Domingo 12 de Diciembre de 2021 | Matutina para Mujeres | Solo por una piedrecita

Matutinas diciembre 12, 2021
Escuchar el Post
Tiempo de lectura: 2 minutos

Solo por una piedrecita

“El Señor dice: ‘Mis ojos están puestos en ti. Yo te daré instrucciones, te daré consejos, te enseñaré el camino que debes seguir’ ” (Sal. 32:8).

Un avión comercial tuvo que hacer un aterrizaje de emergencia pocos minutos después de haber iniciado el vuelo, cuando uno de los motores comenzó a expeler humo y, bajo la mirada aterrorizada de los pasajeros, el humo se convirtió en fuego. La pericia del piloto y del equi­po de tierra lograron evitar la catástrofe. Las investigaciones posteriores des­cubrieron la causa del percance: una piedrecita había volado con el aire y se había introducido en uno de los motores. Ya ves cómo las cosas pequeñas, en algunas ocasiones, pueden tener consecuencias enormes.

Quiero aplicar esto a la experiencia cristiana. El descuido del compañe­rismo con Dios suele comenzar con cosas pequeñas, que en ocasiones pasan inadvertidas en la prisa de la vida, pero que pueden tener consecuencias eternas. Si descuidamos la oración diaria y permanente, quedamos a expen­sas de nosotras mismas y estamos a la deriva a la hora de tomar decisiones, por muy intrascendentes que nos parezcan.

Si oramos, podemos vivir con la confianza de un niño, que tiene la se­guridad de que está al resguardo de su padre. La conversación diaria con el Padre celestial es un hábito que es necesario practicar y practicar, hasta que sea parte de nuestras necesidades diarias, como beber y comer.La reflexión diaria en un pensamiento o versículo de la Biblia actuará como un soporte y un sostén cuando el desánimo quiera hacer nido en la mente y el corazón. La Palabra de Dios nutre el espíritu, fortalece la fe y nos da a conocer la voluntad del Padre, lo que nos permite caminar seguras y confiadas. Cuando descuidamos su lectura, comenzamos a crear nuestras propias teorías de subsistencia y la incertidumbre se trans­forma en nuestro compañero frecuente. Al amanecer y al anochecer, es bueno levantar la vista al cielo y agrade­cer. Este simple y pequeño acto beneficia la salud del cuerpo y del alma. Todos los días hay razones para decir a Dios “gracias”: por todo lo que Dios nos da, por todo lo que tenemos, por lo que nos falta, por lo que nos hace reír y llorar; en todo, Dios está presente. 

Si cultivas estos tres hábitos, tu vuelo será seguro y llegarás a tu destino: la patria celestial.

Te invitamos a unirte a nuestro grupo de Telegram – https://bit.ly/AD-TE o a nuestro grupo de WhatsApp – https://bit.ly/AD-WA. Allí tendrás noticias, recursos descargables, podcasts y mucho más.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Ya que has encontrado útil este contenido...

¡Síguenos en los medios sociales!

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Deja un comentario