Domingo 13 de Noviembre de 2022 | Matutina para Menores | Mundial

Matutinas noviembre 9, 2022
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

Mundial

“¡Pero gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!” (1 Corintios 15:57, DHH).

Cuando escribo esta lectura devocional para ti, está por comenzar el mundial de fútbol. No sé si en tu país es algo que a las personas les importa, pero en los países de donde yo vengo, el mundial es cosa seria. Y, casi te aseguraría que, si tú estás leyendo esto en español, entonces en tu país, seguramente, ¡también lo es!

En Argentina, por ejemplo, se recuerda siempre con gran emoción las copas mundiales ganadas, y los deportistas que hicieron posibles esos triunfos. En Perú, donde vivo, todo el país está feliz porque participarán en un mundial luego de más de treinta años. En temporada de mundial, cada país tiene comerciales, o publicidades especiales relacionadas con el fútbol. Llevar la camiseta del equipo nacional se convierte en un símbolo casi tan respetado como la bandera del país, o el himno. Ser un hincha dedicado es ¡casi un deber patrio!

Te confieso algo. Yo digo que no me importa el fútbol, y es verdad, pero si escucho narrar un gol, siento cierta emoción, no tanto por el fútbol en sí, sino porque sé que mucha gente se siente muy feliz con las victorias de su país.

Una pregunta: si tu país estuviera en el mundial de fútbol, ¿alentarías a otro país? La mayoría de nosotros no lo haríamos. No sabemos si nuestro equipo ganará, pero no podríamos alentar al equipo contrario. ¿Y te cambiarías de equipo si tu país va perdiendo? ¡Un hincha verdadero jamás lo haría!

¿Sabes? Aunque no podemos saber si nuestro país ganará o perderá en un mundial, o en cualquier partido de fútbol, hay otro “partido” en el cuál tenemos la seguridad de que nuestro equipo ganará. ¿Puedes adivinar a qué “equipo” me refiero? Puede parecer que el equipo de Jesús va perdiendo a veces, pero ¡ganará! Si tú eres leal al equipo de tu país pase lo que pase, ¡cuánto más leal debes ser al equipo de Jesús, el equipo que va a ganar! El equipo contrario puede cometer infracciones, meter muchos goles, incluso la hinchada puede ser más fuerte de ese lado… pero ten por seguro que el marcador final mostrará que la victoria está del lado de Jesús.

Así que hoy, ¡a ponerse la camiseta del equipo ganador! Que tus acciones y palabras muestren tu lealtad para con tu equipo, el equipo de Jesús, el futuro ganador del campeonato universal.

Cinthya

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario