ECLESIASTÉS 4 – 7 NOVIEMBRE 2023 Atentos a su Palabra – Biblia

Tiempo de lectura: 2 minutos

INTERROGANTE: ¿HEMOS DESARROLLADO LA HABILIDAD DE CONSOLAR A LAS PERSONAS QUE SUFREN OPRESIÓN O DOLOR?

VERSÍCULO PARA MEMORIZAR:

“Me volví y vi todas las violencias que se hacen debajo del sol; y he aquí las lágrimas de los oprimidos, sin tener quien los consuele; y la fuerza estaba en la mano de sus opresores, y para ellos no había consolador” (Ver. 1).

COMENTARIO HISTÓRICO DE ECLESIASTÉS 4.

Este capítulo analiza el tema de la violencia y las injusticias. Salomón incentiva para no trabajar solos, sino formar parejas o equipos que tengan los mismos objetivos, porque cuando uno se desanima o fracasa, tendrá a alguien para que pueda apoyar y reanimar. Pidamos a Dios cultivar el don de la consolación:

CONSOLAR A LOS QUE SUFREN OPRESIÓN. Las personas que sufren opresión laboral, injusticia social, maltrato familiar, segregación racial, o discriminación de género, necesitan de una “mano que sostenga”, de un “abrazo que fortalezca”, o de un consejo sabio que le ayude a superar la crisis.

CONSOLAR A LOS QUE ESTÁN PASANDO POR DOLOR. El dolor en el ser humano se manifiesta por:

1) Sufrimiento por enfermedades terminales o dolor que produce el mismo mal;

2) Dolor por la muerte de un familiar, amigo, vecino o colega de trabajo;

3) Lágrimas por el abandono que sufren los padres o los hijos;

4) Tristeza porque el matrimonio que contrajimos pensábamos que sería para nuestra felicidad, sin embargo, se ha vuelto en un calvario.

Apreciados lectores: Pidamos a Dios que nos convierta en personas sensibles al dolor de las personas que nos rodean, y que colabores para las injusticias sean erradicadas de nuestro entorno.

CITA SELECTA.

“Muchos no tienen fe en Dios y han perdido la confianza en los seres humanos. Pero aprecian los actos de simpatía y de ayuda. Sus corazones se conmueven cuando ven que personas que no buscan la alabanza mundana ni compensación alguna, van a sus hogares para ayudar a los enfermos, para alimentar a los hambrientos, para vestir a los desnudos y para consolar a los tristes, y cuando ven que le señalan tiernamente a Aquel de cuyo amor y piedad el obrero humano es sólo un mensajero, sienten gratitud y se enciende su fe. Ven que Dios se preocupa de ellos y quedan preparados para escuchar la enseñanza de su Palabra”.

 (CONSEJOS SOBRE LA SALUD, P.385).

ORACIÓN:

PADRE DE CONSOLACIÓN, TE DAMOS GRACIAS POR QUE, EN LOS MOMENTOS DE MUCHO DOLOR, HEMOS SENTIDO TU PRESENCIA. TE PEDIMOS QUE NOS OTORGUES LA SENSIBILIDAD DEL CIELO PARA PODER CONSOLAR A LAS PERSONAS QUE ESTÁN ENFRENTANDO DOLOR E INJUSTICIAS. POR JESÚS, AMÉN.

Loading

Más por Explorar

¿Quieres Saber más de nosotros?

ÚNETE A LA FAMILIA