág. 472.

Clifford Goldstein es el editor de las Guías de estudio bíblico para adultos y columnista de Adventist Review desde hace mucho tiempo. Es autor de numerosos artículos y libros, incluidos 1844 simplificado.

Te recomendamos unirte a nuestro grupo de Telegram – https://bit.ly/AD-TE oa nuestro grupo de WhatsApp – https://bit.ly/AD-WA. Allí tendrás noticias, recursos descargables, podcasts y mucho más.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA